VISITAS

¿Cómo se gestionan los shows internacionales de gran escala que llegan a Uruguay?

De cara a los recitales de Backstreet Boys, Maroon 5, Karol G y más que se vienen, un repaso a cómo se negocian y producen los recitales en Montevideo

Ricky Martin en el Antel Arena. Foto: Mauricio Rodríguez
Ricky Martin en el Antel Arena. Foto: Mauricio Rodríguez

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Backstreet Boys, Maroon 5, Karol G, Chayanne. Lindsey Stirling, Vicentico y seguramente Beck
en algún momento de 2020. El año empezó hace rato y con una agenda cargada de shows internacionales, de mayor o menor escala: uno es en el Estadio Centenario, alguno en el Auditorio del Sodre; la mayoría en el Antel Arena, que no demoró en convertirse en sala seductora para recitales grandes.

Desde que Van Halen vino a Uruguay en febrero de 1983 hasta ahora, la lista de músicos extranjeros que han llegado a este rincón de Sudamérica para tocar ante sus fans charrúas, es larga e incluye hitos de esos que la mayoría nunca imaginamos. Paul McCartney, los Rolling Stones y Roger Waters en lo más alto de la lista, y Gorillaz, Ed Sheeran, Nick Cave, Iggy Pop, Elton John, One Direction, Maluma o Belle and Sebastian apenas más abajo, son algunos de los que pasaron por acá en la última década. Si hasta Patti Smith estuvo hace apenas unos meses.

Patti Smith en el Teatro de Verano. Foto: Fernando Ponzetto
Patti Smith en el Teatro de Verano. Foto: Fernando Ponzetto

¿Pero cómo llegan esos shows a Uruguay? ¿Cómo se gestiona un espectáculo de esta escala para un mercado secundario como el nuestro, y qué obstáculos hay que sortear?

“Uno quiere traer a pila de artistas siempre, pero no es: ‘¿Che, qué onda Tal, está disponible?’ No funciona así”, dice a El País Danilo Astori Sueiro, que a través de su productora Gaucho ha hecho posibles varios shows internacionales en el país. Su único show gigante hasta la fecha fue el de Roger Waters en el Estadio, en 2018. Luego ha hecho varios que rondan los 10.000 espectadores, y unos cuantos en el Teatro de Verano, para 5.000 personas o menos lo cual, para una plaza como esta, es un montón.

Más allá de que la popularidad y convocatoria varían entre un nombre u otro, el método con este tipo de figuras es el mismo. El artista decide salir a tocar y su agente —el que vende el show, que es una persona aparte del mánager, no como aquí— empieza a solicitarle a los productores, sus mejores ofertas posibles. De ahí parte una negociación que corre por carriles parecidos, y para la que se pueden trazar ciertas estrategias, como son las sociedades territoriales entre productoras de la región, que se alían para ofrecer un “paquete” que pueda resultar más tentador.

En algún caso, también pueden hacerse sociedades estratégicas dentro de un país. Sucedió el año pasado, por ejemplo, en ocasión del show que la banda brasileña Tribalistas dio en el Antel Arena. “Ese fue un show realizado entre tres productoras. Las tres estábamos pujando por el mismo artista, y decidimos unirnos para hacerlo en conjunto”, cuenta Camilo Sequeira, de la productora Doble Cinco y director de Sala del Museo. El año pasado estuvo también tras los recitales de La Beriso y Paulo Londra en el Antel Arena; y este año coproducirá junto con 3/Cuartos Producciones, el de Vicentico en mayo, y juntos brindan la producción técnica para las visitas de Ricky Martin y Chayanne.

Color y música en el show de Tribalistas en el Antel Arena. Foto: Marcelo Bonjour
Color y música en el show de Tribalistas en el Antel Arena. Foto: Marcelo Bonjour

De cualquier modo, Astori y Sequeira prefieren no hablar de dinero. Con el otro productor de shows masivos, Atín Martínez de AM Producciones, El País intentó hablar, sin éxito.

COSTOS

Algunos números

Los artistas más importantes (o sea, los que menos vienen) tienen un fee único para cualquier mercado, pero hay otros para los que un mercado secundario como el uruguayo, puede pagar menos que los primarios que, en la región, son ciudades como San Pablo, Río de Janeiro, Buenos Aires, Santiago de Chile o Bogotá.

¿Qué implica un fee? “Que el artista viene aterrizado, puesto”, explica Astori. “Ese número incluye pasajes internacionales de toda la crew (la comitiva), y a veces alguna cosa más”. A esa inversión se le debe sumar toda la producción local y, según el caso, traer de países vecinos materiales de técnica que acá no hay, sobre todo por cantidad (un cobertor para todo el césped del Centenario, por decir).

Y los impuestos. Por cada evento de estos se paga el 10 % de la recaudación bruta a Agadu, por derechos de autor; el 9,09 % a la Intendencia por el impuesto a los espectáculos públicos; hasta un 5 % al Fondo Nacional de Música (el Fonam; depende de si hay o no artistas locales); y el 22 % a DGI.

Para achicar números, se puede conseguir una exoneración de la IM respecto al impuesto a los espectáculos públicos, y en el mejor de los casos, una exoneración del IVA por intermedio del Ministerio de Economía y el de Turismo. Eso acaba de aplicar al show de Ricky Martin en el Antel Arena.

Pero también son necesarios, asegura Sequeira, apoyos que no tienen que ver directamente con lo económico. Producir las dos ediciones del festival Cosquín Rock Uruguay, asegura, hubiera sido muy difícil si la Intendencia de Canelones no hubiese sido coorganizadora del evento y hubiera respaldado hasta en el acondicionamiento de la caminería del Parque Roosevelt, última sede del evento.

Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto
Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto

“Muchas veces este tipo de shows termina siendo costoso, porque la rentabilidad es muy alta”, explica Sequeira sobre los recitales internacionales. “Que la gente no crea que compra una entrada de 8.000 pesos porque el productor se la está llevando toda, sino que los costos asociados a esto son muy altos”.

La suma de factores hace que, en un mercado como este, haya recitales inviables, de Taylor Swift a Metallica. En el caso de esta última, más de una productora ha evaluado su venida, pero es una banda que cobra por un show de estadio, y si ni los Stones agotaron tickets en el Centenario, es casi imposible que James Hetfield, y compañía lo hagan.

Por lo pronto, Uruguay se ha convertido en terreno al menos atractivo para las giras, y ha conseguido visitas importantes. El arranque del año fue bueno y esta semana se notará, pero con la suba del dólar, habrá que ver qué deparará 2020.

shows

Backstreet Boys, Maroon 5 y Karol G, desde hoy en el país

Si bien Alejandro Sanz y Ricky Martin ya tocaron en Montevideo en lo que va del año, esta semana será clave para la agenda internacional porque en días consecutivos se presentarán Backstreet Boys, Maroon 5 y Karol G.

Backstreet Boys tocará esta noche en el Antel Arena, a partir de las 21.00 con entradas agotadas; y repetirá mañana a la misma hora, y todavía con localidades en venta en Tickantel.

El martes, a las 21.00 pero en el Estadio Centenario, será el turno de Maroon 5, para el que también quedan entradas disponibles (e incluso con descuento), en este caso en Red UTS. En ambos casos, las bandas debutarán en Montevideo, y sus recitales contarán con la apertura a cargo de Meri Deal.

En tanto, el miércoles 11 en el Antel Arena, estará la cantante Karol G. Una de las estrellas latinas del momento gracias al hit “Tusa” que comparte con Nicki Minaj, ya estuvo en Uruguay, pero para cantar en el la renovación de votos de Luis Suárez y Sofía Balbi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados