MPU EN VIVO

Encontrarse en la murga canción

Nueve exponentes de la música popular uruguaya, juntos mañana en el Teatro de Verano.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Damián Salina (foto) Alejandro Balbis, Edú Lombardo y más dirán presente Foto: F. Ponzetto

El Alemán y Damián Salina repetirán varias veces eso de que existe, entre los músicos de extracción carnavalera, un código común que tiene que ver con el encuentro constante, con cruzarse en los tablados, compartir murga, y eso queda en evidencia durante la conversación. De a ratos les cuesta hablar en serio (se divierten con eso), pero también saben cómo retomar el camino para hacer hincapié en el recital que los volverá a cruzar, y en el que además de canciones seguro estará ese humor.

Es que mañana sábado habrá otra edición del MPU, este encuentro de exponentes de la música popular uruguaya que en escena tendrá a Salina y a El Alemán (nombre artístico de Gerardo Dourado), y también a Alejandro Balbis, Edú Lombardo, Pablo "Pinocho" Routin, Emiliano y El Zurdo —y su versión Cuatro en línea con Larbanois-Carrero—, Los Mareados y como novedad, Jorge Nasser.

Es en el Teatro de Verano desde las 19.00, y hay entradas en venta en los locales de Abitab a partir de 460 pesos.

Detrás de estos nueve exponentes (solistas y bandas) que pasarán mañana por el Ramón Collazo, está Federico Marinari, director del sello Montevideo Music Group, que después de algunos años de darle vueltas al concepto, en 2008 materializó por primera vez esta movida.

Marinari reconoce que su mayor mérito fue desempolvar una sigla que en Uruguay había aparecido en la década de 1970. Aquel MPU pensado como una estrategia discográfica fue rescatado y readaptado a esta propuesta, con obvia influencia del MPB brasileño, con el objetivo inicial de darle un impulso a estos artistas a los que se suele englobar dentro del formato de murga canción.

"La idea era empujar como un ariete la puerta del castillo, para irrumpir con la movida y con todos ellos", cuenta en conversación con El País. "Pero una vez que se establecieron, cada uno tiene su casa y su show, su propia actividad. Pero para dejar sentada la idea cada tanto invertimos toda esta energía. Porque lleva una energía", dice.

Por eso vuelve el MPU a su versión en vivo, después de varios años sin hacerse. Vuelve además con un disco de estudio (una recopilación de temas de los artistas participantes, provenientes de los discos de cada uno), pero sin tener claro si habrá un registro del concierto para editar a futuro.

Y vuelve con aquella columna vertebral que gestó esta movida (la mayoría de los artistas que tocarán), con el agregado de Los Mareados y Jorge Nasser, que es el que en esta edición rompe los límites de lo estrictamente carnavalero, como en otras oportunidades ocurrió con Sebastián Teysera, Ruben Rada o Lea Ben Sasson, Francis Andreu y Ana Prada.

—En casi 10 años de MPU, ¿por qué no han aparecido nuevos proyectos musicales?

Federico Marinari: Cada artista lleva un laburo bárbaro, y se requiere una dedicación, más en un mundo con tanta tecnología que demanda más trabajo. Más que nada prefiero apoyarme en los artistas que tenemos, que logran esa idea de revalorizar la canción. Es muy común que acá se editen discos sin hits, y me parece que ellos tienen muchas con pasta de hits, y eso es fundamental para trascender el tiempo. Las canciones determinan, y estos artistas cumplen con ese costado.

El Alemán: Yo hace 10 años que estoy en la movida y siento que soy nuevo (se ríe). Es un género que lleva tiempo para asentarse, y eso es positivo en tiempos donde todo es cada vez más rápido y más descartable. Creo que con este género hay un paso lento, pero seguro.

—Mirando el movimiento desde adentro: ¿qué es para ustedes el MPU, qué les aporta?

Damián Salina: Para mí el MPU siempre fue una oportunidad de compartir con otros músicos, de conocer gente, de sorprenderte con la apertura de estos compañeros porque de verdad hay una comunión. Siempre sos uno más, y está cada uno en lo suyo y hacemos cosas sumamente distintas. Pero juntarnos, en lugar de mostrar las semejanzas, muestra las diferencias y eso es muy positivo. Cada uno tiene un viaje interesantísimo, es mucho más que murga canción.

El Alemán: En Brasil, la bossa nova surge como una reducción del samba enredo, con la idea de llevar eso que pasaba en la calle a un boliche. Y me parece que nosotros hacemos un poco eso; reducimos las 17 personas de la murga en una sola, con la banda acompañando eso. Y por otro lado, más allá que encasillar no me gusta nada —y cada vez menos—, está bueno sentir que estás haciendo un camino con alguien al lado, que va para el mismo lugar. Como que estás protegido por tipos que tienen muchísima experiencia, un talento maravilloso, uno siente que está ahí y la gente te lo hace notar. Tiene que ver con sentirse parte de un lugar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)