HISTORIA DE UNA CANCIÓN

"Si esto es un hit, salgo a correr desnudo": La historia de "Africa", el mayor éxito de Toto

Editada en 1982, "Africa" se convirtió en el mayor éxito de la banda estadounidense Toto. Sin embargo, estuvo a punto de no ver la luz. Esta es su historia.

Toto en 1982. Foto: Difusión.
Toto en 1982. Foto: Difusión.

"Día 174 escuchando ‘Africa’, de Toto, todos los días durante una década”, escribió un usuario de YouTube en el videoclip del éxito más memorable del grupo estadounidense. Basta con sumergirse en los comentarios para comprobar que ese espacio se convirtió en su bitácora y que hay toda una comunidad virtual que celebra que cada día está más cerca de cumplir su objetivo. Pero hay más. “Cuando llegue el 2070 esta canción seguirá apareciendo en mi cabeza de la nada”, dice otro comentario. “Este tema está tan bueno que le pusieron su nombre a todo un continente”, escribió otro.

El fenómeno de “Africa”, editada en 1982, es uno de los más llamativos de los últimos años. Es un caso idéntico al de “Never Gonna Give You Up”, de Rick Astley, que en 2007 volvió a sonar en todo el mundo gracias al impulso de internet. El sonido de su sintetizador y la pinta de los músicos es material de unos cuantos memes. Protagoniza cada revival de aquellos años, mantiene su presencia en la radio y hasta es parte de una instalación artística en el desierto de Namibia que la quiere hacer sonar hasta el final de los tiempos para —como dice la letra— “bendecir las lluvias de África”.

Al igual que aquel clásico de Astley, el revival de “Africa” está alentado por el consumo irónico. Es que la canción reúne todos esos clichés que habitan en el inconsciente colectivo cuando se piensa en la música de los ochenta: un riff de sintetizador que emula a una sección de vientos que quedó atrapada en 1982, una batería que suena a latigazo y un estribillo tan explosivo como pegadizo que roza el falsette. Y si a eso se le agrega el videoclip, que muestra algunas tomas bizarras del grupo tocando sobre una enciclopedia de África, el combo es perfecto. Tiene todo para ser un meme y por eso se la ha parodiado en series como Padre de Familia, Chuck y South Park, y hasta en el programa de Jimmy Fallon. 

Pero, más allá de eso, “Africa” es una gran canción. Es un clásico de La Noche de la Nostalgia y es uno de esos éxitos que uno canta por debajo del tapabocas cuando suena en la fila del supermercado. Tal vez sea por la marimba o las congas que suenan al comienzo, o por los coros de Steve Lukather y Bobby Kimball que completan el estribillo, pero “Africa” atrapa enseguida.

Y eso es exactamente lo que le pasó a David Paich cuando la compuso. Era una tarde de principios de los ochenta y, mientras estaba probando los efectos de un sintetizador Yamaha CS-80 que le habían regalado, se topó con el famoso riff inicial del tema. “¡Un momento! Soy talentoso pero no tanto... Acá está pasando algo”, recordó años después. Sabía que había encontrado un sonido único. En cuestión de minutos, y “como si Dios me la estuviera dictando”, terminó la estructura del que sería el único número uno del grupo en Estados Unidos.

Pero no se la presentó al resto de la banda, que en ese momento trabajaba en Toto IV, el disco que les daría seis premios Grammy —incluyendo el de álbum del año y grabación del año por “Rosanna”, su otro gran éxito— y los consagraría como uno de los grupos más populares de 1982. Paich pasó seis meses perfeccionando la letra, que retrata la historia de un hombre que llega a África y que debe tomar una decisión sobre una chica que conoce. “Está enamorado del continente, pero debe irse si decide a estar con ella”, explicó Paich años después.

¿Por qué África es el escenario de la canción? Resulta que el tecladista había visto unos cuantos documentales sobre la vida en el continente y además leía mucho la revista de la National Geographic. “Se ve que algo de todo eso me quedó”, le comentó a The Guardian en 2018.

Pero no solo eso. El músico, que se formó en colegios católicos de Los Ángeles, se inspiró en la vida de profesores que se radicaron en África para hacer misiones religiosas. “Siempre quise ir allá. Así que cuando surgió la letra imaginé a un activista social que se enamora de su trabajo y de hacer el bien. Pero también de una persona real. Y por eso tiene que elegir entre seguir haciéndolo o tener una familia”.

Cuando terminó la letra y completó el riff inicial con un efecto de sintetizador que emulaba a una kalimba, se la presentó al resto de la banda. Hubo un largo silencio. “Si esto es un hit, salgo a correr desnudo por Hollywood Boulevard”, lanzó Lukather. “Pensé que la canción tenía una melodía pegadiza, pero cuando escuché la letra dije:‘David, ¿África?¿Me estás jodiendo? Somos del norte de Hollywood, ¿de qué estás escribiendo? ¿‘Bendigo las lluvias de África’? ¿Te pensás que sos Jesús?”, relató el guitarrista a The Guardian.

La canción era todo lo contrario al rock pesado de “Hold the Line”, su primer gran éxito; ni al sonido agresivo de Toto IV. “Pensábamos que era la peor canción de las que teníamos para grabar en ese momento. No encajaba y la letra no tenía sentido”, le reveló el cantante Bobby Kimball al sitio Rock Eyez. “Si no hubiera sido por un ejecutivo de Columbia, nuestra discográfica, que la escuchó y nos insistió para que la incluyéramos, quizás nunca hubiese visto la luz”.

“Africa” se editó como tercer sencillo del álbum y fue un hit inmediato: llegó al número uno de Estados Unidos y fue cinco veces disco de platino. Unos cuantos años después revivió gracias a internet y llevó a la música de Toto a una nueva generación.

“Al final nunca salí a correr desnudo por Hollywood Boulevard”, dijo Lukather. “Algún día tendré que hacerlo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados