Música

Ese toque de distinción y finura

El cuarto festival "La escena vocal "presentó como última intérprete extranjera invitada a la soprano rusa Yana Ivanilova quien fue acompañada por su compatriota la pianista Elena Khan.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Excelencia: la voz de Ivanilova y el piano de Elena Khan.

El programa estuvo compuesto por lieder rusos, la mayoría en primera audición para nuestro país. En el pasado en el ámbito nacional las sopranos Natalia Zimarioff y Socorrito Villegas fueron dos importantes referentes en lo que atañe a la interpretación de la canción rusa.

El recital de Ivanilova constituyó, por todos conceptos, una sesión artística de elevada jerarquía. La selección misma del programa, así como su ordenación, permitieron mantener vivo el interés del público ávido por conocer obras no frecuentadas. Ivanilova posee una capacidad de ductilidad admirable, puesto que puede abarcar prácticamente todos los estilos, a los cuales sirve con una voz delicada, siempre suave y bien modulada, aunque de gran volumen cuando la necesidad expresiva lo requiere. Su técnica respiratoria es por demás correcta permitiéndole una dicción silábica muy clara y una entonación siempre justa, dentro de un registro relativamente amplio.

Las obras que mostraron más sus sentimientos histriónicos fueron las de Gurilióv y la españolísima "Estoy aquí, Inesilla" de Glinka. Pero donde su expresividad tuvo el punto más alto de la velada fue en la magnífica versión de "Aguas primaverales" de Rachmaninoff. Esta exquisita artista confiere a todas las obras un especial encanto que procede sin duda de su forma natural de cantar sin recurrir jamás a los infaltables efectismos. Por su parte la pianista Elena Khan se desempeño eficazmente como acompañante manteniendo siempre la unidad emocional y el equilibrio sonoro, dentro de las obras interpretadas.

El público reconoció con sus numerosos aplausos a las distinguidas artistas obligándolas a repetir como bises "La Lila" y "Aguas primaverales" de Rachmaninoff . Este concierto de cámara constituyó sin lugar a dudas una verdadera velada de arte, en la cual estuvo siempre presente ese toque de distinción y finura.

La escena vocal.

Recital de la soprano Yana Ivanilova acompañada al piano por Elena Khan. Programa: Lieder de Tchaikovsky, Taneyed, Medtner, Rimsky–Korsakov, Rachmaninoff, Gurilióv, Varlamoff, Dargomyshsky y Glinka.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados