Juanse presenta hoy en La Trastienda Pappo X Juanse

Espíritu del rock que se materializa

Fueron amigos, colegas, bastiones de la rama más clásica del rock argentino, cómplices. Familia, de alguna manera. Entonces, el disco que Juan Sebastián Gutiérrez editó el año pasado versionando 14 canciones de Norberto Napolitano no es un tributo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Pappo también era bastante místico", dice Juanse, quien lo acompañó a su carrera. Foto: D.Borrelli.

BELÉN FOURMENT

Mucha de esa historia que Juanse canta en Pappo X Juanse (Montevideo Music Group, 2014) tiene que ver directamente con él, con su trabajo como artista o productor. "Blues local", "Tomé demasiado" y la mismísima "Ruta 66" tienen como origen, por ejemplo, un disco inédito pero existente hecho entre los dos y llamado Juanito y el Carposaurio.

De la historia musical del "Carpo", a Juanse no se le escapa nada. En diálogo con El País cuenta sobre cómo descubrió, entre los casetes que Pappo le llevó un día "en una caja de botas", al blusero americano John Lee Hooker haciendo "People dont care". "Era inconfundible, era John Lee Hooker con él. ¿Te imaginás? Terminé mezclando a la banda de John Lee Hooker con Pappo", comenta.

Con esos ribetes casi surrealistas tendrá miles de anécdotas; se desprenden de una sonrisa constante que no disimula una cantidad de recuerdos que guarda. "Estábamos por hacer con Ratones en 1992 el estadio de Vélez, y por una circunstancia absolutamente fortuita surgió la posibilidad de traer a Keith Richards. Antes de la prueba de sonido lo fui a buscar al taller, él estaba debajo de un auto y le digo: andá a cambiarte que nos vamos a tocar con Richards a Vélez. Cuando terminé de decir eso quedaron las herramientas en el aire".

El nombre de Pappo siempre estuvo ligado a los máximos exponentes del rock mundial. "Él cobraba el adelanto de un disco y se iba a Inglaterra a tocar con Al Green y Jimmy Page", afirma Juanse, quien supo acompañarlo en un escenario junto al ex Rolling Stones Mick Taylor.

Juanse y Pappo se conocieron de casualidad, cuando este último fue a buscar a una "prima postiza" del primero. Juanse tenía "nueve o 10 años". El reencuentro se dio en su plena adolescencia, en casa de Berugo Carámbula, donde Napolitano quedó prendado por el don de Gabriel Carámbula (guitarrista líder en Pappo X Juanse) para el instrumento. "Zapamos, nos dijo: vengan un día a casa, y al otro día fuimos. Estábamos como locos", recuerda.

"Empezamos a frecuentarnos, nuestras carreras se iniciaron, nos reencontramos musicalmente y después no nos separamos más. Estuvimos hasta el último tiempo juntos", cuenta Juanse, a quien a veces se le da por imitar su tono de voz y realmente impresiona.

El presente de Juanse es, de público conocimiento, bastante distinto al de aquellos años de ruta con Pappo, con quien llegaban a una pizzería, hablaban con el dueño y le decían: "hoy tocamos". Hoy, dice, toca sólo cuando trabaja, y podría dejar de hacerlo si tuviera que. Viene de trabajar con Dani Martin y Palito Ortega, y tiene "muchas" canciones nuevas propias.

"La noche y todo lo que hacíamos era un condimento; nosotros vivíamos para tocar. Y nosotros cuando no teníamos nada que hacer no íbamos a leer o a drogarnos; primero tocábamos", repasa y sigue: "¿Para qué vivo ahora? No lo sé. Toco. Me gusta ensayar, tocar, producir. Obviamente no estoy en el nivel de éxtasis en el que permanecí tanto tiempo".

Alejado de las drogas y acercado a la religión (lleva una cadena con una cruz y la cara de Jesús sobre su remera verde con el logo de Converse, muy adolescente), Dios está "siempre en primer lugar". Es a partir de la buena relación que logra con Él, explica, que hace todo lo demás. Quizás este tributo a Pappo también tenga que ver con eso, porque para muchos su figura es la de un dios.

"Éramos muy parecidos, distintísimos, pero nos gustaba lo mismo a nivel musical. Nos gustaba comer lo mismo, los autos, y él también era bastante místico", recuerda Juanse, que hoy lo revivirá sobre el escenario de La Trastienda. "Dejó una ausencia muy grande pero yo no lo extraño: yo lo siento. Tengo su presencia", asegura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados