CRÍTICA

Fito Páez lanzó "La conquista del espacio", un disco épico para tiempos contradictorios

El músico rosarino cumplió 57 años y celebró lanzando otro buen disco, que es hermano del de 2017, "La ciudad liberada", por varios motivos

Fito Páez
Fito Páez en el Teatro de Verano. Foto: Marcelo Bonjour

El viernes Rodolfo Páez, Fito, cumplió 57 años y planeó un festejo de esos rimbombantes que parecen estar reservados para números redondos: lanzó un disco, La conquista del espacio, que ese mismo día iba a presentar en vivo en su Rosario natal, en un recital masivo. Al final, las medidas tomadas en Argentina terminaron con la suspensión del show, pero el disco quedó, inmortal en plataformas digitales, para ir a hurgar en él.

Fito ya había probado con su último álbum, La ciudad liberada de 2017, que estaba en gran momento compositivo. Tras la seguidilla de discos desparejos, se había despachado con 18 temas que lo mostraban en su mejor versión: fino en la escritura, punzante y directo, rockero pero relajado. Fito siendo el Fito más conquistador.

Pero mientras en ese álbum expandía ideas a lo largo de 18 canciones, acudía a compañías archiconocidas como la de Fabiana Cantilo (y qué tema precioso es “Tu vida, mi vida”) y se revolcaba en sus influencias más explícitas, Charly García y los Beatles, acá propone algunas jugadas desafiantes.

La conquista del espacio se siente como un disco muy ligado al antecesor, casi que salido de su costilla. Hay una unión evidente entre los títulos e incluso que el repertorio se haya reducido a la estricta mitad, puede haber sido una decisión racional. A veces, la única forma de llegar más lejos es después de soltar y de achicar.

Y además hay conceptos y reflexiones sociopolíticas actuales que se repiten. “¿Qué pasó en el mundo que se puso tan policía?”, interpela Fito en “Las cosas que me hacen bien”, sobre unas teclas bien Charly, y luego aclara con su métrica imposible: “Que se entienda bien que no estoy hablando de los años 70 en Argentina. Hoy faltan los panes en la mesa y se hace imposible casi respirar”. Es un ayuda-memoria para recordar lo bueno cuando lo que nos rodea solo parece ser malo, algo así como una versión 3.0 de “Circo Beat”: hay cortes y arreglos de viento que recuerdan bastante a ese clásico “poptimista”. Otras piezas traen de vuelta a “Tumbas de la gloria” o “El amor después del amor”, porque también es un disco muy ligado al ADN del músico rosarino.

Pero también, decía, hay jugadas desafiantes, que vienen relacionadas con los invitados y con la aparición,un par de veces, del lenguaje inclusivo (“loque”, “hermanes”). Su dueto con Lali en “Gente en la calle” es otra postal social, acá planteada sobre una melodía agradable y con un empaste de voces que también sugiere belleza.

Y enseguida viene “Ey, You!”, con Hernán Coronel de la banda de cumbia Mala Fama, como para plantear esos dos espectros que Fito puede acercar sin drama: es Buenos Aires, con su elegancia cool y su marginalidad. Y así es el universo sonoro que sigue armando.

En lo musical, el álbum abre con a lo 2001: Odisea del espacio, con una pieza muy orquestal y de intención épica, cuyos arreglos están siempre subiendo más y más. Sobre esa grandilocuencia por momentos abrumadora, Fito le canta a los artistas, celebra el arte, y allí se mete, entre otras voces, la de Juanes, como para darle un carácter colectivo al himno.

De esa intensidad, la caída es abrupta hacia “Resucitar”, que respira Paul McCartney por todos lados y que aunque arremete con sutileza, después crece como una marea de cuerdas, solos de guitarra eléctrica, y una batería tocada fuerte -por el baterista de McCartney. Y hay momentos logradísimos como “La canción de las bestias”, de una emotividad acústica que le da aire a un disco repleto de cuerdas y de influencia beatle, caótico por momentos, y que sigue dando más de esa luz y oscuridad de Fito Páez.

ficha
Fito Páez
DiscoLa conquista del espacio
¿Está online?Sí, en plataformas
¿Está bueno?Sí. En nueve temas y con algunas sorpresas, Fito logra un disco hermano del antecesor y que profundiza en lo orquestal y beatlero.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados