MÚSICA

De las hadas a las rosas a través de canciones y el bajo

Shyra Panzardo saca nuevo disco: Rosas en el aire.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La cantante regresa con un nuevo disco tras ocho años sin editar. Foto: A. Perischetti

Aocho años de su primer disco, Cuento de hadas (2009), Shyra Panzardo dice que es como empezar de nuevo. La cantante, bajista y compositora vuelve con Rosas en el aire, su segundo álbum como artista en solitario. Es más por un tema de tiempo que falta de canciones, dice Panzardo. "Tener que trabajar te quita tiempo para hacer un disco. Y también lleva tiempo encontrar gente para hacerlo".

Lo cierto es que hay diez nuevas canciones de Panzardo, que sigue siendo más conocida como bajista que como solista, algo que ella dice es natural, porque como instrumentista tocó con todo el mundo. "Me falta uno, nomás: Rada. Si no, toqué con todos", dice entre risas.

Como bajista, también estuvo años acompañando a Eduardo Darnauchans. "Todos le robamos algo al Darno", dice sonriendo sobre sus años junto al trovador. Ella menciona que lo que le "robó" fue una manera de acercarse a la composición. "Aprendí que te podés mover muchísimo en una melodía con unos pocos acordes. No es que eso lo haya inventado él, claro. Pero él eso lo hacía muy bien. Trabajaba mucho los melismas (cambiar la altura musical de una sílaba de la letra de la canción mientras se canta). Él tenía varias canciones así, de un solo tono. No es que yo componga así, de esa manera. Pero sí aprendí que puedo recurrir a ese concepto a la hora de componer una canción, si es que quiero o necesito. Yo sé mucho de música a nivel técnico. Sé leer partituras pero no estudié armonía: no sé componer de esa manera. Eso en cierta medida te ayuda, porque te tomás muchas libertades".

—¿Te gustaría tener ese conocimiento?

—Me aburre. Y la ignorancia sobre la armonía, como te decía, me da libertad.

—¿Cómo nació este disco?

—Tenía más de la mitad de los temas compuestos, como seis. Incluso hay canciones compuestas incluso desde antes que sacara Cuento de hadas. Son canciones que me vienen acompañando desde hace años. Y compuse cuatro temas para llegar a tener el repertorio completo del álbum.

—¿Y si lo comparás con cómo hiciste el disco anterior?

—Este disco fue distinto porque en Cuento de hadas estaba todo más armado. Yo caía al estudio con la maqueta entera ya armada: bajo, guitarra, batería... Ahora grabo en el celular la idea y cuando llego empezamos a armarlo entre todos. Además me preocupé porque todos los temas sean "tocables" en vivo. Son dos guitarras, batería, bajo y voz. Y punto. En el anterior, había millones de arreglos que cuando los iba a tocar en vivo... En ese sentido, este disco es mucho más directo, crudo. Pero por otra parte, también es mucho más relajado. El otro era como más tenso.

—¿Qué aprendiste de las diferencias de gestación de un disco a otro?

—Entendí mejor que el proceso de hacer un disco es estresante y cansador. Y que para hacerlo mejor, es importante encontrar gente con quien poder trabjar. Antes era todo muy "yo". Me costaba dejar entrar al otro en mis canciones. Para este disco abrí la burbuja y entró gente que me aportó mucho. "¿Qué tienen ganas de hacer chicos? ¿Qué les gusta?". ¡Estoy re hippie! (se ríe).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º