SONIDOS QUE ANDAN EN LA VUELTA

Francisco Fattoruso habla de "Épocas", un disco con cálidas versiones de nueve clásicos

En "Épocas", Francisco Fattoruso versiona a Alejandro Sanz, Los Shakers, Carlos Gardel y Luis Alberto Spinetta. Sobre su nuevo disco, el bajista habló con El País.

Francisco Fattoruso. Foto: Difusión.
Francisco Fattoruso. Foto: Difusión.

Francisco Fattoruso, uno de los bajistas más importantes de las escena local, tiene nuevo disco. Pero Épocas, disponible en plataformas digitales desde hace algunas semanas, no se parece en nada a sus trabajos anteriores. Y lo deja claro desde el inicio: en vez de un slap de bajo o un fill de batería, el álbum abre con una versión relajada de “Muchacha ojos de papel”, la canción insignia de Luis Alberto Spinetta.

“Arranca con una cosa tranquila y es un excelente tema para que te quede claro el concepto de Épocas”, le explica el músico a El País, a través de una videollamada por Zoom. El sucesor de Random Archives (2019) presenta nueve versiones de clásicos de todos los tiempos. Desde “Volver”, de Carlos Gardel; hasta “Break It All”, de Los Shakers, la banda de su padre y su tío, Hugo y Osvaldo Fattoruso.

Pero, a diferencia de discos como The New Standard o River: The Joni Letters —ambos del pianista Herbie Hancock—, que llevan a un plano totalmente reimaginado al repertorio elegido, Fattoruso apostó por respetar la esencia de las canciones. “Quería que estas versiones te llevaran al tema original, y me di cuenta de que tenía que mantener lo que hacía la voz para que alguien que no sea músico pudiera reconocer las canciones enseguida”, comenta desde Estados Unidos, donde se radicó hace años.

Es por eso que mantuvo el tono original de las canciones y se animó a versionarlas con su bajo fretless —el instrumento sin trastes que sostiene en la foto que ilustra esta nota—, que le permite ofrecerle mayor expresividad a cada interpretación. “Es un sonido más cálido y envolvente, y se acerca más a la voz humana. Hay notas que si las toco con un bajo normal pueden sonar estériles, pero con un vibrato de bajo fretless cualquier movimiento se traduce muy bien”, explica.

Para el sonido de Épocas, Fattoruso se inspiró en el trabajo de Marcus Miller y de los bajistas que han trabajado con Fito Páez, como Guillermo Vadalá. “Tienen momentos donde canta el bajo cuando toca la melodía”, dice. Y ese efecto es el que que lograr con su nuevo disco. “Tenía ganas de hacer algo más tranquilo, que fuera más fácil de escuchar y que no tuviera tantas dinámicas ni cosas experimentales”, comenta.

La única canción que se acerca al abordaje de discos anteriores, como Random Archives (2019) y Khronos (2016), es “El amor después del amor”. En esa versión del clásico de Fito Páez, que además es la única cantada en todo el álbum, Fattoruso ofrece una interesante lectura que se inicia con un clima relajado, y que al igual que la original, termina rozando la euforia. Francisco canta una parte con un vocoder —un sintetizador de voz que da como resultado un tono robótico— y luego se le suma Julieta Rada para interpretar ese explosivo estribillo final.

El resto del disco está atravesado por un ambiente relajado que funciona como una medicina para estos tiempos. Su versión de “Muchacha ojos de papel” —una de las más bellas del álbum— nació de pura casualidad. “Un día le mostré a un amigo varios temas de Spinetta y me saltó la versión en vivo que grabó para la reunión de Almendra en el recitales de las Bandas eternas”, relata. “Cuando la escuché, me re emocionó, así que probé tocarla. Era una versión que Luis hizo con un tono más bajo para cantar más cómodo y cuando la probé me fui directo por ahí”.

Según explica a El País, el proceso de selección del repertorio de Épocas se basó en un criterio emocional. “Hay miles de canciones que fueron famosas, pero si elijo alguna para interpretarla tiene que ser porque me pegó de una manera muy especial”, comenta. “Yo siempre me guío mucho por la emoción y el sentimiento”.

Y eso es justamente lo que le sucedió con “Volver”, uno de los últimos éxitos que Carlos Gardel grabó antes de su trágica muerte en 1935. “Desde hace años tenía pendiente grabar ese tema de Gardel, que siempre me gustó. Lo probé y quedó”, dice sobre la versión que se completa con el valiosísimo aporte de las guitarras acústicas  de Nicolás Ibarburu.

Uno de los grandes invitados del disco es el guitarrista Leonardo “Bolsa” Amuedo, quien aporta su instrumento en “Amparo”, de Antônio Carlos Jobim; y “Cuando nadie me ve”, Alejandro Sanz. Respeto a este último, Fattoruso comenta: “Aunque parezca mentira, es bastante difícil de tocar porque, armónicamente, es muy complejo. Pero me acordé que el ‘Bolsa’ había subido a internet una versión con su guitarra acústica. Era increíble y me sorprendió que alguien pudiera tocar de una forma tan perfecta y limpia, así que lo llamé y aceptó”.

Respecto a “Amparo”, del brasileño Jobim, esta es la única canción que no fue un verdadero hit. Sin embargo, Fattoruso se guió por la emoción y quiso grabarla. Además del aporte de Amuedo, su padre, Hugo Fattoruso, grabó un piano Rhodes y un sintetizador Moog. “Amo el sonido de los setenta que le puso al tema”, asegura.

Y, como si se tratara de un agradecimiento por esa participación, Francisco grabó una versión casi bailable de “Break It All”, el éxito que su padre grabó junto a Los Shakers a mediados de los sesenta. Pero en vez del aire beatle que definió a ese clásico del repertorio local, prefirió llevarla hacia el terreno del candombe. Fue un gran acierto.

Épocas es un disco cálido y simpático que se puede escuchar mientras manejas, cocinás o estás en un viaje. Puede ser un amigo, una compañía”, propone el artista. “La música de hoy es muy estresante y está sobrecargadas de estímulos, así que en estos momentos tan raros para todos creo que es fundamental poder tener fuentes de distracción buenas. Y Épocas tiene transmite una sensación de paz”, concluye.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error