Crítica

Una guitarra que renovó el secreto de una tradición

Se editó un nuevo disco con material inédito de Jimi Hendrix, el guitarrista fallecido en 1970

Jimi Hendrix
Vea el video de "Lover Man", una de las canciones incluidas en "Both Sides of the Sky"

Uno de los grandes misterios del rock es cómo siguen apareciendo grabaciones inéditas de Jimi Hendrix. Aunque vivió sólo 27 años y en vida editó sólo cuatro discos, desde entonces no han parado de salir albumes que recuperan grabaciones que nunca antes se habían conocido.

La explicación puede estar en que Hendrix, uno de los grandes revolucionarios de la guitarra eléctrica, tenía una tendencia a grabar todo lo que salía de su instrumento. Es así que, 48 años después de su muerte, aparecen discos como Both Sides of the Sky que incluye, dentro de algunas cosas ya más o menos conocidas, un montón de nuevos y buenos momentos.

Es el tercer volumen que recopila grabaciones después de Valleys of Neptune de 2010 y People, Hell and Angels de 2013. Este nuevo material es de comienzos de la década de 1970, una etapa rara en Hendrix, en la que probó mucho pero concretó poco. Lo que se escucha, en realidad, es un buen acercamiento a su obra, aunque siempre sería mejor recurrir a asuntos más oficiales como sus obras cumbres: Are You Experienced? y Axis: Bold As Love, ambos de 1967 y Electric Ladyland de 1968. Allí está todo el genio y la magia de este guitarrista americano que triunfó en Londres y además de pirotecnia (solía prender fuego su instrumento) y de su fiereza, amplió el alcance de la guitarra eléctrica de una manera que todavía tiene influencia en lo que sobrevive de aquella forma antigua de música llamada rock and roll.

Lo que Both Sides of the Sky ofrece, principalmente, es un repaso por alguna de sus influencias y por canciones ya conocidas en versiones no tan diferentes. El programa se abre con “Manish Boy”, el clásico de Muddy Waters, un referente en su música.

Para aquel que busque novedades, el disco incluye algunas. Entre ellas está una versión de “Woodstock”, la canción de Joni Mitchell, que aquí viene con Stephen Stills en vocales y Hendrix en el bajo. Stills, que por entonces estaba dejando Buffalo Springfield, también aporta su propia canción, “$20 Fine”. Los viejos amantes del blues van a encontrar particularmente atractiva la inclusión de Johnny Winter en slide guitar en “The Things I Used to Do”, un standard y puristas más dedicados descubrirán la presencia de la voz de Lonnie Youngblood en “Georgia Blues”. El set se cierra con un “Cherokee Mist”, psicodélico y experimental, otra de las facetas de Hendrix.

Un público más ocasional, podrá encontrarse con una parte del encanto de Hendrix, quien además de un virtuoso, fue todo un personaje de una época que hoy parece tan lejanda. Esos blues son parte de una tradición que por entonces parecía más clara y que desembocó en el rock and roll directo de la música negra más sufrida. Hendrix le aportó ganas de vivir y de experimentar y un ruido de guitarra que en Both Sides of the Sky se deja escuchar apenas un par de veces.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)