NEY MATOGROSSO

La fiesta más alegre del mundo

El brasileño estará el 7 de mayo en el Auditorio

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ney Matogrosso. Foto: Difusión

Ney Matogrosso, uno de los artistas más importantes de Brasil, no se cansa de explicar cómo a los 75 años puede seguir haciendo ese despliegue en escena, andar de gira y alardear de una vitalidad y juventud envidiables.

"¿Qué le voy a hacer? No puedo cambiar nada", dice Matogrosso vía telefónica en un tono casi tímido. "Yo me cuido. Hago ejercicios diariamente, me alimento bien con mucha legumbre y fruto. Y siempre fui flaco y eso me ayuda".

El resultado de eso se podrá ver en Uruguay el domingo 7 de mayo en el Auditorio del Sodre, con entradas que van de 1.100 a 2.750 pesos.

Viene como parte de la gira presentación de Atento a os sinais que siguió al disco del mismo nombre que publicó en 2013. Es el mismo espectáculo que ya se vio en el Auditorio en 2015.

"Cambié algunas cosas", le dice Matogrosso a El País. "El final por ejemplo. Lo vengo haciendo hace cinco años, así que todo lo que tenía como marcación ya no lo respeto más. Hago solo lo que me da la gana, así que yo mismo estoy deshaciendo lo que hice y siento que ahora el show está más informal".

—Siempre ha dicho que el estado de ánimo del público incide en cómo sale el espectáculo. El público uruguayo tiene fama de parco, ¿cómo le ha ido por acá?

—No los recuerdo para nada tímidos. Fue una gran fiesta.

Matogrosso surgió en la década de 1970 como parte del grupo Secos & Molhados, una desfachatada formación de art-rock brasileño. En su carrera solista, que empezó en 1975, se caracterizó por una combinación de ritmos brasileños, rock y un desenfado sensual que chocó con la pacatería de esa época. Siempre un rebelde y un inconformista, sus shows están repletos de cambios de vestuario y un histrionismo que, sumados a muy buenas canciones (las más conocidas "Bandido Coraçao", "America do Sul", "Homem con H", entre otras) lo convirtieron en una referencia inevitable en la gran tradición de la canción brasileña. Es un artista único.

"Mi intención es una comunicación directa con la gente", dice. Quienes lo han visto en vivo saben cómo lo consigue.

—Usted siempre se plantó frente a los caretas y los hipócritas. ¿La sociedad brasileña está mejor o peor que en sus años mozos?

—Ahora es mucho más careta que antes. Hubo un retroceso muy fuerte. No conmigo. Pero alguien como yo, hoy no sucedería.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)