MÚSICA

El folclore con la voz de dos jóvenes cantautoras

Guadalupe Romero y Laura Correa hoy en Sala Zitarrosa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Guadalupe Romero y Laura Correa interpretan sus temas. Foto: Marcelo Bonjour

El folclore ha tenido una renovación a partir de artistas jóvenes con ganas de fusionarlo con otros géneros, y de paso derribar algunas barreras culturales.

Laura Correa (18 años, de Río Branco) y Guadalupe Romero (23, de Canelones) son dos ejemplos de jóvenes artistas que mantienen vigente un género muy nuestro, el cual han hecho suyo, agregándole ritmos, miradas y estilos musicales.

Esta noche a las 21:00 se presentan en la Sala Zitarrosa con el show Interior (entradas por Tickantel a 350 pesos), donde compartiran escenario por primera vez, aunque su amistad ya tiene varios años.

Mientras Correa realizará la presentación formal de su primer disco, Atrás del mundo (el año pasado se hizo un adelanto), también interpretará canciones que compuso en este tiempo. Romero por su parte cantará parte de su disco debut, Canciones populares (nominado al Graffiti a Mejor Disco de Folclore en 2015), y también algun tema inédito que integrará su segundo disco, el cual se encuentra en proceso, aclara.

"Esto es una unión, ya que al ser tan jóvenes y hacer lo mismo, se podría pensar que habría alguna competencia entre nosotras", dice Romero, quien agrega que si bien vienen con distintos estilos e influencias musicales, lo que ellas hacen será una unión que se verá reflejada en el escenario.

Una unión que tiene influencias folclóricas en común como Soledad, el dúo Larbanois & Carrero y Alfredo Zitarrosa, artistas "de quienes tomamos cosas para crear nuestra propia identidad, porque son enormes", dicen las dos complementándose.

Al igual que su estilo musical, más pop dice Romero, sus influencias son más variadas, encontrando a la mexicana Lila Downs, Mercedes Sosa y "cosas del rock argentino como Gustavo Cerati" entre sus referentes a la hora de componer música. "Es que conocer diversos géneros, hace que al escuchar nuestro folclore aparezcan reflejados ahí", dice Romero.

El camino que comenzaron a transitar estas dos artistas en el canto popular se dio de manera natural, dicen al unísono. "Parece raro en la capital que dos gurisas nos dediquemos a esto, pero en el interior hay pila de chicas como nosotros", dice Romero, mientras Correa agrega que la elección de ese género musical se dio porque les gusta y "nos hace vibrar mucho. También hay algo interno que se despierta al escucharlo", dice.

Una mirada fresca.

Antes de cumplir los 18 años, Correa ya había cumplido dos de sus sueños, cantar junto a Soledad (en el festival Villa María Albina), y presentarse en la Sala Zitarrosa, donde adelantó su primer disco. Si bien tiene un registro de soprano, afirma que en sus comienzos era "horrible en los graves, aunque ahora los puedo desarrollar más. Es que al comenzar desde muy chica, con nueve años, no tenía idea", aunque al pasar el tiempo se dio cuenta que quería que la música fuera su modo de vida.

Romero también tiene un registro de soprano, "tal vez esa es una novedad para el género", dice. Nacida y criada en Canelones, comenzó a la misma edad y afirma que ser mujer cantando folclore "puede retumbar un poco, porque la mujer tiene una impronta y una mirada más fresca", dice.

Esta noche estas dos jóvenes y talentosas cantautoras se presentarán en escena para demostrar la presencia de las mujeres en el canto popular local.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)