CRÍTICA - CLÁSICA

Equipo que funciona sin fallas

La música de cámara tiene en el cuarteto de cuerdas su forma más pura y más perfecta.

El cuarteto exige un gran virtuosismo de sus componentes pero debe en todo momento supeditarse al conjunto, a diferencia del concepto que se tenía sobre la música de cámara en el siglo XVII, según el que uno de los ejecutantes se destacaba del grupo poniendo de manifiesto su personalidad.

A partir de los cuartetos de Haydn, ningún instrumentista deberá desempeñar un papel preponderante. Este renunciamiento, imperiosamente exigido, es lo más difícil de obtener cuando alguno de los músicos posee una mayor personalidad. Para conseguir que no haya prevalencia de un instrumentista sobre los otros, debe haber una incesante labor en común, todas las personalidades deben fusionarse en un todo homogéneo, en cierto modo anónimo y guiarse por un pensamiento único. Esto se puede apreciar plenamente en el Attacca Quartet.

Este famoso cuarteto nacido en la Julliard School Music de Nueva York está integrado por las violinistas Amy Schroeder y Keiko Tokunaga, el violista Nathan Schram y el violoncellista Andrew Yee. No obstante la juventud de sus integrantes, este conjunto demuestra una profesionalidad y una madurez admirable digna de elogio. Escuchando la versión que brindaron del cuarteto de Haydn, op. 76 nº 5, se pudo apreciar la chispeante elegancia del autor de "La Creación".

Luego transportaron al público a las esferas metafísicas en que se complació la mente de Beethoven al componer su hermoso "Cuarteto Razumovsky". Y qué decir de la manera sorprendente con que supieron identificarse con el alma romántica nórdica de Grieg, en su apasionado "Cuarteto op. 27".

En el interesantísimo programa que ofreció el conjunto Attacca Quartet se pudo valorar su amplio vuelo sonoro y su excelente dominio técnico, con una riqueza de matices y ritmos que hicieron que su presentación en Montevideo sea inolvidable.

Los cuatro instrumentistas unificados en incomparable compenetración, han llegado a un punto tal de justeza y unidad difícilmente superable. Si a esto sumamos el entusiasmo fervoroso con que interpretan las obras, se puede decir que estamos en presencia de cuatro artistas de gran clase. El público percibió estas magníficas cualidades y los ovacionó con sus sinceros y calurosos aplausos, lo que motivó que los músicos ofrecieran como bis la obra "Toot Nipple" del compositor norteamericano John Adams.

Attacca Quartet.

Centro Cultural de Música. Músicos: Amy Schroeder y Keiko Tokunaga (violín), Nathan Schram (viola) y Andrew Yee (violoncello). Programa: "Cuarteto de cuerdas en Re mayor op. 76 nº 5" de Joseph Haydn, "Cuarteto de cuerdas en Do mayor op. 59 nº 3" de Ludwig van Beethoven y "Cuarteto de cuerdas en Sol menor op. 27 de Edvard Grieg". Dónde: Teatro Solís. Cuándo: Jueves 11 de agosto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados