VIDEO

Un equipo que vuelve a la cancha y quiere ir por todo

Tras la salida de Diego Rossberg, Cuatro Pesos de Propina emprende una nueva etapa.

Divertite - Cuatro pesos de propina
Divertite - Cuatro pesos de propina

El año había empezado hacía apenas cuatro días, cuando Cuatro Pesos de Propina anunció el alejamiento por decisión propia, del cantante Diego Rossberg. En esta cooperativa, que en la última década se convirtió en una de las bandas más convocantes del rock nacional, las voces han estado repartidas pero Rossberg, con su timbre particular y su barba pelirroja, se fue convirtiendo en la cara más visible.

Para los fanáticos del grupo, la noticia fue un baldazo de agua fría. Sin embargo, puertas para adentro era un secreto a voces: Rossberg hizo el anuncio en marzo de 2016, y después de eso hubo que seguir sin decir nada, y cumplir con los compromisos pactados. En Uruguay, la última vez que compartieron escenario fue en una Fiesta Clandestina en el Teatro de Verano, el 16 de diciembre.

Ahora, tras un par de meses de descanso, Cuatro Pesos prepara su regreso. Acaba de editar una nueva canción, y el 6 de mayo se reencontrará con su público en Sala del Museo. Antes de eso y guardando para la intimidad lo que les dijo Rossberg cuando anunció que se iba, los músicos abrieron las puertas del ensayo a El País y dejaron en claro que hay con qué seguir adelante.

—¿Cómo atravesaron el año pasado, sabiendo la decisión de Rossberg y sin hacerla pública?

Tato Bolognini: A nivel personal, me pareció que en cada toque estaba esa cuestión de dejarlo todo, más de lo normal. Cada toque era el último de una etapa.

Gastón Puentes: Eso hizo que fuera un año muy cansador. Fue un año muy activo y con esta decisión a cuestas, fue muy intenso; cuando estábamos en diciembre, ya estábamos para enterrarnos. Y también fue un año de gestación de cosas nuevas, de este proceso que hoy estamos materializando, y eso fue algo muy lindo.

—¿Por qué decidieron no anunciarlo antes, no hacer una despedida para el público?

Gastón Pepe: Es que no se estaba despidiendo nada, porque Cuatro Pesos como banda seguía.

Tato Bolognini: Obviamente Diego tenía un rol importante, pero no queríamos hacer el negocio. Era como: bueno, se sigue.

—Recibieron mucho apoyo de su público, algo que, ante la salida de la cara más visible, no es tan común de encontrar.

Gastón Pepe: Eso tiene que ver con cómo te construiste como banda. Nunca vas a ver una foto de Cuatro Pesos con el cantante adelante y todos atrás, en triángulo; siempre se quiso cuestionar eso y no poner en ese rol a nadie, y a la vez con presencias escénicas muy abiertas. Si bien la ida de alguno de esos personajes puede impactar, la gente entiende bien qué es Cuatro Pesos.

—¿Hubo que discutir mucho quién se hacía cargo de qué voz?

R. C.: Ya manejábamos una vocal compartida y eso nos dio la pauta de buscar ese sonido. Y había mucho potencial.

—¿Y cómo se reacomodaron en cuanto a lo compositivo?

Rodrigo Baleato: Cuando alguien que ocupa un rol al cien por ciento se va, se abre la posibilidad a que cada uno pueda traer. Esa experiencia fue lo más interesante, porque era donde más había que exigirse. Por suerte surgieron cosas interesantes, un poquito se va a ver en el toque. Siempre en Cuatro Pesos se habló de dar el siguiente paso, de la evolución.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

—Es interesante en ese desafío, cómo Cuatro Pesos fue cambiando la manera de decir: en el primer disco hay un mensaje muy directo; en el segundo hay historias y en el tercero, de todo.

R. B.: Cada disco refleja un momento principalmente que tuvo Diego, pero que tuvo la banda en general. Diego era una máquina de hacer canciones, y nosotros cumplíamos el rol de ver para qué lado iba. Todo eso armaba un concepto en cada disco, y ahora hacer algo nuevo era el desafío.

—Yendo a aquello de "Libertad o sello" que cantaban en 2007, ¿en qué cambió que Montevideo Music Group haya distribuido su último trabajo, Muerto pero vivo?

Gastón Pepe: Nos sacamos dolores de cabeza. Es todo parte del crecimiento y todo va bien: es parte de "libertad o sello".

R. C.: Y si lo hicimos fue porque sentimos que no nos estaban matando, que era lo que sentíamos antes con otras propuestas.

R. B.: De hecho, vinieron 10 propuestas antes de ellos mismos, hasta que vinieron y dijeron: "¿Es esto? ¿Hasta acá van?".

—Hasta ahora, abanderados con la autogestión, han tenido un crecimiento notable, y sigue sorprendiendo que agoten shows sin hacer casi promoción. ¿Cómo viven eso desde adentro?

R. B.: Pasa que en la dinámica del día a día estamos enfocados en lo que viene. Siempre miramos adelante, no mucho para atrás.

T. B.: A mí lo que me sorprende es eso que genera la banda de sentimiento de familia. Esa energía para mí... La primera palabra que se me ocurre es impagable, pero no hace justicia a lo que siento.

—¿Con qué cabeza están pensando el show del 6 de mayo?

T. B.: Con muchísimas ganas. Se viene la final, que no es la final: es el principio. Es el principio del Mundial, y hay que ganar.

Cuatro Pesos de Propina. Foto: Difusión
Cuatro Pesos de Propina. Foto: Difusión

























La vuelta al escenario con nuevas canciones.

"Hardcore el mambo" es, hasta ahora, la única canción que se conoce del próximo disco de Cuatro Pesos de Propina. Pero tal vez alguna más aparezca en el repertorio que la banda tocará el sábado 6 de mayo en Sala del Museo, donde concretará un reencuentro con el público que la viene esperando hace ya algún tiempo. El show es a las 21.00 en Sala del Museo (Rambla 25 de Agosto y Maciel), apto para todo público y con entradas en Abitab a $ 350.

TRES DISCOS DE ESTUDIO

Se está complicando - 2007

Cuatro Pesos editaba, hace 10 años, su primer disco que tenía varios de los temas que serían hits: "Pirata", "La Balacera", "Sacamelá", "Glu Glu" o "No habrá forma del dolor".

Juan - 2009

Dos años después del debut discográfico, la banda lanzó su segundo trabajo, en el que mantenía el mensaje pero cambiaba la forma de decir. Destaca "Ea ea apepe".

Surcando - 2013

Es el último disco de estudio editado hasta ahora (después vino el DVD Muerto pero vivo, grabado en vivo). Y aportó uno de los himnos de Cuatro Pesos: "Mi revolución".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados