crítica: mediterráneo da capo

Un estadio flamante para un viejo amigo del público uruguayo

El cantautor catalán volvió a probar su eficacia, ahora ante el público de Antel Arena

Joan Manuel Serrat
Joan Manuel Serrat en Antel Arena. Foto: Leonardo Mainé

El concierto de Serrat el sábado último en Antel Arena tiene dos aspectos bien distintos: el show en sí, y el flamante edificio como centro de espectáculos.

Antel Arena, en cuanto a su estética, luce más atractivo desde afuera, de noche e iluminado, que desde adentro. Desde el punto de vista estético, es un edificio funcional, de un estilo bastante neutro y de un lenguaje arquitectónico muy internacional, tan usado hoy en día. Así, recién inaugurado, quizá le esté faltando más carácter en la decoración, más arte.

Como sala de espectáculos, para un concierto como el de Serrat, el punto más débil fue la zona de la platea, dado que fue armada con sillas (sin apoyabrazos), sin brindar una comodidad acorde al precio de la entrada. Y sobre todo, la falta de gradería en la platea, hace que en ocasiones la visibilidad no sea buena. Seguramente para un show de otro tipo, algo rockero, para bailar o ver de pie desde el campo, el estadio sea más adecuado.

De todos modos, evidentemente es un avance contar con un edificio techado, de tanta capacidad. Una de las cosas buenas que tiene es que en las tribunas hay espacios abiertos, que evitan la sensación de encierro. En general, el uso del espacio parece adecuado, y las zonas de tránsito son cómodas. Creo que en el exterior le faltó algo de señalización, y en el entorno del edificio todavía hay que seguir trabajando.

El show de Serrat, por su parte, tuvo todos los ingredientes para seducir a una audiencia, en general de gente adulta, que evidentemente ya estaba entregada de antemano por ser seguidores del artista desde décadas. El cantautor reapareció con su elegancia en escena, y habló bastante entre las canciones. Mediterráneo da capo recorre los éxitos del disco Mediterráneo, de 1971, que el músico y compositor presenta contando un jugoso anecdotario. A la belleza de cada canción en sí, se sumó el encanto de la evocación de cómo fueron creadas, en qué circunstancias. 

Visualmente fue un show de despliegue mediano, con proyecciones que subrayaban los climas, y una buena orquesta que se manejó dócilmente. Entre los muchos momentos entrañables, Serrat recordó con cariño al viejo Cilindro Municipal, admitiendo que “no era un de los mejores lugares para hacer música”. 

El artista volvió a demostrar su enorme capacidad para manejar al público, pasando por todas las emociones. Obviamente no faltó el compromiso político, ni el ecologista, ni el de género, puesto que la evocación fue matizada con una mirada al presente y al futuro. Tampoco faltaron las reflexiones filológicas, y los toques de humor, que el público festejó sin escatimar aplausos.

ficha

Mediterráneo da capo

Músicos: Joan Manuel Serrat acompañado por orquesta, interpretando las canciones de su histórico disco Mediterráneo, de 1971, junto a otros éxitos de su repertorio. Dónde: Antel Arena. Cuándo: fue el sábado 17 de noviembre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)