MÚSICA

Erotismo y desgarro en el Auditorio

Crítica del espectáculo del cantaor español Miguel Poveda, en el Auditorio del Sodre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Miguel Poveda. Foto: Alejandro Perischetti

El cante flamenco despierta en Uruguay más pasión de la que de antemano se podría suponer. Y más aún cuando sube al escenario un artista como el catalán Miguel Poveda, quien el jueves último agitó la platea del Auditorio del Sodre, lamentablemente no tan llena como se hubiera querido. Seguramente el precio de las entradas conspiró para que más espectadores pudieran aplaudir este gran show.

Poveda es un artista carismático, con mucho ascendiente sobre el público femenino. Y con su arte ofreció un amplio repertorio que superó las dos horas, en el que recorrió versos musicalizados, copla y flamenco. En su primera salida a escena, conquistó al público con dulces palabras, y luego lo terminó de ganar con su voz y su potencia escénica. El show comenzó con una hermosa selección de poemas, convertidos en melodías y canto.

La apuesta se duplicó cuando llegó la hora del flamenco más genuino, que este artista expresa con libertad, sin ataduras. Con la fuerza de su voz y su expresión, hizo poner de pie a la platea, a través de ese arte en el que los movimientos del cuerpo, la gestualidad y el canto se hacen uno solo. El intérprete recorrió el escenario, bajo el proscenio, con pasos sugestivos, no exentos de erotismo, como corresponde al género.

Poveda tiene ya muchos seguidores en Montevideo y sin duda merece más. Muchos artistas extranjeros han llegado por primera vez ante una platea a medio llenar, y luego, en las sucesivas visitas han convocado cada vez más público. Su arte lo merece. Él es representante de un antiguo género de raíces hispanas, al que moderniza con gracia y soltura. Un nombre que conviene retener en la memoria.

"Íntimo"[****]

Músicos: Joan Albert Amargós en piano, Juan Gómez "Chicuelo" en guitarra y Antonio Coronel en batería.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados