HÉCTOR CASTILLO

"Hacer esto es trabajar, y duro"

El productor del nuevo disco de No Te Va Gustar habla de la banda, de Bowie, Cerati y más.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Héctor Castillo. Foto: Darwin Borrelli

Sirvió café y sacó la basura en el estudio neoyorquino de Philip Glass —uno de los grandes compositores estadounidenses del siglo XX—, donde terminó siendo el ingeniero principal con la libertad de innovar en la grabación de orquestas y de codearse con figuras de la talla de David Bowie, Lou Reed, Bjork o Suzanne Vega.

Su asombroso currículum incluye Grammys por su trabajo con Gustavo Cerati; grabaciones en Australia, China, Japón y con refugiados sirios en el Líbano; y otra cantidad enorme (entre las actuales, tiene un proyecto electrónico con Didi Gutman y está mezclando el disco nuevo de Natalia Lafourcade). La presentación de Héctor Castillo, ingeniero de sonido y productor venezolano de 45 años (radicado en Nueva York desde hace 20), viene al caso porque ahora es el responsable de la nueva producción discográfica de No Te Va Gustar, de la que ya se conocen dos adelantos: "Prendido fuego" y "Para cuando me muera", lanzado ayer.

En el estudio de grabación de la banda en Montevideo, Castillo le cuenta a El País que conoció al mánager de No Te Va Gustar en un festival en Estados Unidos y que luego la conexión se terminó de hacer a través de Pop Art, el sello argentino que edita al grupo allá. Dice que está entusiasmado con este proyecto porque puede hablar en español —"Yo pienso en inglés, incluso ahorita me cuesta conseguir ciertas palabras", confiesa aunque no se note— y porque musicalmente la propuesta de los No Te Va Gustar también le atrae. "Me gusta cuando el rock en español suena bien porque no es fácil", afirma Castillo, quien encontró en los uruguayos un sonido que lo convence.

"Te diría que soy productor, ingeniero y músico", dice, "pero soy fan de la música. Cuando dejas de ser fan, todo se empieza a apagar".

Si no puede ver el video, haga click aquí.

—¿Cómo estás viviendo la experiencia de trabajo con NTVG?

—Todos hablamos en español y yo el 95 por ciento de lo que hago es en inglés, así que por ahí ya íbamos ganando. Y sabía que la banda moviliza a mucha gente, me encanta la historia de que sean uruguayos pero la rompan en Argentina, y cuando trabajamos juntos amé su ética de trabajo. Porque hacer esto es trabajar, y trabajar duro. Y me gusta que son una familia, una banda grande, que son muy unidos. Me gusta trabajar con gente inteligente.

—"Prendido fuego" fue el primer tema que hicieron juntos. ¿Sobre qué premisas se movieron?

—El trabajo del productor es ayudar al artista a expresar sus ideas, porque a veces el artista viene del proceso de producción y tiró muchos colores en el lienzo, pero eso puede opacar la imagen. Uno trata de decantar esa información.

—Igualmente se nota un cambio en el sonido, como si hubiera muchos No Te Va Gustar.

—Creo que eso estaba en la naturaleza de la composición. Mi trabajo fue ir dosificando todo para que terminara en una cosa explosiva, que va cambiando de tempo.

—Como productor, ¿con qué desafío te estás encontrando acá?

—Todos los proyectos son un desafío, pero lo que puede ser un desafío creo que juega a favor. Que sean tantos integrantes, que haya espacio para que todo el mundo se pueda expresar. A mí me gusta estar rodeado de gente con ideas, y las quiero escuchar todas. Y está buenísimo, eso me encanta. Están todos presentes todo el tiempo.

—¿Cómo te vinculás a los uruguayismos en el sonido de la banda?

—Gran parte lo detecto en el fraseo de la voz, que tiene esa cosa sureña, medio tanguera. Lo adopto como es, no hago ningún intento de cambiar ese tipo de gestos musicales. Quizás sí busco modernizarlos un poco, me gusta trabajar siempre con un pie en el presente y un pie en el pasado. No me gustan los discos que se apoyan mucho en la tecnología porque quedan fechados muy rápido. Me gustan las cosas hasta en cierto modo eclécticas.

—¿Qué recursos están usando para este disco?

—Estamos buscando un poquito más de agresividad en algunas cosas, por la naturaleza de las canciones, pero es muy variado.

—¿Qué crees que le vas a aportar a No Te Va Gustar?

—Quiero que la experiencia sea buena, que no queden fatigados. A veces el proceso de grabación es largo, te puedes cuestionar muchas cosas en el camino, pero quiero que no se produzcan frustraciones. Y me gustaría que el disco cruzara más fronteras, que la banda se conociera más en el norte, se plante bien plantada.

—Trabajaste con los Cadillacs en su último disco. ¿Qué te dejó?

—Me dejó grandes amistades, porque yo a Gaby (Vicentico) y a Flavio (Cianciarulo) los conocía de pasada. Fue muy divertido porque hubo libertad total; ellos sentían que tenían que reinventarse a todo nivel, y lo admiro.

—Como productor, ¿también tratás de reinventarte?

—Bueno, a mí me gusta ponerme en situaciones donde los pies apenas están tocando el piso. Si estoy muy cómodo siento que estoy repitiendo ciertos patrones. Cuando hablamos de hacer el disco de No Te Va Gustar, había una posibilidad de grabarlo en un estudio grande en Buenos Aires, y yo les dije que lo hiciéramos acá, en su sala. Eso me saca de mi zona de confort, pero ellos están en su lugar, en su casa.

—Dijiste que disfrutás de trabajar con gente inteligente y supongo que Gustavo Cerati habrá sido un gran compañero en ese sentido.

—Brillante, Gustavo era brillante. Hay mucha emoción ligada ahí porque fue un gran amigo, y su partida prematura fue un piñazo en los huevos. Además esos discos salieron de manera muy fluida, éramos los dos rebotando ideas todo el tiempo, y no importaba lo absurdo de la idea: lo intentábamos. Nos retábamos a ver a quién se le ocurría lo más loco.

—¿Y cómo fue con Bowie?

—Yo creo que la gente no lo visualiza así, pero David era muy, muy gracioso. Un humor que cortaba cabezas muy rápido, pero siempre un cague de risa. Con él era todo un placer, hasta cuando las cosas salían mal. Y me di cuenta que uno puede cagarse de la risa de todo, ¿por qué no? Fue una buena lección que me dejó.

—¿Lou Reed era lo contrario?

—¡Era todo un drama! Tan inteligente, con una capacidad de expresarse muy grande; excéntrico.

—¿Qué lugar ocupa la intuición en tu trabajo?

—Es todo. Cada vez trato de sacar más la cabeza del proceso, por eso me gusta escuchar y probar todas las ideas que hay antes de poner mucho raciocinio.

—¿Y la libertad?

—Ahí volvemos al lado humano, tienes que integrarte bien dentro del grupo para que se sienta natural. Con No Te Va Gustar ya estamos integrados, yo estoy hablando medio uruguayo y ellos están hablando venezolano.

Un álbum en camino que tiene Nuevo adelanto.

El disco de NTVG saldrá este año, aunque todavía no hay fecha definida, y cuenta con invitados como Steve Berlin de Los Lobos, y Daniel Suárez y Germán Sbarbati de Bersuit. Castillo lo produjo y se encargará de la mezcla, y dice que será un poco más oscuro pero porque así lo exige la composición. Eso se deja ver en el sonido "Para cuando me muera" (el otro corte es "Prendido fuego"), una canción pop un poco más agresiva.

TRES TRABAJOS DEL VENEZOLANO.

Heathen - Disco de David Bowie / 2002.

Castillo fue el ingeniero de sonido y el responsable de la mezcla del disco que devolvió a David Bowie a lo más alto del mercado estadounidense desde Tonight, su disco de 1984 (gracias a las buenas críticas y buenas ventas). Heathen, producido por Tony Visconti, vino después de Toy, un álbum grabado en 2000 y que nunca fue lanzado oficialmente, en el que el venezolano también trabajó como ingeniero.

The Raven - Disco de Lou Reed / 2003

Lou Reed quiso hacer un álbum conceptual basado en los cuentos de Edgar Allan Poe, y terminó dándole forma a The Raven, en el que también incluyó una nueva versión de "Perfect Day". Castillo trabajó como ingeniero con el ex Velvet Underground, una tarea que repetiría cuatro años después en el Hudson River Wind Meditations, un disco de Reed de música para meditar que también mezcló.

Fuerza natural - Disco de Gustavo Cerati / 2009.

Castillo coprodujo el último disco solista de Gustavo Cerati (también ofició de ingeniero y de responsable de la mezcla de sonido), algo que ya había hecho en el trabajo anterior, Ahí vamos. Por esta colaboración con el cantante de Soda Stereo, Castillo terminó cosechando cuatro premios Grammy Latinos, una marca importante en una carrera prolífica y a la vez muy variada en estilos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)