MÚSICA

Fantastic Negrito, el músico con dos Grammy y tres vidas vividas, llega a Montevideo

Antes de su recital del 22 de marzo en La Trastienda, el músico estadounidense charló con El País sobre la búsqueda de transparencia en su música

Fantastic Negrito llega a Montevideo. Foto: DeAndre Forks.
Fantastic Negrito llega a Montevideo. Foto: DeAndre Forks.

"Quiero agradecer al Banco de la Comunidad de Oakland porque estaba endeduado e igual me prestaron dinero”. Con esta frase, Fantastic Negrito -cuyo verdadero nombre es Xavier Dphrepaulezz- agradeció su Grammy a mejor álbum de blues contemporáneo por su disco Please Don’t Be Dead. Según comenta, vía telefónica, a El País, el músico busca mostrarse lo más transparente posible; por eso no lo da vergüenza mencionar sus problemas económicos o admitir que robaba cuando era joven durante la ceremonia de los premios más importantes de la música.

Con tres vidas vividas -según explica-, Fantastic Negrito busca mostrarse totalmente honesto en sus canciones. Habla sobre su experiencia vendiendo drogas, critica a vida en la era Trump e intenta convertir las malas experiencias en buena música. Hasta ahora el resultado fue bastante prometedor. Antes de su primera visita a Montevideo, donde el 22 de marzo tocará en La Trastienda, el músico charló con El País.

—En “El chileno”, una de las canciones de The Last Days Of Oakland, tu primer álbum, se puede escuchar una voz en español que repite: “La música es medicina”. ¿Lo sentís de esa manera?

—Absolutamente. Para mí la música es una salvación; es una medicina. Es el lenguaje de la humanidad, por eso puedo ir a tocar Japón y sé que la gente me va a entender. La música tiene el poder de hacerse entender por sí sola.

—En la tapa de Please Don’t Be Dead usás una foto tuya, que fue tomada en el hospital luego del accidente de auto que tuviste en 1999 y que te dejó en coma por varias semanas. ¿Sentiste que en ese momento la música te ayudó a mejorar?

—Sin dudas. Siento que cuando me desperté del coma fue como que empecé una nueva vida. Es más, considero que ya viví tres vidas: una cuando era chico; otra cuando crecí, tuve un contrato de grabación (se hacía llamar Xavier) y lo perdí tras el accidente; y luego renací como lo que soy ahora: Fantastic Negrito. En todos esos momentos la música me acompañó. Cuando miro esas tres partes de mi vida estoy agradecido de que mi historia le sirva a la gente. Para mí es muy importante poder inspirar a otros con mis canciones; si hacen que el que escucha se sienta incómodo está bueno porque los hace ver la realidad como realmente es.

Fantastic Negrito ganó su segundo Grammy. Foto: Alberto E. Rodríguez.
Fantastic Negrito ganó su segundo Grammy. Foto: Alberto E. Rodríguez.

—Acabás de ganar tu segundo Grammy por Please Don’t Be Dead. ¿Cómo te tomaste la noticia?

—Creo que el segundo Grammy es muy diferente del primero porque es como una confirmación de tu trabajo. Aunque es genial poder ser reconocido, debo decir que yo no hago discos para ganar Grammys, sino que los hago porque siento que son buenos. Me interesa cubrir el espacio con música interesante. Me sorprende que el establishment me reconozca porque la mayor parte del tiempo me siento como un alien.

—Además este es un reconocimiento importante porque publicás tu música sin la necesidad de grandes compañía discográficas.

—Sin dudas. Mi primer disco (The Last Days Of Oakland, 2017) lo grabé de forma independiente. El segundo lo hice con una pequeña discográfica de Inglaterra que se llama Cooking Vinyl. Este es un increíble triunfo para toda la gente que apoya a las discográficas pequeñas y un triunfo para los artistas que trabajan por la suya.

—Una de tus primeras canciones se llama “Night Has Turned To Day”, y allí cantas: “Vi morir a gente sin razón / Le vendí cocaína a ojos hambrientos”. ¿Cuál es la importancia de poder relatar esas experiencias a través de la música?

—No quiero esconder nada de mi vida porque un artista debe ser lo más transparente posible. Mientras más honesto seas, más vas a poder ayudar a la gente. Yo quería hablar sobre todas mis experiencias porque creo importante que la gente sepa que podés haber hecho cosas malas pero que igual puedan hacer una contribución a la sociedad; de ahí título: “La noche se convirtió en día”. En mis canciones quiero desnudar todo y lograr que la letra y la música sean bien crudos.

"Night Has Turned To Day" - Fantastic Negrito
"Night Has Turned To Day" - Fantastic Negrito

—Esa transparencia se vio en tu discurso del Grammy. Hablaste de que estás endeudado.

—Sí, es que eso muestra cómo soy de verdad; no tengo dinero en el banco. Para mí es muy importante no tener nada que esconder. Yo no soy un rapero ni una chica blanca que canta pop, soy un hombre de 51 años que hace música porque quiere que la gente se sienta identificada. No quiero ser cool, solo soy un hombre común y corriente.

—Al escuchar tus canciones siento que en tu forma de relatar historias se esconde el espíritu de varios de los músicos clásicos de blues: Muddy Waters, Sonny Boy Williamson y John Lee Hooker. ¿Sentís que es así?

—Sin duda. Siento que tengo si espíritu. Esa honestidad que le ponían a sus canciones fue lo que atrajo del blues. Aunque siento que no tengo ninguna canción que sea estrictamente un blues, sí siento que tengo el sentimiento del blues al momento de cantar y en la forma de transmitir mi mensaje.

—En una entrevista dijiste que hacés "música de raíces negras para todo el mundo". A lo largo de tus canciones se mezclan hip-hop, funk, blues y R&B. ¿Qué importancia le das a mezclar estos estilos?

—Lo llamo "raíces negras" porque siento que todo vino de un único lugar. Nunca pienso en términos de géneros, me interesa pensar en qué es necesario para escribir una buena canción. 

—En Please Don’t Be Dead planteás varias críticas a la vida y a los valores de Estados Unidos. ¿Cómo analizás la actualidad del país?

—La era Trump es muy rara. Es más, ni siquiera suena como América. Es terrible que se hable sin problemas de que la gente de Latinoamérica vuelva a sus países. Esas cosas como “construyan el muro”, son terribles; lo mismo con cómo tratan a la gente musulmana. No me gusta este tipo de Estados Unidos. A mí me gusta el país que nos prometieron originalmente: libertad, justicia, paz e igualdad. Quiero que todos sean bienvenidos. Por eso le digo "Please Don’t Be Dead" (por favor, no te mueras) a ese Estados Unidos.

—¿Cuál es el rol de un músico en estos momentos?

—Creo que lo demuestro en “Plastic Hamburguers”: es necesario agarrar el riff de guitarra más potente, tocar un blues en Mi mayor, loopear unos beats y gritar frente al micrófono. Para mí, esa es la manera de inspirar a la gente. Me interesa transmitir amor, paz y justicia en mis canciones.

Fantastic Negrito - "Plastic Hamburgers"
Fantastic Negrito - "Plastic Hamburgers"

—¿Cómo te llevás con la recepción del disco? ¿Sentís que cumpliste tu objetivo?

—Creo que la gente recibió el disco de buena manera. Dejando de lado el reconocimiento del Grammy, cuando toco estas canciones en vivo me doy cuenta de que estoy conectándome de verdad con la gente. Eso es lo más importante. 

—¿Qué debemos esperar de tu show en Montevideo?

—Mi show es como ir a la iglesia pero sin religión. Lo siento muy espiritual y dejo todo en el escenario. Lo van a sentir cuando me escuchen en vivo: (habla en español) “Voy a dar mi vida por Uruguay”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)