Entrevista

Fer Ruiz Díaz: "Vanthra tenía que suceder y Catupecu tenía que entrar en stand by"

Charla con el cantante de Catupecu Machu, que el 31 de agosto presenta a su nueva banda en La Trastienda

Fernando Ruiz Díaz. Foto: Francisco Flores
Fernando Ruiz Díaz. Foto: Francisco Flores

En un mes, más o menos, saldrá el primer CD de Vanthra, la nueva banda del fundador de Catupecu Machu, Fernando Ruiz Díaz. Vendrá con un DVD grabado en una bodega, y mostrará parte de un show que, antes de la edición, el público uruguayo podrá ver en vivo.

Porque el 31 de agosto, Ruiz Díaz, Charlie Noguera y Pape Fioravanti presentarán a Vanthra en La Trastienda (entradas en Red UTS), y el cantante promete que será “tremendo”, y que incluirá tres temas de Catupecu (“Y lo que quiero es que pises sin el suelo”, “Magia veneno” y “A veces vuelvo”). Antes del concierto, Ruiz Díaz charló con El País.

—El jueves estuviste en La Trastienda, viendo a Buenos Muchachos. ¿Qué impresión te llevaste del show?

—Me encantó; sabía que existían, me hablaban de ellos, pero no los había visto. Y yo estaba muerto; me fui a ver tres temas y terminé viendo todo el show (se ríe). Me encantó el baterista; el cantante que está loco, es un freak. De hecho, flasheé con que me gustaría producirles algún tema, porque vi cosas para sacar todavía más para afuera.

"Flasheé con que me gustaría producirles algún tema a Buenos Muchachos"

Fernando Ruiz DíazMúsico

—¿Como qué?

—Cosas, no sé. A mí me gusta el estudio y entonces pensaba; yo estoy siempre pensando e inventando. Aparte yo pregunté: “¿Qué hacen?”. “Rock”. Bueno, ¿pero qué es rock? Pero claro, son Buenos Muchachos. Y haber descubierto un grupo que me dan ganas de escuchar, me encanta.

—¿Te pasa eso en Argentina?

—Sí, siempre hay artistas. Capaz es un momento muy raro en la difusión, porque hay excesiva música malísima en los medios, dando vueltas. En Buenos Aires hay muchísimas cosas que me encantan. Me gusta mucho una banda instrumental que se llama Poseidótica; me gusta Dancing Mood, Siempre Eterno, Sick Porky, Banda de la Muerte, Él Mató a un Policía Motorizado, Marilina Bertoldi, ahora Juan Ingaramo, Francisca y los Exploradores, Viva Elástico.

—¿Y sos de ir a verlos?

—No todo lo que quisiera, porque estoy siempre al mango. Mi vida es entre hoteles, estudios y escenarios. Ahora con Vanthra puse un stand by en Catupecu, pero no en mi vida. Yo respiro haciendo esto.

—Sólo para aclarar: dijiste que estás en un stand by con Catupecu y es eso, no es que sos un ex Catupecu, como se te ha presentado en notas.

—Igual yo no digo nada, qué sé yo. Es un stand by largo, ahora mi realidad está pasando por Vanthra, y cuando vuelva Catupecu va a estar buenísimo. Terminaremos de grabar el disco que estábamos haciendo; ahora me pasa la película por Vanthra, y estoy alucinado con este viaje vánthrico. Vanthra es como una sensación que me está pasando.

—Hay algo muy físico en la música de Vanthra, e imagino que en el escenario debe pasarte algo distinto a lo que pasa con Catupecu.

—Mirá, recién me preguntaba un chico qué espero del show en La Trastienda, y yo espero que esté lleno. Pero no por mi ego, sino porque está tremendo el show de Vanthra. Es un viaje que te envuelve, muy tribal, muy del futuro, que tiene como una impronta mía que es nueva. Y me encantaría que lo pudiera ver todo el mundo.

—¿Esta nueva impronta tuya, es muy de este momento?

—Vida y obra en mi caso, van de la mano. Yo no separo mi vida personal, y hay temas que hice en mi historia que ni en pedo podría componer ahora. Es muy diferente mi vida ahora, hay cosas que ya no me interesan o divierten más. Sí hay una constante que es la adrenalina que me genera todo esto: me encanta ser Fernando Ruiz Díaz, de Catupecu, y ahora de Vanthra (se ríe).

—¿Y qué crees que muestra este disco del Fernando Ruiz Díaz de Vanthra?

—Que lo estoy pasando muy bien, que es muy honesto Vanthra, que tenía que ser, y tenía que ser con Pape Fioravanti y Charlie Noguera. Era lo que me tenía que pasar ahora: no fue un capricho, Vanthra tenía que suceder, y Catupecu tenía que entrar en un stand by porque nunca paramos, ni con el accidente de mi hermano. Pero Vanthra es como un salto al vacío; sería mucho más fácil para mí salir solo, como Fernando Ruiz Díaz.

—Hablás de lo tribal de Vanthra, que tiene un peso folclórico importante, pero a la vez hay cosas que son como de New Order, que parecen ser de otro extremo.

—Por eso te digo. (Su hermano) Gaby tenía una gran frase, cuando estábamos mezclando y había que largar todo, decía: “Bueno, escuchemos música”, ya está. Y yo escuchando música, escucho a Vanthra y es una banda que sólo podría haber salido de Argentina. Siempre en Catupecu estuvo esa cosa del tango o del folclore, porque me salió, crecí con eso, empecé con la guitarra criolla, y Vanthra ahonda más en esa cosa que yo tengo. Al ponerme a mí en otro lado, pude sacar más esa impronta.

—Pero no es una banda porteña, para nada.

—No, suena a Argentina. Si me preguntás qué es Vanthra, te digo que es una banda del futuro con raíces en lo ancestral. Es como si en un ritual antiguo de nuestros ancestros, hubiera existido la electricidad.

"Si me preguntás qué es Vanthra, te digo que es una banda del futuro con raíces en lo ancestral"

Fernando Ruiz DíazMúsico

—Y más allá del cambio en lo musical, cambia lo lírico. Vanthra es menos críptico y tiene lugar para los silencios, mientras que Catupecu es una banda cargada de palabras.

—Porque es como los mantras, tiene más repeticiones. La idea de la canción “Siempre” es muy sintética. (Recita) “La sombra en silencio siempre de lado. Siempre vigila lo bueno y lo malo. Siempre, siempre. Recuéstate, mi amor. Recupera fuerzas. Resiste ese dolor. Aquí estoy siempre”. Quiere decir eso: acá estoy, siempre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º