MÚSICA

Un experimento sonoro y visual que se estrena

El dúo Chino tiene un disco interactivo y lo presenta en el CCE.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los Chino son Juan Sacco (izq) y Martín Recto (der). Foto: Francisco Flores

A mediados del año pasado, el dúo Chino lanzó su disco 18 de Roxlo, en un formato tan innovador que viene con instrucciones. "Deslizar para modificar el sonido e intervenir la imagen. Posicionar sobre el rectángulo amarillo para escuchar el audio original", se lee en la plataforma Fyslab, donde se lo puede escuchar, e intervenir, online.

Expliquémoslo de otra manera: el año pasado, cuando Martín Recto y Juan Sacco estaban terminando el largo proceso que derivaría en su último trabajo de estudio, su amigo y artista digital Fabián Barros les mostró algo que estaba probando. Así se gestó esta edición digital de 18 de Roxlo, de la que en principio sólo se ve el arte: un cuadrado negro, unos dibujos (pueden ser almohadas o mesas desde abajo), y un rectángulo amarillo. De ahí en más todo depende del oyente, como aquellos libros de Elige tu propia aventura: se puede clickear el rectángulo y escuchar la música original, o mover el ratón sobre la imagen para alterar lo que se escucha y se ve.

Este viernes a las 19:30 en el Centro Cultural de España (Rincón 629), Chino hará una presentación formal de 18 de Roxlo con entrada libre y, tratando de adaptar esa edición, tocará las siete piezas para que sean intervenidas tanto por músicos como por artistas allegados a la banda, que trabajarán en vivo.

"El disco es un llamado de atención total", asegura Sacco, consciente de la curiosidad que esto ha despertado.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Rareza.

La propuesta de Chino, que arrancó hace más de 10 años, es un misterio. La música tiene un concepto rock pero es una electrónica primitiva, que a partir de una masa densa de sonido y de la estructura de una canción pop, deconstruye para formar algo basado en la repetición y la monotonía. Es, considerando además que sus creadores son dos profesionales —Sacco es tallerista en educación formal y no formal, y Recto es psicólogo—, toda una rareza que, como si fuera poco, implementa como instrumento una chapa y un puñado de bulones (además de batería, bajo, voces, samples) como instrumento fundamental. Hasta podría parecer absurdo.

Pero en estudio y mucho más en vivo, Chino cautiva. Desde dónde, desde qué lugar, es difícil saberlo: pero atrapa, absorbe y gusta.

"Eso que decís lo hemos hablado con Martín", cuenta Sacco. "Se nos ha acercado gente después de los shows que nos dice: no entendí nada pero aluciné. ¿Y qué más se puede pedir? No es una propuesta donde sabés qué va a sonar, pero igual te hace la cabeza. Me parece fantástico".

En ese sentido, Recto asegura que también buscan, con ese planteo, hacer algo que respete al público, "al intelecto". "Estamos medio acostumbrados a que todo se haga rápido, y el otro es una persona a la que le pasan cosas, entonces está bueno estimular eso", explica. "Y sabemos que no es una propuesta fácil", acota Sacco, "pero la seguimos haciendo porque estamos convencidos. Va más allá de eso".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados