entrevista

La ex RBD que sigue rebelde

Con entusiasmo, está promocionando Origen, un disco enteramente decidido por ella

Dulce María
Dulce María

A Dulce María, el público del Sur la conoció como Roberta Pardo. Con mechas rojas y otras rubias, y después un pelirrojo intenso, era una versión bastante más estridente de Marizza Spirito en la adaptación mexicana de la Rebelde Way de Cris Morena, que allá se llamó solo Rebelde (ahí también se hizo famoso Diego Boneta, el Luis Miguel de Netflix).

De Rebelde nació RBD, una banda juvenil que traspasó la pantalla y convirtió a sus seis integrantes en un éxito a nivel mundial, con giras que incluían desde Estados Unidos a Rumania. Un fenómeno teen que duró dos años más que la novela, hasta que los chicos quisieron seguir por sus propios caminos.

Dulce María estaba ahí, y aunque en la vida real es bastante más dulce que su personaje, hay algo que comparte con Roberta Pardo: su rebeldía.

Porque ahora, y después de 9 años de carrera solista, la cantante de 32 años decidió que quería darle una vuelta de tuerca a su música, que ya no estaba solo para obedecer a la industria, y que podía tomar sus propias decisiones.

“Llega un punto en el que la sociedad y todo el mundo te está presionando para que cumplas con las expectativas de toda la gente y terminás por abandonar tus ideas y tus sueños”, dice Dulce María en entrevista con El País. Con ese temor y buscando entusiasmo, emprendió el proyecto de su nuevo álbum, Origen, que lanzará oficialmente el 5 de octubre.

Se inspiró en sus historias y tomó canciones que ha compuesto a lo largo de los años. “Lo que yo quería, desde siempre, era cantar mis canciones”, recalca.

Así, lo que busca es ser congruente con un mensaje que da a sus fanáticos desde que tiene memoria. Dulce María ya no quiere acatar, quiere decidir, hacer que se escuche su voz, y eso, para ella, es volver a su origen, a esos ideales juveniles que no estaban del todo perdidos.

Sabe que es tomar un riesgo, salirse un poco de lo establecido y que tiene sus consecuencias, “buenas y a veces no tan buenas”. Pero, dice, está dispuesta a defender lo que está haciendo.

Entonces, buscando encontrar a la Dulce María que la llevó por el camino en el que está, la cantante armó el que, dice, ha sido su material más auténtico, y aunque todavía hay que esperar para conocer el álbum -pronto saldrá “Lo que ves es lo que soy”, el adelanto- sí podemos saber que lo que esté ahí es lo que ella realmente quiso decir. Será, al final de cuentas, el resultado de una Dulce María libre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º