SE VIENE UN CONCIERTO MULTITUDINARIO

La Filarmónica se instala en el corazón de Pocitos

El martes, ritmos latinoamericanos para una platea de 30 mil personas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Aprontes: el gran escenario ya está levantándose en Pocitos. Foto: F. Ponzetto

Este martes, la Orquesta Filarmónica de Montevideo tocará en la rambla de Pocitos, en Kibón, en un megaespectáculo que podrá recibir hasta 30 mil espectadores. La Filarmónica en la Rambla comenzará a las 21:00, aunque tendrá una previa que musicalizará el momento en que la gente se vaya acomodando en la improvisada platea. Lógicamente la entrada es gratis. El concierto estaba programado para mañana domingo, pero se postergó por el pronóstico de alerta naranja.

Habrá un millar de sillas, para los que lleguen temprano. "El escenario —de 15 metros por 15 metros, con varios niveles— estará ubicado en la desviación de la rambla que va hacia Kibón, mirando hacia ese declive verde, que es como una gradería natural, que tiene una inclinación que permite que la gente pueda ver el escenario sin tener que estar de pie, o parado sobre una silla. Media hora antes de empezar el espectáculo hacemos una prueba de sonido", explicó a El País Álvaro Méndez, coordinador general de la Filarmónica.

El concierto tendrá dos aditamentos destacables. Uno, que estará dirigido por la flamante directora artística de la Filarmónica, la maestra brasileña Ligia Amadio. Dos, que el repertorio se centrará en ritmos latinos, permitiendo que la orquesta transite un amplio abanico de melodías, muchas de ellas muy conocidas.

Lógicamente se ejecutará "La Cumparsita", en el marco de los festejos de su centenario, pero también otros tangos firmados por Ástor Piazzolla. Se hará una composición de Federico García Vigil, sobre un tema de Rubén Rada, y de Jaurés Lamarque Pons se interpretará "Candombe de la Suite de Ballet según Figari".

De Alberto Ginastera se hará "Malambo del ballet Estancia", y también habrá fuerte presencia del compositores brasileños. De Cyro Pereira, "Aquarela de sambas", de Zéquinha de Abreu, "Tico-tico no fubá". Y de Camargo Guarnieri, "Danza brasileira".

"El repertorio no tiene la unidad programática que puede tener, por ejemplo, un concierto sinfónico sobre obras de Beethoven. Acá es muy cambiante, diverso, y por eso inclusivo: creo que no hay quien no se pueda sentir cómodo en más de un momento del concierto, por no decir, disfrutarlo por entero", adelante Méndez, quien agrega que el programa pasa también por un mambo, de Leonard Bernstein (de West Side History), de carácter muy rítmico.

"La obra de Lamarque Pons será acompañada de una cuerda de tambores (Candombe for export), mientras que la de García Vigil sobre temas de Rada contará con baterías de murga y ritmo de marcha camión. Habrá orquestaciones de famosas sambas de Brasil, y el "Tico-tico", que de pronto por en nombre no es tan conocido, pero el que lo escucha enseguida lo identifica. Y de Arturo Márquez, el mexicano, se hará el "Danzón Nº 2", que es algo que arranca a la gente de las sillas y la lleva a danzar", anticipa el coordinador general.

Se sumarán al concierto las Escuelas de Danza del Sodre, que aportarán coreografías, entre ellas el malambo, danza contemporánea y algo de clásica. Y otro componente fundamental será el trabajo de amplificación. "Acá está el trabajo del director, en este caso Ligia, pero el sonidista tiene también una responsabilidad enorme", afirma.

Consultado Méndez sobre si el cargo de director artístico de la Filarmónica ha costado mucho cubrirlo desde hace tiempo, el músico responde afirmativamente. "Sí. Desde que García Vigil se retiró, ha habido períodos sin dirección, o con directores que no estuvieron comprometidos con la ciudad. Artísticamente no tengo nada que objetar, ni al maestro Lebel ni al maestro Logioia. Pero que en realidad estaban muy poco tiempo acá, y la vida de los montevideanos nunca la sintieron como propia. Y yo veo que Ligia ya tiene un nivel de compromiso, está viviendo acá, fue a las llamadas el jueves, va a la milonga a ver tango. Tú podés traer al mejor director, por bueno que sea, Zubin Mehta, puede hacer fantásticos conciertos que le gusten a los melómanos. Pero nuestro compromiso con la gente, con la ciudad, eso que es característico de la Filarmónica, lo tiene solo una persona que vive y se compromete con la ciudad, que camine por sus calles".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados