MÚSICA

Las enseñanzas de un veterano bajista

El estadounidense Billy Sheehan da una clase magistral

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Billy Sheehan. Foto: Difusión

Cuando dejó de tocar con David Lee Roth (el cantante de Van Halen), el bajista Billy Sheehan armó la banda Mr. Big y consolidó una carrera que luego lo encontró compartiendo escenario con los británicos de UFO, o con algunos colegas suyos en proyectos personales como Niacin (un trío instrumental de fusión) o los Winery Dogs, un supergrupo de perfil clásico con el que, asegura, se divirtió mucho sin esfuerzos y tuvo más reconocimiento del que en ese momento esperaba.

Es ahora, con 64 años y una trayectoria bastante larga, un instrumentista con las credenciales suficientes —publicaciones como la revista Guitar Player lo han reconocido como uno de los mejores bajistas del rock, aunque es reconocido por su versatilidad y su intención de experimentar con los estilos—, que le permiten venir a Uruguay solo para dar una masterclass, una clase magistral dirigida a músicos y admiradores.

"Empecé hace mucho con esto y es siempre un placer enseñar y hablarle a otros músicos o fans en mis clínicas", cuenta vía mail Sheehan a El País en referencia a esta modalidad con fines pedagógicos, que además es una instancia de entretenimiento y de encuentro musical.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

La dictará el próximo jueves a las 20.00 en Montevideo Music Box (Larrañaga y Joanicó), y hay entradas en venta en locales de Abitab a partir de 1.090 pesos.

Sheehan, que se introdujo en la música desde pequeño a través de la guitarra, por lo mucho que admiraba a Jimi Hendrix, dice ahora que el bajo se ha convertido en una gran parte de su vida. "Es mi compañero, mi amigo", asegura, y cuenta que su favorito es un Yamaha Attitud que diseñó junto a la firma. Es, claro, con el que posó para la foto que ilustra esta nota.

—Ha dicho en algunas entrevistas que no se siente un "héroe del bajo" y que solamente es un bajista. ¿Qué le exige su rutina?

—No toco todos los días, y cuando no estoy de gira respondo miles de emails. Trato de responderles a todos, me hace feliz que me escriban y desearía poder tener más tiempo para eso. Y cuando estoy de gira tengo muy poco tiempo, pero está bien para mí: llego al lugar, busco un espacio y me pongo a practicar y tocar. Tengo mi café, mi agua y paso horas así. Dos horas antes del show empiezo a calentar de verdad, y una hora antes lo afino. Nunca como antes de un concierto.

—¿Y qué lección que aprendió de tantos años en la carretera, es la más importante de las que imparte?

—Trabajar duro, practicar a menudo, tocar con otros lo más que puedas, aprender canciones, aprender cómo cantarlas y repetir esos mismos pasos constantemente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados