En vivo

Se estrena "Hipernova", una ópera uruguaya en la galaxia y con electrónica

Púlsar presenta Hipernova, desde hoy en el Teatro Solís

Sebastián Pereira y Juanita Fernández, productores y directores artísticos de Púlsar
Sebastián Pereira y Juanita Fernández, de Púlsar. Foto: Francisco Flores

Con Púlsar, conciertos contemporáneos, Juanita Fernández y Sebastián Pereira, productores y directores artísticos del proyecto, buscan difundir, elevar y acercar la música del siglo XX y XXI, el sonido experimental y actual que usa tanto instrumentos clásicos como innovadores en sus formas.

“Hay movidas, muy underground, de improvisación libre, con máquinas, sin máquinas. Hay mucha electrónica metida, como parte del desarrollo tecnológico de esta era. Pero creo que Púlsar permite que la música experimental se muestra en un contexto ‘más elegante’, si se quiere, y parece más importante”, explica Fernández sobre el colectivo que se presenta en el Teatro Solís desde 2016.

Esta vez, lo que tienen para mostrarle al público es "Hipernova", ópera contemporánea. Será hoy, mañana y pasado, a las 21.00, en la Zavala Muniz, con 11 músicos en escena; habrá cuerdas, vientos, metales, percusión, seis coristas y tres solistas.

Hipernova fue compuesta por encargo por el uruguayo Iván Fernández. “Iván ya había compuesto algunos ensayos de pequeñas operetas, agregando cantantes a contar historias, ya había coqueteado con pseudo canciones instrumentadas”, cuenta la productora. Esta vez se animó a construir una obra mayor, con una historia humana, pero enmarcada en un contexto de ciencia ficción, un género al que el compositor de 42 años es bastante aficionado.

Pereira detalla que “casualmente 'hipernova' y 'púlsar' son elementos astronómicos reales”, y ambos con un funcionamiento parecido. Explica, además, que la trama de la ópera ocurre justamente ahí, en el espacio: ver cómo sobrelleva el protagonista, X, la inminente explosión de una estrella que generará una catástrofe a su alrededor. Decisiones que bien se podrían dar en la tierra, pero que juegan en un universo ficcional fantástico.

Desde la puesta en escena, lo estático del escenario lo contrarrestan con las luces y hologramas, que ayudan en esa atmósfera, también todo ocurrirá en una nave espacial. “Tiene sus riesgos. Al no contar con los artilugios convencionales, hay que sostener expresivamente mucha cosa”, señala Juanita Fernández. Desde lo sonoro, también habrá elementos de electroacústica y un proceso de sonido en vivo que permitirá la estética cósmica que enmarque la obra.

Para Fernández y Pereira, que trabajan desde hace años con la música experimental, lo innovador acá también está a nivel de montaje: es una producción independiente, con sus dificultades técnicas. Y a nivel estético también hay experimento, ya que dos de las cantantes cantan a sobrevibrato, distinto a lo operístico. Para ellos es todo un desarrollo expresivo nuevo y les gusta lo que han logrado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)