CRÍTICA - CLÁSICA

Fallida apertura de ciclo de buen nivel

Por primera vez el concierto inaugural de la temporada del Centro Cultural de Música me dejó desconcertado, por no haber tenido la excelencia que acostumbra.

Esperaba ansioso la presentación de una orquesta de categoría de un país tan musical como Rusia, pero mis expectativas se vieron frustradas desde el comienzo, al escuchar los arbitrarios tiempos con que el director Vladimir Lande interpretó la "Obertura" de la ópera Ruslan y Lyudmila, de Glinka.

Luego intervino el pianista Andrei Gavrilov como solista en el "Concierto nº 2" para piano y orquesta de Rachmaninoff. Recordando la crónica de Egon Friedler, que da título a su libro de antología crítica Schumannicidio, este concierto fue un verdadero rachmanicidio.

Si bien Gavriolov tuvo una brillante carrera antes, ahora transmite solo agresividad, que se vio reflejada en los abusivos fortísimos, una pedalización exagerada y en la imposición de indicaciones contrarias a las del director. El piano del Solís no tuvo sosiego, ya que luego arremetió contra él con una desenfrenada "Sugestión Diabólica" de Prokofiev.

Para cerrar, Lande presentó una versión poco convincente de la hermosa "Sheherazade" de Rimsky-Kórsakov. Hubo desafinaciones por doquier, los solos fueron desprolijos y carentes de expresividad.

No obstante Lande hizo dos bises de Shostakovich: el "Tango" de la suite del ballet El Perno, y "Máscaras" de la opereta Moscow Cheryomushki, que fueron lo más aceptable.

El Centro Cultural de Música siempre ha brindado conciertos memorables, y el programa de esta temporada promete momentos de jerarquía musical. Este hecho fortuito no empañará el nivel que ha demostrado esta institución.

Siberian State Symphony...

Orchestra. Director: Vladimir Lande. Solista: Andrei Gavrilov (piano). Dónde: Teatro Solís. Cuándo: Jueves 21 de abril.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados