CONCIERTO

El equilibrio de varios mundos

Por la cantidad de ideas que se le disparan al espectador (al menos a esta cronista) viendo el último espectáculo de Luciano Supervielle, uno de los calificativos que le cabe es estimulante.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Supervielle al piano en la Sala Balzo del Auditorio. Foto: Magela Ferrero

Durante la casi hora y media de concierto, el vaivén emocional es tan intenso que los links cinematográficos, las ganas de llorar o el movimiento intuitivo están a la orden de la velada, que es tanto onírica como lisérgica según se lo proponga Agustín Ferrando Trenchi (el creador de la serie web Tiranos Temblad) con los visuales que dispara.

En Otro día en Uruguay, nombre que viene también de Tiranos Temblad, Luciano Supervielle, que repasa su último disco Suite para piano y pulso velado con temas de sus discos anteriores y otros inéditos, está rodeado de instrumentos electrónicos varios que le permitirán jugar con las texturas, disparar programaciones y mezclar scratches con lo que sale del piano, que es protagonista absoluto. El público está en las gradas, pero una parte se ubica en sillas junto a él, cambiando la perspectiva y arropando al único músico en escena, que estará prácticamente de espaldas a la platea todo el tiempo.

Todo eso afecta la atención que inevitablemente queda en la pantalla. Supervielle toca "Sabelo" y hay unas líneas que bailan al ritmo de la música, interpreta "La edad del cielo" y frente a él se despliegan constelaciones, hace "Otro día en Uruguay" y la sala parece llenarse de pájaros. El equilibrio que plantean el pianista y el artista visual es perfecto, de una precisión impecable y de una intensidad que nadie quiere interrumpir. Cuando terminan de ejecutar cada pieza, pasan unos segundos hasta que el aplauso llena todo ese vacío.

Al margen de la experiencia (muy recomendable), en lo musical Supervielle ofrece algo sumamente original, un territorio en el que convergen la música clásica, el groove hiphopero, el peso de la canción como unidad (la inclusión de su versión francesa de "No soy un extraño" fue perfecta) y hasta la dinámica psicodélica, que abarca a todas las generaciones prescindiendo de las palabras. Son este tipo de presentaciones las que reivindican el valor de la música en sí misma, como una indescifrable máquina capaz de generar emoción pura, capaz de estimular los sentidos.

Otro día en Uruguay [*****]

Músico: Luciano Supervielle (piano, teclados y electrónica). Visuales: Agustín Ferrando Trenchi. Dónde: Sala Hugo Balzo del Auditorio del Sodre. Cuándo: Miércoles 15 y jueves 16 de marzo. La crítica es en base a la presentación del 16.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)