CRÍTICA - MÚSICA

Haciendo suyas todas las canciones

Hay artistas a los que hay que ver en vivo para completar el gran círculo de su obra. A otros basta escucharlos en un disco, e incluso están los que generan más entusiasmo sobre el escenario que con lo que graban en el estudio. Y Maia Castro es de esas a las que hay que ver para poder entender, de esas que hacen de la música una experiencia diferente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Festejo: la tanguera festejó los 10 años de su proyecto. Foto: M. Bonjour

Es de esas que se mete en las canciones para capturar la esencia y sacarla para afuera cantando. Pero lo suyo no es sólo el canto: hay un manifestación física desde la forma de pararse a la de pisar, de bailar (que a veces se parece a la cumbia), de modular las palabras.

El jueves, la cantante celebró los 10 años de su proyecto solista en la Sala Zavala Muniz, que permite tener cuatro palcos en una estructura casi circular, en cuyo centro están los artistas. La única falla del espectáculo fue esa, pues Castro no logró aprovechar plenamente el espacio y la mayoría del tiempo estuvo cantándole al público que estaba de frente (según el formato estándar).

Por lo demás, todo fue impecable, desde el vestuario hasta el repertorio y los arreglos, que suelen ser del pianista Horacio Di Yorio.

Una intensa versión de "Beibi", de El Príncipe, abrió el show y poco después apareció "La balada de Astor Piazzolla" de Fernando Cabrera. Así, el set largo y sin bises se fue construyendo con tangos clásicos, adaptaciones de temas rioplatenses y otros de la propia intérprete. Todos fueron muy bien ejecutados por una banda sólida a la que se acaba de incorporar el joven guitarrista Santiago Peraza.

Además de "Al vacío", que versionó junto al cuarteto de guitarras Milongas Extremas, hubo un par de momentos particularmente aplaudidos. Uno fue el de "Chamarrita de los milicos" de Alfredo Zitarrosa, del que participaron Toto Méndez y Carlos Morales; y otro fue el de "El extraño", una zamba en la que Castro, la autora, toca la guitarra. Pero nada se comparó a lo que hizo con "Balada para una mujer flaca", de Eduardo Darnauchans: increíble.

Entre tanta cualidad, Maia Castro es antes que nada una intérprete, que sabe cómo hacer suya cualquier canción. Esta década le ha enseñado bastante.

Maia Castro [****]

Músicos: Horacio Di Yorio (piano y dirección musical), Enrique "Checo" Anselmi (bajo y contrabajo), Pablo "Chamaco" Abdala (batería y percusión), Santiago Peraza (guitarra). Invitados: Toto Méndez y Carlos Morales, Milongas Extremas, Fernando Santullo. Dónde: Sala Zavala Muniz. Cuándo: Jueves 8 de setiembre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)