JESSE & JOY

"Éxito es hacer lo que nos gusta"

El 20 de septiembre el dúo vuelve a Uruguay con su nueva gira.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jesse & Joy. Foto: Marcelo Bonjour

El martes 20 de septiembre, Jesse & Joy vuelven a Montevideo para presentar su nuevo espectáculo Un besito más tour. Y la cita será en Gran Teatro Metro (todavía quedan entradas en Red UTS, desde 1.400 a 2.000 pesos). Los números de este dúo se cuentan por millones.

En esa categoría están las reproducciones de sus videos, su seguidores en Youtube y los likes en Facebook. Por encima de las cifras el dúo de hermanos, que acaba de cumplir 10 años de su primer disco, ha conquistado al público gracias a la mezcla de buenas letras y melodías, así como por una potente voz femenina. Con estos sencillos pero efectivos ingredientes, y al padrinazgo del grupo Sin Bandera en sus comienzos, conquistaron cinco Grammy Latino y una nominación a los Grammy por Mejor Álbum de pop latino por su ¿Con quien se queda el perro?.

Hijos de padre mexicano y madre estadounidense, los hermanos reconocen que el encuentro de culturas los ha ayudado a crear su identidad como músicos. "Por papá escuchábamos a Pedro Infante, Los Panchos y por mamá escuchábamos a Carole King y James Taylor", afirma Joy, quien se reconoce como una persona muy acelerada, por lo que prefiere para escuchar: jazz "del tranquilito". El venir de la misma familia los ayudó a mantener los pies sobre la tierra, dicen. "Papá y mamá desde chiquitos nos daban plomo en el cereal para mantener los pies en la tierra", reconoce entre risas el mayor de los hermanos Huerta-Uecke y quien lleva un pendiente en forma de guitarra en su oreja derecha. "No toda la gente tiene la bendición de subirse a un escenario, pasarla bien y decir que está trabajando", afirma su hermana Joy.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

—¿Empezaron cantando en una iglesia?

Jesse: Dicen que comenzamos en una Iglesia porque papá y mamá nos llevaban cada domingo y, obviamente después del servicio estaban los instrumentos al alcance. Y como niños chiquitos veíamos los instrumentos y nos queríamos acercar, sobre todo nosotros que siempre hubo música en casa. Siempre, siempre, por parte de nuestros padres y sus extremadamente distintos gustos musicales. Pero nuestra carrera no empezó en la Iglesia.

—Entonces, ¿dónde?

Joy: Cuando yo tenía 15 y Jesse 18 empezamos a componer nuestra música. Y era evidente para nuestro papá que la compartiéramos con alguien, pero su alcance era: "cántenla en la Iglesia", y Jesse y yo decíamos: "pero cómo, si decimos espacio sideral y Superman". Y nuestro padre nos decía, "pero hablan de amor y Dios es amor". Ahí no teníamos más argumentos para ir detrás de ello. Y cuando llegamos a cantar un par de las canciones en la Iglesia —un público super diferente, muy solemne, muy reservado—fue una de las mejores experiencias. Es de los públicos más difíciles y por fortuna de los que más nos dieron cariño. Después de eso, por fortuna, la vida, Dios o el destino nos encontró, nos puso en este camino y ahora festejamos 11 años de trayectoria.

—¿Es difícil trabajar entre hermanos?

Jesse: Es difícil incluso con amigos. Una banda como U2 o los Rolling Stones son ejemplos de que sí se puede hacer. Pero entre familia, hay momentos que dices: "lo conozco de chiquito, lo conozco toda mi vida, pero lo quiero matar". ¿No? Si vemos todo lo que podemos hacer juntos y lo comparamos con las cosas que podemos hacer separados y además comparamos el cariño que nos tenemos como amigos y socios, además de como hermanos, no hay razón para no trabajar juntos. Una vez nos dijo alguien que queremos mucho: "ustedes uno más uno no da igual a dos, ustedes son igual a cinco". Y tenía razón.

—¿Cómo los tomó el éxito?

Jesse: El éxito es algo relativo. Para nosotros, éxito es poder hacer lo que nos gusta. Cuando sacamos el primer disco no teníamos idea de nada y ahora no tenemos idea de muchas cosas, pero sí un poquito más de idea de cuando compusimos nuestra primera canción. Para el segundo disco, escribimos en la gira del primer disco. Así hicimos el tercero y estamos en constante búsqueda, no de nuestro sonido, sino de sorprendernos.

—¿Cuándo sintieron que eran famosos?

Joy: Es super raro lo que pasa cuando tu trabajo es público, porque las miradas comienzan a crecer. Llevamos haciendo esto desde que tengo 18 años y quieras o no, para mí es mi primer trabajo. Por fortuna siento que fueron los años suficientes para terminar de cocer esos valores que llevamos en casa y creo que uno se empieza a dar cuenta que es famoso cuando se acostumbra a las miradas. Cuando empezas de pronto la gente se voltea a verte, y te miras que no traigas el cierre abajo o que tengas algo en la cara o entre los dientes. Por fortuna hay países en los que llegamos y somos mundialmente desconocidos y lo apreciamos mucho, aunque también es bonito que la gente te reconozca por tu música.

—Tienen varias canciones con invitados, ¿con quién ha sido más lindo trabajar?

Jesse: Juan Luis Guerra, sin dudas. Ya nos habíamos tirado coqueteos y mensajes subliminales en entrevistas donde dijimos que nos gustaría hacer algo junto s. Cuando estábamos grabando el disco le mandamos un par de canciones para que elija. Entonces nos responde: "quiero hacer esa, la bachatita". Entonces nos miramos con Joy, "¿cuál bachatita?" "Esa, la del besito" dijo Juan Luis, entonces fuimos a Santo Domingo a grabar "Un besito más" con él.

—¿Cómo fue esa experiencia?

Jesse: Genial. Es una persona que de entrada transmite una paternidad y una energía especial. Su sencillez y cariño lo hacen enorme, además de su conocimiento musical. Uno lo conoce como el Maestro Juan Luis Guerra, pero no es hasta que uno se sienta enfrente con una guitarra, que te da una cátedra que dices. Y es por eso le dicen maestro.

—Las canciones de Jesse y Joy tienen millones de reproducciones. ¿Les genera presión ese conteo constante?

Joy: Por un lado es un tipo de presión y por otro, no. Porque al final de cuentas mentiría si dijera que no nos importaría si no fuera relevante cuando a la casa disquera quiere que haya números. Para nosotros significa que la gente nos está viendo.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

—Es un dato tangible...

Joy: Sí. En teoría podría no importarte, pero desafortunadamente hay algo detrás que dice "¡Ah!, esto funciona". Además es bonito mirar la cantidad de reproducciones y alegrarte.

Jesse: La manera de medir los números han cambiado, pero las referencias palpables están ahí. No te miento, la música la hacemos porque la sentimos así y nunca sacaríamos algo que no nos gustase primero si no nos erizó la piel. Eso es algo que no sabemos cómo explicar, simplemente nos eriza la piel. Ese es nuestro mejor termómetro.

—¿Son perfeccionistas?

Joy: Obsesivos diría yo.

Jesse: Pero podemos canalizarlo con nuestra música.

—¿Qué música suelen escuchar?

Joy: A mí me gusta meterme en las plataformas como Spotify donde se hace streaming, donde puedes navegar según tus estados de ánimo. Me gusta el jazz, pero el tranquilito, porque de por sí soy acelerada. Me gusta Sarah McLachlan, me gusta mucho Coldplay, fui la más feliz cuando The Corrs se reencontraron en un disco y ahora estoy obsesionada con Mercedes Sosa. Me parece muy interesante y me encanta su música.

Componen en la ruta y "entre gira y gira".

"Componemos normalmente entre gira y gira, porque creo que la misma música nos inspira", dice Joy, la menor de los hermanos. También reconoce que en su visita de 2014, ya estaban escribiendo las canciones del nuevo disco que en esta ocasión vienen a presentar. "Hay veces que no tenemos mucho tiempo pero tenemos una idea y la empezamos a trabajar y, en el caso de Un besito más, teníamos una canción que habíamos empezado a trabajar en Chile, vinimos para Uruguay y en un ratito que tuvimos libre, la terminamos de escribir", agrega Jesse. "Lo mismo hicimos con Ay doctor. Y ahora seguimos escribiendo para el nuevo disco". La ansiedad por mostrar su nuevo material por momentos los consume, reconocen, ya que el público tiene que esperar mucho tiempo para escucharlo.

TRES CANCIONES DE JESSE & JOY.

¡Corre! - 2011.

El segundo sencillo de su tercer álbum se convirtió en uno de los temas más conocidos de este dueto. Llegó al primer puesto en varios países y ganó el Grammy Latino por Canción del año y grabación del año.

No soy una de esas - 2015.

La voz rasposa de Alejandro Sanz combina a la perfección con la melódica voz de Joy en esta canción. En el video (que tiene más de 96 millones de reproducciones) Sanz intenta seducir a Joy, claro que sin lograrlo.

Dueles - 2016.

Una balada potente con una letra poética. Una canción sobre el final de una relación y del dolor por lo perdido. "Muestro paraíso nos dejo y ahora tu recuerdo me hace sombra al corazón", dice en el estribillo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)