MÚSICA

Un espacio físico y también emocional

Fabián Marquisio habla de su nuevo disco, El cuarto.

Fabián Marquisio
Fabián Marquisio. Foto: Difusión

Su disco Villazul, música para crecer fue doble platino por sus ventas, y eso es apenas una muestra del alcance impensado que tuvo. Por eso Fabián Marquisio, que compuso esas canciones intentando ayudar a su hijo Antonio, diagnosticado con Trastorno del Espectro Autista, quedó asociado a la música para niños: tanto que a sus otros conciertos, los que da hace años y años desde su rol de cantautor, los han presentado como “Marquisio para adultos”.

En plena gira por el interior para mostrar su nuevo álbum “para adultos”, El cuarto, Marquisio cuenta esto entre risas y repasa la seguidilla de conciertos que, durante los fines de semana de setiembre y octubre, lo está llevando a varios rincones del país. El cierre de todo el tour será el 30 de octubre en la Sala Hugo Balzo del Auditorio del Sodre (entradas en venta próximamente), con la banda que conforman Martín Muguerza en batería, Pablo “Moyi” Figueira en bajo y Walter “Nego” Haedo en percusiones.

Fabián Marquisio
"Tengo la luna" del disco "El cuarto" de Fabián Marquisio

Este disco conserva la fuerza del sonido de Marquisio, aunque recorre en lo sonoro y lo letrístico aspectos más íntimos, sin dejar de lado la crítica y una mirada que es extensiva al continente. “Eso siempre va a estar”, explica el músico y agrega: “yo soy muy crudo para componer. No compongo para algo: solo compongo”.

“Es un disco muy divertido, muy alegre para tocar en vivo entonces se hace atractivo”, señala Marquisio, que venía tocando varias de estas canciones hace un tiempo largo.

El cuarto parece hablar de cosas muy personales.

—Sí. Siempre fui muy mochielro, y el compositor siempre compone sobre lo que vive. Siempre mis canciones hablaban mucho de América Latina, de situaciones sociales, pero este es más sobre la vida de ser padre, más íntimo. Por eso también se llama El cuarto, que es el lugar donde uno se refugia.

—Pero las referencias son a un lugar físico pero también a la familia y a las personas funcionando como lugares.

—Claro, eso de echar raíces y quemar las naves. Yo siento que El cuarto cierra una trilogía que conforman América feliz y Música de mar. América feliz es el disco de un mochilero que está de viaje, Música de mar es el disco del mochilero que se radica con su pareja frente al mar pero sigue siendo hippie, y El cuarto es el disco del tipo que ya tiene su familia, es la evolución de una persona de los 20 a los 40 años. Lo siento así y estéticamente traté que fuera así, es un disco no tan rimbombante sino más bien de cositas chiquitas.

"'El cuarto' es el disco del tipo que ya tiene su familia, es la evolución de una persona de los 20 a los 40 años"

Fabián Marquisio
Fabián MarquisioMúsico

—Y en lo musical vas por todos lados: hay cosas bien latinas, murga, canciones chiquitas. ¿Es un poco lo que vos sos?

—Totalmente. Eso es un problema enorme que tengo porque hay un festival de folclore y no entro porque no es folclore, hay un festival de murga pero no soy murguero, hay algo de rock pero no me invitan porque no soy rock. Es un defecto de haber sido músico de muchas cosas que obviamente te influencian, y nunca me gustó encasillarme porque a la música siempre la vi como un global, como un lenguaje. A la vez eso refiere mucho a los músicos uruguayos, porque si vos te ponés a analizar los discos de Jaime Roos o Fernando Cabrera, ¿qué es? Es todo, pero todo pasa a través de los filtros de ellos mismos. Yo lo defiendo a ultranza eso, está bueno que sea así.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)