Crítica | Música

Un gran momento de la Banda

La Banda Sinfónica de Montevideo inició la velada con la brillante Obertura Festiva de Shostakovich.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Martín Jorge dirige.

En 1947, con motivo del trigésimo aniversario de la revolución rusa el director Vasili Nebolsin al encontrarse sin ninguna obra que abriera el concierto le encargo a Shostakovich la composición de una obertura. Fue compuesta en tan solo tres días. Pero debido a discrepancias con el régimen político que calificaba las obras musicales su estreno se vio postergado hasta el 6 de noviembre de 1954 en que el director Alexandr Melik Pashaiev la presentó en el Bolshoi de Moscú. Según algunos críticos "esta obertura es un claro ejemplo de realismo socialista en música" en cambio para otros "apunta más al esplendor cortesano que al impresionismo urbano que se les exigía a los artistas soviéticos". Se ejecutó con gran éxito en los Juegos Olímpicos de 1980 en Moscú y durante la entrega del Premio Nobel en 2009.

El director Martín Jorge hizo que en esta hermosa fanfarria se lucieran especialmente la familia de los bronces que demostraron una excelente afinación, perfecto empaste y calidad interpretativa. Luego vino Mañanas Mexicanas de Carlos Chávez. Con motivo de la inauguración del Palacio de Bellas Artes de la ciudad de Mexico en setiembre de 1934 el pintor Diego Rivera exponía una serie de murales acompañados y subrayados por la música de Chávez. El compositor la tituló Llamadas, sinfonía proletaria para coro y orquesta. Al no gozar de la aceptación del público la obra cae en el olvido hasta que en 1967 el autor realiza una transcripción para piano y las rebautiza Mañanas Mexicanas. Después del relativo éxito de esta segunda versión, Chávez la transcribe para banda en 1974. Jorge ofreció una interpretación clara y transparente de estos bosquejos conservando el vigor de sus acentos y poniendo de relieve la intención del autor. Para cerrar este interesante concierto se escuchó la Tercera Sinfonía del compositor norteamericano James Barnes. Esta sinfonía también surge por encargo del director de la Banda de la Fuerza Aérea, Alan Bonner quien insistió ante el autor para que la escribiera cuando se encontraba en un momento de gran depresión debido a la muerte de su hija Natalie. Barnes expresó:"Esta sinfonía es la obra de drenaje más emocionante que he compuesto. Si se llegara a dar un apodo a ella creo que el más apropiado sería "Trágica" pues ella pasa desde la más profunda oscuridad de la desesperación hasta el brillo de satisfacción y alegría del final ". El autor finaliza esta sinfonía con un matiz optimista ya que tres días antes de terminarla el 25 de junio de 1994 nace su otro hijo Billy, una bendición de Dios después del dolor que le provocó la pérdida de Natalie.

Fueron sumamente didácticas las exposiciones que realizó el director a lo largo de todo el concierto pero en particular en esta sinfonía que contenía cuatro movimientos, ya que previamente a su ejecución hizo que el público escuchara los instrumentos que iniciaban cada uno de ellos para que no se produjeran aplausos fuera de lugar logrando de esta forma la unidad de la obra. La intensa emotividad interpretativa con que Martín Jorge abordó el tercer movimiento logró un resultado conmovedor.

SABER MÁS

Banda Sinfónica de Montevideo: Sala Zitarrosa,15 de abril

Director : Martín Jorge - Programa: Obertura Festiva op. 96 de Dmitri Shostakovich, Mañanas Mexicanas de Carlos Chávez y Sinfonía nº 3 op.89 de James Barnes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados