La propia discoteca

Gustavo Cerati, una usina pop en su mejor momento

Un canon musical personal. Esta semana: "Bocanada" del ex Soda Stereo

Gustavo Cerati. Foto: Archivo
Gustavo Cerati. Foto: Archivo

Aunque en un tiempo hubo consenso que Amor amarillo de 1993 fue su mejor disco solista, mucha gente siente debilidad por Bocanada que es de 1999 y es una buena muestra de la sensibilidade de Gustavo Cerati.

El disco es el cierre de una gran década del argentino que transitó con algunos de los mejores momentos de Soda Stereo con discos como Canción animal, Dynamo, Sueño Stereo, la consolidación regional de su sonido y, en el caso de Cerati, con un disco tan sensible y distinto a su banda como ese Amor amarillo). Bocanada, su primer disco tras la separación de los Soda, está a la altura de esa exigencia.

Quizás esta ese aire que sonaba tan moderno, una característica de toda la carrera de Cerati: siempre estuvo al día y atento a los sonidos que pasaban en el mundo. Así aquí hay referencias al trip hop (“Bocanada”, un Portishead con sampleo de Focus), ese sonido bien neohippie de “Puente”, o la percusión de “Tabú” que abre el disco, la base Manchester de “Río Babel”. Es un disco bien de su tiempo.

Y qué canciones. Jugando con cierto minimalismo sonoro y al borde lo acústico, Cerati estaba en pleno uso de sus facultades creativas. Es un disco íntimo, quizás un refugio necesario tras la grandilocuencia de Soda Stereo y el talle le calza a la perfección.

Bocanada sigue siendo una idea para esas tardes zen que cada vez se necesitan más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)