Show

Un equipo para ir tras la mejor canción posible: La Mujer Pájaro presenta "Faros ciegos"

La banda toca su último álbum, el 3 de mayo a las 21.00 en la Sala Balzo

La Mujer Pájaro. Foto: Mauricio Trachtenberg
La Mujer Pájaro. Foto: Mauricio Trachtenberg

Faros ciegos y su presentación formal en sociedad, el viernes 3 de mayo a las 21.00 en la Sala Balzo del Auditorio del Sodre, representan varias cosas para la vida de La Mujer Pájaro. Por un lado, es la confirmación de la banda como grupo humano: si al primer disco, La calma de las cosas quietas (2016), los integrantes llegaron con poco tiempo de rodaje y empuje colectivo, a este título lanzado en setiembre del año pasado, ya lo encararon como un equipo de trabajo y en parte, como una familia.

El proceso de composición fue mucho más colectivo que el anterior, liderado por el cantante y guitarrista Azael Gómez Sáez, y de cara a esta presentación de la Balzo (entradas en Tickantel), los roles han estado bien repartidos. “Y está funcionando bárbaro”, dice Gómez a El País.

Por otro lado es, puertas para adentro, una nueva prueba de que la cultura del do it yourself, que va tan de la mano con una esencia medio punk que la banda tiene por distintos aspectos (musicales, filosóficos, impulsivos), sigue siendo una opción válida.

Después de la buena recepción de La calma de las cosas quietas, un disco independiente que consiguió tres nominaciones para los Graffiti de 2017, y que conquistó un público fiel, la banda prefirió aplicar las lecciones aprendidas, confiando en la materia prima. Faros ciegos es entonces un disco de una inversión económica mínima, pero de canciones preciosas.

“No hay misterio acá: tenés que dedicarte a hacerlo de verdad”, dice Gómez, “porque aunque gastes muchísima plata, si las canciones no están, no están”. “Nosotros tenemos cero expectativa; es así como lo disfrutamos, como podemos hacerlo, como lo hacemos, y mal no nos está yendo. Así que vamos a seguir por ahí. ¿Qué más lindo que al disco lo produzca la banda, que el arte lo hagan dos de la banda, que mezcle y masterice una persona de la banda? No hay nada más lindo. No es egoísmo. Es más tiempo de convivencia, de laburo, de dedicación nuestra, y creemos que es el camino”, dice. Y no hay más misterio.

De la mano con eso, Faros ciegos fue una forma de modificar, en parte, el diálogo con un circuito local menos abierto de lo que los músicos podrían haber esperado. Más allá de algunas situaciones que les tiraron abajo el romanticismo de la escena, las canciones trajeron vínculos impensados. Uno es el que se generó con Garo Arakelian, que “escuchó ‘Más fuerte que el mar’ del primer disco, nos escribió, nos juntamos, le mostré temas y se re metió. Yo me crie escuchándolo y él es un vieja escuela, que me abrió la cabeza en muchísimas cosas”, cuenta Gómez. Arakelian grabó en la canción que le da nombre al disco, y es un aporte notable.

Y aunque para Faros ciegos, La Mujer Pájaro pasó a trabajar con Bizarro, lo que implica un respaldo significativo, todo lo antes mencionado les permite mantenerse a tierra, y agarrarse de un debut más prometedor que el esperado, para saber “que no todo lo que llegó llegó por tener el apoyo de un sello”. “Lo que venga va a venir”, dice Gómez, “y lo que no, no importa, porque nunca tuvimos nada”.

Pero se equivoca, Gómez, o más bien generaliza demasiado, porque la banda tiene entre manos un montón de canciones (y otras en camino) lindas, que sin ánimos de ser pretenciosas ni encasilladas, tocan fibras íntimas. “Si hay algo que nos enorgullece, es que podemos ir para el lado que sea, porque no estamos encasillados en ningún lado. No nos importa hacer un tema recontrapop, mientras nos conmueva. La otra vez tocamos ‘Martillos’, apagamos las luces de la sala y dijimos: ‘tenemos el mejor tema del mundo’. A un año y medio de venir tocándolo”.

“Del tema te tiene que quedar algo, te tiene que transmitir algo, más allá de lo que es radiable o no. Ahora el tema que están pasando es ‘Violenta ansiedad’, que dura cinco minutos y tiene dos solos de guitarra. Y nunca pensamos que lo fueran a pasar en la radio, pero tampoco pensamos en sacarle uno de los solos: el tema era así”, dice tajante. “Todo lo hacemos basándonos en la música que nos gusta y en lo que nos provoca, y ese es el mejor termómetro que encontramos para nuestras canciones”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)