REPASO

El fenómeno de Måneskin, el grupo italiano que ganó Eurovisión, se consolida en Uruguay

Los ganadores de Eurovisión acumulan cuatro canciones en el Top 10 de las más virales de Uruguay, y  "Beggin'" es el décimo tema más escuchado Spotify en el mundo

Måneskin, el grupo italiano que es furor en el mundo. Foto: Difusión.
Måneskin, el grupo italiano que es furor en el mundo. Foto: Difusión.

Los italianos Måneskin lograron lo que a esta altura parecía una batalla perdida: llevar nuevamente el rock a los primeros puestos de las 50 canciones más escuchadas de Spotify en el mundo. La última vez que sucedió fue en 2019, cuando “Bohemian Rhapsody”, uno de los mayores éxitos de Queen, volvió a generar millones de reproducciones diarias gracias al éxito de la biopic protagonizada por Rami Malek.

Pero, después de tantas discusiones en torno a la supuesta muerte del rock —al menos como un movimiento capaz de igualar las cifras que generan el trap o el reggeatón—, el grupo demostró que no todo está perdido. Hace ya varios días que “Beggin’”, la canción que grabaron en 2017, genera más de tres millones y medio de reproducciones en Spotify, y se ubica en el puesto 10 de las más escuchadas del mundo. Pero no se trata de caso aislado: “I Wanna Be Your Slave” y “Ziiti e Buoni”, también ocupan los puestos 11 y 27 de la lista global.

El furor en torno al cuarteto italiano también llegó a Uruguay. Cuatro de sus lanzamientos ocupan el Top 10 de las más virales —o sea, las más compartidas en redes sociales— de nuestro país, e incluso “Beggin’” y “I Wanna Be Your Salve” ocupan los dos primeros puestos.

Pero, ¿de dónde surge todo este interés por ese grupo de rock italiano? La respuesta está en Eurovisión, el histórico concurso de la canción europea que en 1974 catapultó a ABBA a la fama. Y, por lo que revelan las cifras de las plataformas digitales, les está sucediendo algo similar. A finales de mayo, el grupo formado en 2015 ganó el certamen con “Zitti e Buoni”, construida sobre un riff tan pegadizo como explosivo y un estribillo ideal para corear a todo volumen, que presentaron frente a una audiencia televisiva de más de 180 millones de personas.

Lo más llamativo de este fenómeno es que el interés se haya mantenido un mes después del final del concurso porque, en general, el bombo publicitario en torno a los triunfadores de Eurovisión apenas sobrepasa unas semanas. Y basta con repasar la lista de ganadores de los últimos años para confirmarlo: el furor en torno a Netta, Conchita Wurst —que más que nada llamó la atención por ser una drag queen con barba— y Jamala fue efímero.

Y, sin embargo, su éxito no deja de crecer. Además de las cifras ya mencionadas, la semana pasada su segundo álbum, Teatro d’ira: Vol. I, fue el sexto más escuchado de Spotify. Es una cifra histórica para un grupo italiano, y todo parece indicar que su éxito no será pasajero.

Y no es novedad porque hace años que Måneskin —cuyo nombre significa “luna” en danés— viene cosechando unos cuantos éxitos en su país natal. En 2018, el grupo formado por Damiano David, Victoria De Angelis, Thomas Raggi y Ethan Torchio, lanzó los sencillos “Morirò da Re” y “Torna a Casa”, que alcanzaron el triple y cuádruple platino, respectivamente. Todo comenzó un año antes, cuando firmaron con Sony tras quedar segundos en el concurso televisivo The X Factor.

Por más de que “Beggin’”, su máximo hit hasta la fecha, se base en unos cuantos elementos del rock de los setenta —la voz rasposa y furiosa de Damiano sobrevuela un riff repetitivo—, el sonido del grupo es mucho más ecléctico. En su corta pero interesante discografía ofrecen unas cuantas fusiones con rap, funk, pop y hasta reggae. “Estaremos locos, pero al menos somos diferentes al resto”, aseguran en el estribillo de “Zitti e Buoni”, una canción que captura bastante bien el espíritu libre del grupo.

Y esa actitud trasciende a la música. Inspirados en las estética del glam-rock, se presentan perfectamente peinados y maquillados, y mezclan ropa femenina y masculina, como la que se ve en la imagen que ilustra esta nota. Su imagen despertó la furia del lado más retrógrado de algunos de los países competidores de Eurovisión. Uno de los presentadores de Bielorrusia los tildó de “homosexuales pervertidos”. “Måneskin es un bestiario de pervertidos, degenerados, basura que huele a sida”, lanzó en la televisión pública.

El prejuicio también resonó en la final del certamen, luego de que unos cuantos usuarios de Twitter aseguraran que el cantante pareció drogarse en la ceremonia. Se generó tanto revuelo que se sometió a un control antidoping que dio negativo. "No tenemos nada que ocultar", aseguró tras la publicación del resultado.

Dejando de lado las reacciones de aquellos que se sienten amenazados ante la novedad, Måneskin ya es uno de los fenómenos musicales del 2021. Llevaron al rock nuevamente al mainstream y están en medio de un ascenso sin límite.

Habrá que estar atento al camino del grupo italiano del momento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error