ENTREVISTA

Francis, entre Jaime y Cordera: la cantante presenta su disco y habla del nuevo proyecto

Esta noche, Francis Andreu presenta el disco "Francis canta Jaime Roos"  en el Teatro Movie; antes charló con El País

Francis Andreu. Foto: Darwin Borrelli.
Francis Andreu. Foto: Darwin Borrelli.

Apenas se calman los perros, en el living se escucha una música mexicana que deja en claro que Francis Andreu sigue obsesionada con aquello de lo que me habló antes de arrancar la última entrevista: los narcocorridos. Le hago un comentario del tema y entonces, Francis empieza a hablar de las canciones de los narcotraficantes, del tráfico de armas, de las niñas que aspiran a ser esposas de narcos, de estas historias larguísimas que prescinden de rima, del español que descubrió recientemente en YouTube (David Beriain, de Plata o plomo) y de “El jefe de la Sierra”. Pone play, tararea unos versos sobre el Chapo Guzmán, a quien “le temen más que a la muerte”, y sonríe.

Sonríe siempre, Francis Andreu, como cuando le pregunto si cada vez que algo le gusta mucho se enrosca así, se apasiona. Sonríe para decir que sí, que antes tuvo “ese mismo viaje” con Francia, que sabe más “de Napoleón que de Artigas, aunque no sé si está bueno decirlo”, y que Guzmán Mendaro, su guitarrista, amigo y compinche musical, siempre le dice que hay que hacer “algo” de Edith Piaf, a quien la tanguera eventualmente canta, pero sin intención profesional.

“Se viene 'Francis canta Edith’, entonces”, digo al pasar. “Ya tengo otros planes”, contesta, carcajada de por medio.

Pero antes del futuro está el presente, y en el presente está Jaime Roos. Y esa es la clave de este encuentro. Hoy a las 21.00, Francis Andreu vuelve a presentar el disco Francis canta Jaime, que editó el año pasado y con el que recorrió varios escenarios y agotó entradas. El show es en el Teatro Movie y quedan las últimas entradas en venta en la web de la sala.

“Fue increíble lo que pasó, la gente lo tomó con naturalidad”, dice la cantante mirando para atrás y viendo cómo el público, el suyo y otro, recibió este material. “Y me pasó que cuando lo vio Jaime me dijo, no me acuerdo las palabras textuales, pero: ‘Es la primera vez que escucho mis canciones y no puedo creer lo que estoy escuchando’. Bo, el loco se paró en el primer tema, ‘Colombina’, emocionadísimo. Tengo una foto por ahí”, cuenta.

Un rato después busca, en su celular, una imagen movida, de mala calidad, en la que igual se ve con claridad la sonrisa enorme de Jaime, la única persona de pie entre un montón de gente, en el restaurant y club de jazz Medio y Medio de Portezuelo, aplaudiendo con entusiasmo. “Después de que lo vio Jaime, nos paramos de otra manera y disfrutamos mucho”.

Francis Andreu junto a su foto con Jaime Roos. Foto: Darwin Borrelli.
Francis Andreu junto a su foto con Jaime Roos. Foto: Darwin Borrelli.

Francis asegura que hacer este show, es un disfrute para todos sus músicos, por cómo se divierten y por la magia que se genera. “Si las cosas se hacen con amor y de verdad, salen”, dice pensando en que puede sonar muy delirante, “y con este disco lo que pasó es que estábamos todos cinchando para el mismo lado, con las mismas ganas, la misma actitud. Este disco me cambió la vida. Jaime Roos me volvió a cambiar la vida”.

Casi tanto como disfruta hacer este repertorio y combinarlo con los tangos de siempre, Francis disfruta del cariño del público que, insiste, no la deja sola. “¿Y sabés qué hace que me quieran, que me reconmueve? Lo que hago por los animales. Hay gente que me dice: ‘Yo, cero tango, pero sos tan crack por lo que hacés con los ‘ropes’, que quería venir a verte’. Después les gusta, se copan con el tango y esas cosas, pero me encanta generar eso, me parece muy real”, asegura.

Francis es rescatista “con todas las letras, no es un discurso”, aclara, como si eso hiciera falta. El marco de esta charla es una ronda entre una perra hermosa, muy veterana, echada bajo la mesa ratona; otra un par de años más joven, que busca mimos y faldas sin cesar; Héctor, un perro grande, negro, juguetón, que la acompaña todos los días a montar y a veces va a la oficina; y Coquito, el recién llegado. La cantante lo rescató de un contexto crítico y lo tiene en recuperación, para luego poder conseguirle una familia.

“Yo le hice una promesa”, dice Francis, con esa impostación infantil con la que los adultos solemos hablarle a los niños: “que nunca más le iba a pasar nada”. Y él tal vez no le prometió nada pero, sin querer, le trajo canciones.

El futuro

“Yo no soy una mina creativa, pensé que en las letras no lo tenía”, cuenta Francis, pero la convivencia con Coquito y todo lo que le removió su mal estado, fueron impulsos para que se pusiera a escribir. Eso, y los piques de su amigo Gustavo Cordera, el artista argentino que le producirá un próximo disco que la sacará del tango y la pondrá a jugar en otras canchas de la música popular. Cuando habla de esto también ríe, Francis, entusiasmada con el porvenir.

—¿Sentís que te ha costado algo tu amistad con Cordera?

—Sí, claro. Cuando salí a apoyarlo, recibí agresiones, y también muchas palabras de aliento. A Cordera lo conozco hace muchos años, y conozco a la persona, no al personaje. Y en Argentina él, conmigo, fue impresionante: a mí el derecho de piso para laburar me costó mucho, y él me ahorró un montón de situaciones. Entiendo que es un provocador, que siempre lo fue y que siempre estuvo en ese rol, con su música y su posta frente a la vida. Y también entiendo que lo traicionaron. Yo no digo que lo que él dijo está de más, no; le digo no al escarmiento público. Y me pareció un poco demasiado: si le pasa a otro, yo creo que no lo matan así. Y como lo conozco y lo quiero, fue inconsciente el decir: estoy con vos pase lo que pase, porque sé lo que sos.

—Las agresiones fueron desde las redes y no de tu entorno o de colegas, imagino.

—No, para nada. Mi entorno lo conoce y lo quiere, y de colegas no. A mí no me van a decir nada; no sé si alguien se anima a venir a decirme: “Estás apoyando a Cordera, todo mal”. Porque tengo un millón de argumentos para explicarte por qué. Cordera es un tipazo. Y el laburo con Cordera me despertó unas ganas de hacer otras cosas, que me sorprende. Y en verdad me encanta.

francis canta jaime roos

Las versiones personales que la tienen entusiasmada

“Colombina”, “Al Pepe Sasía”, “Lluvia”, “Solo contigo”, “Aquello”, “Los futuros murguistas”, “No dejes que”, “Adiós juventud”, “Y es así” y “Piropo” fueron los temas que Francis eligió grabar para este disco de versiones, que toma un fragmento del repertorio de Jaime Roos y lo lleva a la clave tanguera, exigiéndole a la cantante poner más dulzura a la hora de la interpretación, y dejar ese arrabal más agresivo que la caracteriza. Lo cumplió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)