MÚSICA

Los éxitos de hoy adaptados a la plena uruguaya

El cantante Diego Salomé habla sobre su nuevo disco.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Camino: "Cuando quise acordar estaba sonando en las radios". Foto: G. Pérez

Aparenta menos de los veintilargos años que tiene (se lo dicen mucho), tiene un trabajo estable y es estudiante de Marketing, algo que se irá haciendo evidente en la charla. Pero esta conversación es por su otra faceta: la de cantante de música tropical, que viene desarrollando hace años y que lo encuentra como solista desde 2014. Junto a su banda La licuadora del sabor, y de la mano de Montevideo Music Group, acaba de sacar su tercer disco, Que no se note!, un latiguillo ya instalado.

La historia de Salomé como cantante arrancó en Géminis después de salir en Carnaval de las Promesas, y después siguió en Chocolate (en la época de "10 años más joven"), banda con la que supo lo que es ser tratado como una estrella: dice que cuando salían de gira al exterior, los esperaban en limusina y los alojaban en hoteles de lujo. "Llegó un momento en que no quería cantar más, la etapa de bailar y cantar en Chocolate me había aburrido, ya había conocido varios países y un día me levanté y dije: voy a grabar. Cuando quise acordar estaba sonando en las radios, armando una banda y sonando en los bailes", cuenta ahora que ya tiene dos videoclips que superan el millón de reproducciones en YouTube.

Los dos son de covers —"Una cerveza" es de los argentinos de Ráfaga y "Te vas" del reggaetonero Ozuna—, porque ese es el fuerte de su repertorio, como el de tantos otros de su estilo musical.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

"Mucha gente te critica porque hacés covers, pero en realidad tengo un disco con 16 temas en el que muchos son míos y no pasa nada. Y hacés un tema de otro que anda volando y con eso trabajás seis meses. La gente critica pero es lo que consume; si yo me pongo a hacer mis temas no trabajo", afirma, y reconoce que como su interés es trabajar y sonar en todos lados, elige la alternativa más "fácil".

El repertorio que se armó, que incluye desde temas de La Furia a Luciano Pereyra, le abrió las puertas del circuito de boliches en el interior, que es donde hoy trabaja más. "Hace poco toqué en Flores y había 3.000 personas que cantaban todos los temas, acá capaz sos uno más", admite.

Salomé dice que la plena le encanta "en el escenario", y reconoce que de a poco está encaminándose hacia otro espectro musical que por ahora plantea con pequeñas fusiones. "Sé que tengo un margen con el que puedo jugar y trato de ir por ese camino que es un poco particular y diferente al resto. Pero no pretendo hacer un cambio brusco tampoco, porque hay que atender lo que la gente quiere".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados