LA PROPIA DISCOTECA

Fabrizio De André y cómo Martín Buscaglia me dio la banda de sonido del fin de semana

El viernes, Martín Buscaglia llegó a la Sala del Museo para presentar "Basta de música". Antes, ofreció la "Promo despojo", con música de su discoteca

Fabrizio De André
Fabrizio De André

El viernes, Martín Buscaglia llegó a la Sala del Museo para presentar Basta de música, uno de los discos más interesantes de lo que va del año, junto a unos Bochamakers renovados. En la entrada se veía un pequeño puesto con discos y vinilos del músico, un detalle tradicional de cualquier show.

Pero esa noche había más. Al lado de un cartel que anunciaba el “Promo despojo”, había una caja de cartón con vinilos de Paul Simon, Los Olimareños, y de varios artistas brasileños. Arriba de la mesa, desparramados, unos CDs de KC & The Sunshine Band, Michael Penn y Stephen Bishop.

“¿Sabés cómo es la promo?”, me preguntó la vendedora. “Si comprás CDs o vinilos de Martín, te llevás la misma cantidad de su colección personal”. Buscaglia ya se lo había explicado a El País: “es una buena manera de que la música siga rulando por otro lado”. Sin dudarlo aproveché la oferta para comprar el CD de El pimiento indomable, el gran álbum que Buscaglia grabó junto a Kiko Veneno en 2012, y me tocó elegir un álbum de su discoteca.

Me tomé un tiempo para mirar las portadas. Me llamó la atención la fotografía en blanco y negro de un melenudo que tocaba la guitarra, tenía una firma ininteligible y un título bastante provocador: In direzione ostinata e contraria. Era ese.

Luego vi su nombre. Era el italiano Fabrizio De André y se trataba de una antología de tres discos con lo mejor de su obra. El músico fue uno de los cancionistas italianos esenciales gracias a sus letras crudas, que le dieron el estatus de “poeta de los marginados”.

En estos días no dejé de escuchar esa voz tan cautivadora y esas letras tan duras. Así,Buscaglia, me dio la banda de sonido del fin de semana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados