DOS SHOWS, HOY Y MAÑANA

Fernando Cabrera y Jorge Fandermole: dos grandes músicos con mucho en común

Hoy se presentan en Medio y Medio, en Punta Ballena, y mañana en el Teatro Solís, con un show que promete recorrer un programa enorme y variado

Cabrera y Fandermole
Cabrera y Fandermole, hoy en Punta Ballena y mañana en el Solís. Foto: Difusión

Ferrnando Cabrera y Jorge Fandermole tienen varias cosas en común: nacieron en 1956, los dos abordan el sonido rioplatense en sus canciones, tienen una forma similar de tocar la guitarra y varias de sus letras se ganaron un lugar destacado en el cancionero rioplatense. En mayo del año pasado, se juntaron por primera vez para un concierto en el Teatro Ópera de Buenos Aires y en febrero repetirán la experiencia por partida doble, con un show en Medio y Medio (hoy viernes el 14 de febrero) y otro en el Teatro Solís (la noche siguiente). Luego, volverán a Argentina para ofrecer recitales en Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y Rosario (la ciudad natal de Fandermole).

Es por eso que Cabrera le comenta a El País que el encuentro entre ambos músicos, uno de Montevideo y el otro de Rosario, se dio de manera natural. “Cuando uno se junta con alguien por primera vez y no hace falta mucho preámbulo, es como conocerse de toda la vida”. Uniendo sus repertorios en el escenario a través de guitarra y voz, los músicos repasan su obra a la vez que plantean un intercambio basado en la admiración mutua. “Ese concierto estuvo buenísimo. Fue un gusto conocerlo personalmente”, asegura el uruguayo. “Me encontré con una persona excepcional y con una calidad musical, letrística y guitarrística tremenda”.

Ambos conocieron la obra del otro a través de versiones de otros artistas. “En un momento empecé a ver repetido su nombre en muchos discos y espectáculos”, dice. “Liliana Herrero me hablaba mucho de él; ella grabó mucho de sus temas, como “Oración del remanso”’. Por su parte, Fandermole le dice a El País que conoció al uruguayo en versiones de artista como Ana Prada. “Me fui enterando de a poco de su repertorio y me fui dando cuenta lo gran compositor que es”.

A Fandermole, que formó parte de la llamada trova rosarina -junto a Silvina Garré, Juan Carlos Baglietto, Rubén Goldín y Fito Páez- y hace más de 35 años que está al frente de una carrera solista en la que mezcla música folclórica con algunas pinceladas urbanas, le interesó la manera en que las letras de Cabrera “tocan una fibra íntima” del oyente. “Jamás te va a dejar indiferente escucharlo; es muy conmovedor”, dice, y toma a las canciones “Paso Molino”, “El tiempo está después”, “Te abracé en la noche” y “Méritos y merecimientos” como ejemplo.

Cabrera y Fandermole
Cabrera y Fandermole, distintos y complementarios. Foto: Difusión

Para prepararse para el encuentro con Fandermole, Cabrera repasó el repertorio del argentino. “Fue una sorpresa encontrarme de golpe con un tipo de una trayectoria muy grande, con muchos discos, todos de gran calidad”, asegura. “Sus discos realmente tienen un nivel de producción, además del nivel compositivo, tremendos”. Así, cita a las canciones “Cuando”, “Vidala de las estrellas”, “Navega” y “Sueñero”.

En el concierto, que Cabrera define como un “repertorio entreverado”, las canciones están acompañadas únicamente por guitarra y voz, dos elementos que son bien manejados por ambos músicos. “Toda mi vida trabajé con bandas en discos y en vivo, pero para mí lo más natural y primigenio es la persona que toca la guitarra y canta. Es lo que vengo haciendo desde los 6 años”, asegura. “En los últimos años me he desarrollado cada vez más en esa forma de presentación y de lenguaje, Me siento muy cómodo haciendo eso y sospecho que a Fandermole le pasa exactamente lo mismo, porque él también en sus discos recurre a músicos, bandas y arreglos y también se presenta solo. Uno lo escucha y siente que es una cosa sumamente natural; no sentís que falte nada”. 

Uno de los sellos de la manera de tocar la guitarra de Cabrera es el uso de los recursos expresivos del silencio. “La música está compuesta por sonidos y silencios; y el silencio es tan importante como el sonido”, explica. “Lo uso mucho desde siempre porque me gusta hacer que el oyente rellene esos silencios con su propia imaginación. Ahí creo que hay una actitud, una participación que se vuelve muy activa cuando el oyente no necesita que el músico lo ametralle con estímulos, sino que apenas con una sugerencia, el resto del acorde o el resto de la sección rítmica se elabore solo en la cabeza del oyente”.

Sobre los dos conciertos que ofrecerán en Uruguay, Fandermole espera disfrutar del encuentro con el público. “Espero que tengamos la energía y los elementos para que el hecho artístico sea intenso. Ojalá la comunicación se dé de la mejor manera para que se dé el elemento transformador de que se sienta la intención, que llegue al público y que los conmueva”. Por su parte, Cabrera asegura que “la gente va a salir muy satisfecha”. “Se van a encontrar con dos personas muy entregadas, muy volcadas en lo hacen y que dialogan de una manera muy cómoda. Hay una gran fluidez, a pesar de lo complejo de los repertorios. Van a salir muy contentos”.

Fernando Cabrera. Foto: Darwin Borrelli
Fernando Cabrera, original cantautor. Foto: Darwin Borrelli
lazos

Un nuevo encuentro con músicos uruguayos

En julio del año pasado, Jorge Fandermole se presentó en el ciclo de invierno de Música de la Tierra. Para el concierto realizado en la sala Hugo Balzo del Auditorio Nacional del Sodre, el argentino compartió escenario con Laura Canoura y el pianista Andrés Bedó. La dinámica de ese espectáculo fue similar a la que define al repertorio de sus shows con Cabrera: cada músico eligió las canciones del otro que les gustaría interpretar y luego las ensayaron para interpretarlas juntos. En otros momentos del show, cada uno toma el protagonismo para quedar solo en el escenario presentando una seguidilla de tres o cuatro de sus canciones. “Lo de Laura fue hermoso”, recuerda Fandermole. “Considero que estos encuentros son una posibilidad muy afortunada porque son instancias en las que uno se nutre mucho”. Respecto a estos intercambios, el santafesino asegura que se trabaja y se ensaya para lograr que el resultado sea mucho más que una simple “sumatoria de repertorios”.

Por su parte, Cabrera considera que el espectáculo representa una verdadera unión entre ambos músicos. “Los dos tenemos una gran facilidad para combinarnos y nuestros dos timbres se llevan bien Nos entendemos muy bien, ya lo van a ver”, adelanta a El País.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)