Novedades discográficas

Hacerle justicia a unas canciones fundamentales

Larbanois y Carrero regraban sus clásicos en un disco

Larbanois Carrero. Foto: archivo El País
Mario Carrero y Eduardo Larbanois. Foto: Ariel Colmegna

Cuarenta años después de haberse encontrado, 40 años después de haber empezado a componer un repertorio que terminaría siendo un aporte clave para el folclore uruguayo, Mario Carrero y Eduardo Larbanois decidieron darles nueva vida a unas canciones que se mantuvieron intactas ante el paso del tiempo y el recambio generacional.

Fue, de hecho, un buen momento para hacerlo: la conmemoración de un aniversario redondo como estos 40 años (celebrados el año pasado por partida doble en el Teatro de Verano) siempre es buena excusa, pero además está la formación que acompaña a Larbanois - Carrero, que se apunta entre lo mejor de la historia del dúo y que tiene gran responsabilidad para con su vigencia sonora.

Con ellos —Jorge Trasante en batería y percusión, Checo Anselmi en bajo y contrabajo, Gustavo Montemurro en acordeón—, Larbanois y Carrero entraron a estudios para regrabar 14 canciones entre las que hay clásicos y temas que seguramente serán más preciados puertas para adentro del grupo. Y las sacaron revitalizadas, con una frescura que parece lo más cerca que se puede estar de una fórmula de la eterna juventud.

Más allá del aplomo con que avanzan las voces por esta nueva “Santamarta”, por ejemplo, y al margen de la tradición obvia en la que se enmarca esta producción, nada avisa de esos 40 años que hay detrás de lo que se está escuchando.

Para este disco, el dúo en colaboración con su productor Montemurro, respetó los arreglos que se utilizan para el vivo, y que son bastante fieles a los de los registros originales.

No hay mayores cambios en el abordaje de la obra, aunque hay sí un par de agregados que dan el toque novedoso, como la acertada guitarra eléctrica de Christian Cary que interviene la cada vez más rockera “Ocho letras” y hacia el final en “El hombre... ¡digo!”; o el saxo sutil de Gonzalo Levin que aparece en las dos piezas más candomberas del disco, “Comparsa silenciosa” y “¡Arde el candombe!”, para entrelazarse con la cadencia de los tambores.

Larbanois-Carrero
"Santamarta" en la nueva versión de Larbanois - Carrero

Son libertades o gustos que Larbanois y Carrero se dan en este álbum, que como avisan en el empaque (de un diseño tradicional, gris y austero), está integrado de composiciones que “podrían dar cuenta de nuestro compromiso con este oficio de cantores y con nuestra historia colectiva”.

Y a juzgar por la selección del repertorio, se podría concluir que es una reafirmación más que de principios, de intereses constantes en las temáticas abordadas. Están en un primer paquete el campo, su cultura, sus metáforas y sus relaciones (“Cuando cante el gallo azul”, “Zumba que zumba”, “Milagro”, “Escobita de arrayán”, “La Martín Aranda”, incluso “Santamarta”, “Ayer crucé la frontera”); y en otra gran bolsa la libertad, la identidad y en esa misma sintonía, la importancia del cantor (“Ocho letras”, “De un cantor y su guitarra”, los candombes, “Autocrítica”, “El hombre... ¡Digo!”).

Son los ejes que desde sus inicios han transitado Larbanois y Carrero, a veces con una poesía más elaborada y otras con un lenguaje llano, a veces con una mirada que va demasiado al pasado, pero siempre con buena llegada: no son solo una de las agrupaciones más longevas del país, sino aun una de las más convocantes.

Con todo esto, la misión última de 40 años parece ser hacerle justicia a una canciones fundamentales, que hasta ahora permanecían o en versiones iniciales de mala calidad o en registros en vivo. Es, para fanáticos, de esos discos ideales para tener en vinilo, y una muestra de la fuerza que la tradición, bien sostenida, puede tener.

Ficha
40 años
Larbanois Carrero
Disco40 años
¿Está online?Sí, y en disquerías editado por MMG
¿Está bueno?Está muy bien: son los temas de siempre con nueva energía
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)