Ahí estuve

Las fiestas nocturnas de Arquero y Boomerang en Montevideo

El rapero presentó su disco el viernes en Inmmigrantes; la banda hizo lo mismo el sábado en la Balzo

Boomerang en la Balzo. Foto: Alfonso Montañez Prodanov
Boomerang en la Balzo. Foto: Alfonso Montañez Prodanov

Montevideo es así: hay fines de semana en los que no pasa nada, y hay otros en los que las ofertas musicales se superponen como los títulos en cualquier servicio de streaming. El último fue uno de esos fines de semana, con shows de Maia Castro, Rossana Taddei, Eruca Sativa, Frankie Lampariello, Nahual, Los Mareados, y la lista podría seguir un rato más. Esta cronista eligió dos porque, ya saben, todo no se puede, y si hay que atender cierto criterio periodístico, hay que pensar en dos discos que destacaron entre la producción nacional anual.

El viernes, en el sótano de Inmigrantes, unos globos dorados formaban la palabra Aguafiestas en la pared de ladrillos que, para la ocasión, se había transformado en parte de la escenografía de una fiesta. El mural quinceañero de frente a la escalera, en el que una foto del sonriente Arquero le agradecía a los que fueron a su fiestita, anticipaba el ambiente festivo que aguardaba escalones abajo, con globos de estampado vacuno, posavasos con forma de cisne y hasta un cañón de confeti reservado para un buen momento de la noche.

Abajo, pasada la medianoche, Arquero presentó su primer disco (aunque hubo canciones de otros tiempos y proyectos, como Los Buenos Modales, el colectivo hiphopero que integra), acompañado solamente de DJ Pan —Santiago de Souza, una de las dos cabezas responsables de, justamente, Los Buenos Modales— y un par de invitados. Fue, para ser su primer show en solitario, una presentación contundente y a la altura de las expectativas que generó su ópera prima.

Apenas algunos acoples interfirieron en una velada caliente, en la que más de un centenar de personas demostró el interés que generó el debut de este rapero sevillano de referencias montevideanas en sus letras. El estribillo de “Chill”, primer corte de difusión, fue coreado con entusiasmo, entre un baile que no se detuvo nunca y que hasta incluyó un pequeño pogo, cuando el rapero saltó del escenario para agitar rodeado de su público.

Arquero es una de tantas señales de que este es el año del rap en Uruguay, y la fiesta en Inmigrantes fue la comprobación de que es el sonido que los veinteañeros (y casi) están buscando.

Un día después, Boomerang presentó su último disco, El encanto, en una versión de la Sala Hugo Balzo del Auditorio del Sodre que debería ser más aprovechada: sin butacas, con escenario y una pequeña pasarela que acercaba al cantante y guitarrista Gonzalo Zipitría al público. Esta alternativa dio una de esas condiciones que, en el circuito uruguayo, se dan poco: se pudo bailar y disfrutar de un sonido ideal.

Lo del sonido, más allá de la acústica de la Balzo y sus condiciones técnicas, podía ser complicado por la instrumentación y las muchas capas de El encanto. Sin embargo, la banda eligió llevarlo al vivo de forma austera: con su formación básica de batería, bajo y guitarras (a veces dos, a veces una), más pistas y secuencias. Al fin y al cabo, por más vestidura pop que tenga, acá hay una esencia rock que en vivo se hizo notar, sobre todo después de “Si todos lo dicen”, tercer tema del álbum que ocupó la primera mitad del show, donde la energía se dosificó y el cuarteto terminó de ensamblarse.

La participación de Fernando Cabrera en vivo hizo mucho más evidente la belleza de “Vigilia”, punto alto de un show que se completó con un repaso a los éxitos de sus discos anteriores. La rockera “Conexión directa”, con su intensidad creciente, fue el clímax de un concierto de producción nacional de los que pocas veces se ven acá.

Con lo justo, con un diseño de luces espléndido, con una buena apropiación del espacio y con una cantidad de buenas canciones, Boomerang demostró que está en su mejor forma y fue convincente en eso.

Montevideo es así. A veces no tiene nada, a veces tiene todo junto, pero tiene, siempre, buena música.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º