MATHÍAS CUADRO

Otro fenómeno de la música tropical que nació en Carnaval

La voz de Zíngaros se lanzó como cantante solista y es un sorprendente éxito de ventas. El domingo presenta su primer disco en el Teatro Florencio Sánchez.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mathías Cuadro. Foto: Difusión

En el ranking de discos más vendidos en Uruguay que mes a mes actualiza la Cámara Uruguaya del Disco, MTH, el primero de Mathías Cuadro, estuvo entre las primeras posiciones durante buena parte del semestre inicial del año, superando a fenómenos como Márama y Rombai. En junio estaba segundo, sólo por detrás de Soy de Lali Espósito.

En YouTube hay un par de videos filmados el día en que Cuadro lanzó el disco en Todomúsica —trabajó ahí vendiendo discos— con un showcase junto a su banda. El local de Montevideo Shopping se llenó de adolescentes eufóricas que cantaban las canciones y levantaban sus celulares para registrar ese momento. "Ese día fue, capaz, uno de los más felices míos", dice.

Sin embargo, el nombre de Mathías Cuadro no es tan conocido. No suena en la radio, no aparece demasiado en televisión ni toca tanto en boliches. Tiene 22 años, una carrera en el carnaval que ahora apunta a la música tropical, y un público que se generó a partir de las redes sociales sin prácticamente ninguna difusión.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Ahora, hombro a hombro con su padre, está produciendo su primer espectáculo propio y está sorprendido por todos los trámites que eso conlleva. Este domingo a las 18:30 presenta con su banda el disco MTH en el Centro Cultural Florencio Sánchez del Cerro, y las entradas están en venta en Tickantel y boleterías a 300 pesos.

"Nadie en mi familia cantaba. Mi padre capaz que tenía algún viaje de músico de joven, pero nunca cantó", cuenta sobre sus comienzos Cuadro, a quien siempre le dan menos edad de la que realmente tiene. Cuando tenía 15 años llegó al Carnaval de las Promesas "careteando", porque su mejor amiga le contó que su padrino sacaba una revista. "Dale, venite", le dijo, y él fue. "Era de madera bailando, no cantaba, fue más rostro que otra cosa. En la música arranqué de rebote", admite.

Ahora, su hermano menor y su hermana van por el mismo camino.

El escenario le fue gustando y enseguida empezó a estudiar canto, algo que hace hasta hoy. Salió dos años en parodistas Nazarenos y después llegó a Zíngaros, que le abrió las puertas a un público mucho más amplio. Cuadro se convirtió en una de las principales voces del conjunto de Ariel "Pinocho" Sosa, y era el que lideraba los shows privados del grupo cuando no estaban en época de competencia.

"Ya hoy no lo puedo hacer, y este año no sé si salgo en Carnaval. Ariel es muy exigente pero muy humano, y me dijo que prefiere que me dedique 100 por ciento a lo mío, que sabe que estoy haciendo las cosas bien, a que tenga que repartir mi tiempo y no esté ni en lo mío ni con ellos. Capaz me tomo un descanso", adelanta.

Después llegó a una banda de cumbia y empezó a mostrar lo que hacía en el género tropical a las chicas que seguían a los Zíngaros. Ahí, con su aprobación, decidió lanzarse como solista, lo convocó una productora argentina y se fue a grabar allá. "Vine retriste porque el proyecto no salió, pero me volví con un disco entero. No esperaba que tuviera éxito, pero decidí sacarlo", dice.

"Yo voy siempre a lo terrenal", dice el cantante, que está sorprendido por lo que ha logrado pero no se deja llevar por el entusiasmo.

—Siendo parte de Zíngaros, un grupo muy exitoso del Carnaval, ¿es fácil estar siempre a tierra?

—Sí. Con los Zíngaros nunca te elevás porque estás siempre con la gente. Cuando no compartís un abrazo, un saludo o un beso con alguien es cuando perdés eso, pero Ariel siempre te inculca que la gente es lo primero. Eso que aprendí de él lo traigo a lo mío; no tengo problema en quedarme una hora y media sacándome fotos con la gente, porque es la única manera de que la gente te siga. No lo llamo ser humilde: se trata de ser agradecido.

Romántico.

Antes de empezar a cantar, Cuadro ya componía canciones de amor. "Soy un romántico empedernido", dice entre risas. "Tengo como referente a Lucas Sugo, que siempre me dijo que vos tenés que definirte artísticamente. Cuando caí en que tenía que cantar cumbia decidí que iba a hacer esto y lo iba a defender a muerte, y no me voy a ir para donde va la corriente. Me costará más o menos, pero cuando llegue va a ser porque hago lo que me gusta y no lo que le gusta a todo el mundo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados