Folk uruguayo de estreno

La frontera jamás había sonado así

Molina y los Cósmicos lanza su nuevo disco el lunes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Molina y sus Cósmicos ya giraron en EE.UU., y ahí mezclaron el disco. Foto: R. Arruti.

A fines de 2014 apareció El desencanto bajo el proyecto Molina y los Cósmicos, que aunque se respalda en una banda sigue siendo el proyecto solista de Nicolás Molina, originario de Castillos.

Y ahí ya estaban las canciones prontas para el segundo álbum, que ya tenía nombre: El folk de la frontera.

En el medio hubo más shows nacionales e internacionales que lo que Molina y sus Cósmicos se podían imaginar, y los plazos se fueron dilatando. Finalmente, El folk de la frontera será lanzado este lunes, apenas días antes de que la banda rochense viaje a tocar a México, y participe del festival South by Southwest que se realiza anualmente en Estados Unidos.

Allá también irán, como embajadores de Uruguay, el dúo Kif y la rochense Florencia Núñez. Sí: de tres proyectos uruguayos, dos serán de un mismo departamento del interior.

El folk de la frontera también se demoró porque la mezcla la hizo en Arizona Craig Schumacher, el mismo productor de bandas como Iron & Wine o Calexico, que tocará en junio en Uruguay y es clara influencia del sonido de Molina.

La intervención de Schumacher y el paso del tiempo hicieron que el nuevo álbum tomara distancia de El desencanto.

Ya no parecen dos discos concebidos al unísono, dos discos hermanos, aunque tengan la misma impronta fronteriza, extranjera pero a la vez con una intimidad propia de un pueblo pequeño como Castillos.

Por un lado, estas canciones son historias. Historias de frontera (en letra y sonido), que se defienden tan bien solas como enmarcadas en un disco. Pero historias en sí mismas, con principio y fin, a diferencia de El desencanto, que describía imágenes y emociones.

Por otro lado, si el primer disco era de folk luminoso que en el fondo disimulaba una profunda tristeza, este plantea lo contrario. Las canciones no son tristes, pero de algún modo lo parecen: cargan cierta oscuridad, cierta melancolía.

Sin embargo, aunque el sonido es crudo, no pierde ese brillo que se percibe en temas como "Y. T. C. En el fin del mundo" o "Miss Mañanitas".

De cualquier modo, basta escuchar una vez El folk... para saber que la estrella es "Balada a Kassandra", una tremenda obra de frontera para la que grabaron Alex Ruiz y Rick Del Castillos, de la banda Chingón (la del director Robert Rodríguez).

Y si algo se desprende de este disco, que será presentado el 18 de junio en La Trastienda, es que Molina se siente mejor en el lugar de cantante. Era la vuelta que le faltaba a este proyecto para cerrar su buen funcionamiento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)