Crítica 

Gran orquesta para una gran solista

La Sinfónica del Sodre junto a la violinista italiana Francesca Dego

Diego Naser
Diego Naser. Foto: EFE

La Embajada de Italia y el Instituto Italiano de Cultura hicieron posible la venida a nuestro país de la extraordinaria violinista italiana Francesca Dego, para que actuara como solista en el endiablado Concierto nº 1 para violín y orquesta de Niccolò Paganini, con nuestra Diego Naser.

Dego hizo gala de su cálido y hermoso sonido, y deslumbró con su virtuosismo. Su dominio técnico se pudo apreciar en particular en la difícil cadencia del primer movimiento, escrita por Sauret-Accardo, y en el rondó final, donde el público quedó atónito ante la vertiginosidad de sus dedos, el perfecto control rítmico, sus dobles cuerdas en armónicos, sus staccatos, y en la combinación de los pizzicatos con los armónicos.

Dego fue merecidamente ovacionada por el público que colmaba la sala Eduardo Fabini del Auditorio Nacional del Sodre, y ante los numerosos e insistentes aplausos la artista retribuyó ofreciendo como bis uno de los caprichos de Paganini.

Por su parte Naser condujo la orquesta con pulcro sentido de lo que representa el verdadero acompañante sin opacar en ningún momento la sonoridad de la solista.

Luego, en la segunda parte de la velada, Naser interpretó la famosa Sinfonía nº 9 op. 95, conocida por el apodo “Del Nuevo Mundo”, del compositor checo Antonín Dvorák.

La versión que ofreció Naser se caracterizó por la fuerza expresiva, por el destaque de la riqueza melódica y fundamentalmente por el impulso rítmico.

Naser nos transportó con su batuta desde el descriptivo primer movimiento, donde se perciben paisajes que podrían ser tanto del Nuevo Mundo como del Viejo Mundo, siguiendo por el exacerbado lirismo del segundo, continuando con el vivaz y casi salvaje tercer movimiento, para concluir con un apoteósico y vibrante final.

Sin duda esta sinfonía constituyó un bellísimo cierre de un concierto que perdurará en el recuerdo de todos los espectadores que asistimos a esta magnífica velada.

Es que tanto Naser como todos los integrantes de la orquesta se ganaron a base de talento y trabajo el más franco elogio.

Es notable ver el constante progreso que ha alcanzado la Ossodre en tan corto plazo; esto se ve reflejado en el entusiasmo con que los músicos de la orquesta oficial responden a las exigencias de su conductor.

Paganini y el Nuevo Mundo

Orquesta Sinfónica del Sodre. Director: Diego Naser. Solista: Francesca Dego (violín). Programa: Concierto nº 1 para violín y orquesta op.6 de Niccolò Paganini, y Sinfonía nº 9 op.95 “Del Nuevo Mundo”, de Antonín Dvorák.

Dónde: Auditorio Nacional del Sodre. Cuándo: 30 de agosto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º