MÚSICA

Hablar sobre el negocio del miedo

Albert Pla y Fermín Muguruza llegan mañana al Sodre con una gran producción: “Guerra”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La gran producción llega al principal teatro de Montevideo. Foto: Difusión

Albert Pla es catalán, músico prestigioso, y en general de frases cortas al hablar con la prensa. Fermín Muguruza es vasco, también músico de primera línea, y de frases largas y reflexivas a la hora de comunicarse con los medios. Ambos suben mañana martes 17 de mayo al gran escenario del Auditorio Nacional Adela Reta, y llegan con un plato suculento, que promete mucho despliegue visual y musical, con mucho contenido.

Guerra es una producción del Grec 2015 Festival de Barcelona, y por estos días recorre América Latina, para visitar también Colombia, Chile y Argentina, ofreciendo un trabajo con una escenografía en 3D, con la que interactúan los artistas en escena. La idea original del espectáculo es de Albert Pla, quien comparte escenario con Muguruza y Raúl "Refree" Fernández, bajo dirección de Pepe Miravete.

La palabra "guerra" está llena de sentidos, y Pla dijo a El País sobre eso: "Podría ser cualquier guerra, una ciudad con un pequeño conflicto, y alguien que viene de afuera a intentar ayudar. Hoy, en España, ¿qué es la guerra? Una cosa que sale por televisión".

Muguruza agrega: "A la gente por lo general lo que le viene a la cabeza cuando escucha la palabra guerra es bombardeos, muertos, y por supuesto todo eso tiene cabida en nuestro espectáculo. Pero en el espectáculo vamos más allá: vamos a hablar de lo que es el imperio de la vigilancia, todo lo que sería el control. El negocio del miedo. Todo eso, y más, tiene cabida a nivel de mensaje. Pero también está el humor ácido, la denuncia, la protesta, la música. Todo un compendio de creaciones artísticas, que van desde el homenaje a la cinematografía bélica, hasta el musical, el audiovisual y la dramaturgia. Todo eso".

Para llevar todo eso al escenario se trabajó con una plataforma multimedia que no busca ahogar la presencia de los intérpretes sino potenciarla; buscando dar un formato dinámico va creando ambientes que sugieren atmósferas. Pla remarca la singularidad de lo que se verá en escena: "Esto es un concierto, o una obra de teatro, como se la quiera llamar: es un poco especial en ese aspecto. Llevamos una escenografía de video, que a veces se convierte en personaje o en hilo argumental. Es un poco especial también sincronizarnos con imágenes y situaciones escenográficas que se van mostrando".

En ese sentido, detrás de Guerra hubo muchas horas de trabajo, no solamente en la creación de la canciones: también en el armado y la puesta. "Son horas de trabajo: repetir, repetir y volver a repetir, rectificar cosas cada día. Usamos un método que es realmente un gran laboratorio de creación establecido en la casa de Albert, con un teatro en el pueblo de al lado, que nos lo dejaron usar. Entonces era de su casa al teatro y del teatro a su casa. Y toda la gente de los audiovisuales vivía con nosotros: todos los de la obra estábamos juntos desde que desayunábamos hasta la cena. Y todos participábamos en el trabajo de cada uno: en las letras, alguien proponía una frase, en el audiovisual se lanzaba una imagen de unos ojos y alguien decía que le recordaba a Dalí, y se buscaba acentuar eso. Todo ese proceso de creación fue quizá tan importante como lo que después ofrecemos en escena".

La puesta también obligó a trabajar los aspectos histriónicos de los músicos y su modo de pisar el escenario. "Hay que tener en cuenta que todos los músicos siempre tenemos una parte como de control sobre el escenario, que no tiene que ver directamente con lo que sería la dramaturgia, o el teatro, pero sí con ese saber estar en el escenario y saber dominar la situación en muchos momentos. Para este musical concretamente, Albert buscaba un antagonista que fuera un músico, más que un actor. Por lo tanto tengo que reconocer que esta es mi primera experiencia, aunque sí he trabajado con muchos grupos de teatro, pero nunca actuando. Por eso tuve que trabajar bien duro, estuvimos durante dos meses encerrados en la casa de Albert, con el director de teatro Pepe Miravete, y también incluso Albert enseñándome a dominar todo lo que necesitaba para desenvolverme en el escenario".

Sobre si ve la música como un instrumento político, Pla sintetiza: "Lo veo como un instrumento de todo: la música sirve para todo, para crear todo tipo de sensaciones. En mi caso no considero que haga música política".

Muguruza enfoca el tema desde otro lugar: "Yo siempre defiendo que lo personal también es político, y cuando hay gente que intenta clasificar, ya sea en música como en cine, música social, música política, música de protesta. Es una manera de intentar desvincular a todos los demás géneros, tanto de cine como de música, que son totalmente políticos y sociales. Cualquier película en que está la CIA es completamente política, y tiene su mensaje político. Cualquier música que sea utilizada como entretenimiento por la industria, es música política".

El músico vasco es un viejo conocido de la escena uruguaya, que frecuenta desde hace más de dos décadas, en los más diversos formatos y escenarios. Pla también viene desde hace bastante tiempo sumando público uruguayo, en sitios grandes o pequeños, en shows más íntimos o de mayor despliegue. Y lo que se verá mañana en el Sodre será un hito en la relación de estos dos artistas con Uruguay, subiendo ambos a uno de los mayores escenarios del país.

Para esta faena artística, se contó con la dramaturgia de Albert Pla y Pepe Miravete, mientras que las composición y la dirección musical son de Raúl "Refree" Fernández, y la dirección audiovisual de Carles Mora y Mariona Omedes. La escenografía e iluminación son de Cube, y el diseño de sonido de Xavier Olle. Todo está pronto para que el espectáculo empiece: "Los hombres somos depredadores, y hasta que no dejemos de comer animales no dejaremos de matarnos", dice Pla.

La guerra en un formato 3 D: composiciones, teatro, musical en un espectáculo bien híbrido

Guerra es un musical interactivo en 3D, que reúne a Albert Pla, Fermín Muguruza y Raúl "Refree" Fernández, para ofrecer una reflexión sobre la guerra y la forma en que la cuentan los medios de comunicación. Para eso, los tres artistas utilizan la música, el teatro, las proyecciones y los efectos multimedia, para crear un musical provocador e irónico.

El argumento ubica al espectador en una ciudad que está siendo estrechamente vigilada por razones humanitarias por las fuerzas del orden, en misión de paz. La tensión entre los habitantes de la ciudad y sus presuntos liberadores va en aumento, y todo apunta a que habrá una guerra.

En ese contexto, los tres protagonistas invitan a pensar al público sobre todo el tiempo que se le dedica a contemplar las atrocidades de la guerra, como si fuera solo un espectáculo que se ve desde el sofá de casa. Desde esa óptica, Guerra busca abrir una reflexión sobre si es cierto que, como a veces se formula, las guerras son inevitables, necesarias o incluso heroicas.

Porque entre la realidad de la guerra y la imagen que se tiene hoy de ella, hay una gran distancia. A eso apuntan las canciones que se intercambian un soldado, interpretado por Albert Pla, en el marco de una ciudad, mitad real y mitad de animación, a la que da vida Fermín Muguruza.

En un tono delirante y fantasioso, ambos se intercambiarán reproches y utilizarán las canciones para mostrar sus desavenencias. El show es mañana martes 17 de mayo a las 21:00; las entradas se venden en Tickantel y en la boletería de la sala (Mercedes y Andes) a $ 1100, $ 1000, $ 850, $ 750 y $ 650.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º