VIDEO

Empezar de cero con letras y músicas que encuentran al otro

El bajista de Cuarteto de Nos y el primer disco de su proyecto personal.

Hay que recorrer un pasillo largo, cruzar una puerta y bajar una pequeña escalera empinada para llegar al rincón más especial de la casa en la que Santiago Tavella vive hace más de 20 años, el espacio multicolor donde entre retratos gardelianos de Juana de Ibarburu, ediciones flamantes de un disco que motiva esta charla, libros añejos y una vela que se derretirá para hacer estallar la taza que la sostiene, su arte se genera.

Las claves de la personalidad artística del bajista del Cuarteto de Nos reconvertido en frontman de una nueva banda (ahí ejerce de cantante, compositor y guitarrista) están desparramadas en esa sala a simple vista. Hay un par de instrumentos preciosos, cuadros coloridos de distintos estilos, collages que mezclan materiales, bibliotecas atiborradas, una laptop. Hay antiguedad y modernidad, color y sobriedad; hay pintura y literatura y música mezclados, lo mismo que sucede en Fuera de la realidad, la ópera prima de su grupo Otro Tavella y Los Embajadores del Buen Gusto.

Fuera de la realidad es un disco de canciones en formato convencional que en la tapa del empaque tiene un dibujo del propio Tavella, quien se encarga de pintar a mano cada edición para que aunque haya similitudes, cada portada sea única e irrepetible. Y viene con un librillo donde están las letras prologadas por autores uruguayos de distintas generaciones y estilos, que van desde Amir Hamed a Ignacio Alcuri, desde Patricia Turnes a Aldo Mazzuchelli.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

"Se está dando una movida muy interesante a nivel de poesía joven acá", comenta Tavella explicando el porqué de la convocatoria a tantos autores locales para acompañar sus canciones, y la necesidad de mezclar generaciones.

"Yo empecé a mostrar estas canciones en 2012, pero después me di cuenta que las venía haciendo o trabajando desde hacía muchos años, y eran temas que tenían que ver con cosas de hacía mucho tiempo", confiesa en esa sala multicolor Tavella y cita el caso de "Nocturno de la estatua", tema de este primer buen disco que viene de una composición trabajada en un taller de Coriún Aharonián sobre un poema del mexicano Xavier Villaurrutia. Es uno de los autores que aparece en este álbum, donde también conviven Colette y Truman Capote.

—¿Cómo conviven en estos textos tus composiciones con las de otros autores consagrados?

—Una cuestión que trato de evitar es esa de hablarte yo y decirte: "te voy a dar un consejo", como si yo supiera algo. Me interesa más generar ese tipo de juegos en los cuales vos estás contando una historia, porque el punto más importante en el disco este es siempre el otro, no es el yo.

—¿Y eso lo buscás con la intención de decir qué?

—Son canciones de amor y el protagonista en general es el otro, pero ese otro que no entendemos, porque en toda relación pasa que al hablar de uno, uno se entiende más y eso es aburrido porque no hay mucho misterio. En cambio, meterse en el otro te lleva a esa opacidad que desde el punto de vista literario es importante, porque cuando vos te vas metiendo en un texto, si mostrás todas las cartas y explicás todo, de repente se entiende muy claramente pero no hay segundas lecturas. Se consume. Entonces la búsqueda venía por ese lado, por buscar al otro de diferentes maneras.

—En las referencias musicales o literarias de Fuera de la realidad aparecen nombres muy respetados como el de Capote o Leonard Cohen, por mencionar alguno. Eso suena hasta contradictorio respecto al personaje gracioso que la gente compró de vos.

—Claro. Ese es un trabajo que estoy haciendo, de decir: che, lo de los Embajadores del Buen Gusto es en serio. Tampoco es que para entender una canción tenés que leer tal cosa...

—Pero el que lo leyó, le va a encontrar otras cosas.

—Sí, está bueno que la gente vaya escarbando. Es lo que llamo el método de Don Giovanni, Juan Nasari, mi abuelo materno. Él había terminado la escuela y se puso a trabajar, pero tenía mucha biblioteca y leía mucho. Entonces yo de chico le preguntaba cómo había hecho para tenerlos, y él me decía que leía un libro y se daba cuenta que estaban hablando de otra cosa, y tenía que ir a buscarla. Una teoría de la intertextualidad antes de que existiera (el pensador francés Jacques) Derrida.

—A un músico de larga trayectoria dentro de una banda muy exitosa, ¿qué sensación le genera sacar un primer disco?

—¡Está buenísimo! (Se ríe) Me gusta mucho empezar de cero. De alguna manera, en todos los proyectos donde te metés en algunos aspectos estás empezando de cero, y me interesa especialmente. Si no fuera esto, estaría empezando de cero en otra cosa.

Santiago Tavella. Foto: Fernando Ponzetto
Santiago Tavella. Foto: Fernando Ponzetto

























"Fuera de la realidad" y adentro de un cuarto

Para adelantar este buen disco con el que emprende un nuevo camino, Tavella encontró un espacio ideal y diferente: un "cuarto secreto" (los datos los comunica por Facebook o al mail [email protected]) donde combina buen vino con sus canciones, y eventualmente comida y pinturas. Viene actuando en ese formato íntimo desde mayo y la última cita fue el domingo 6 de agosto, cuando presentó Fuera de la realidad. Su próxima presentación es este miércoles a las 20:00 en Amézaga 2045, en una velada que también incluirá los proyectos de Las Sobras Del Cumpleaños, Bebé Con Ojeras y el dúo Cayota - Jelen.

"Me es difícil evaluar al Cuarteto"

Santiago Tavella habla del otro como un elemento clave en las canciones de su primer disco con una nueva banda, y de inmediato aparece el mensaje actual del Cuarteto de Nos, su grupo de siempre. Las de Roberto Musso ahora son composiciones centradas en el yo, un yo que puede ser tomado desde distintos puntos de vista pero que hace rato es protagonista definido.

En ese sentido, el bajista comenta que "hay un estilo que va variando de alguna manera, que va mutando pero mantiene una cosa que no está en estas canciones que estoy haciendo yo. Viste que hay gente que te dice que le gustaba el Cuarteto de antes o el de ahora. "¿Y este disco tuyo como es?" Ni lo uno ni lo otro, es mucho peor. Son cosas distintas y se van armando públicos distintos".

De cualquier manera, Tavella reconoce que hoy ocupa en El Cuarteto un lugar más de intérprete, de músico que interpreta la melodía y el mensaje de otro aunque imponiéndole su estilo, y afirma que eso lo "divierte muchísimo".

"Puede representar cierta dificultad estar en varios ámbitos, pero me pasó toda la vida porque siempre anduve con la idea de hacer algo más", dice y admite que si bien puede hablar de la situación de la música actual con pros y contras, "me resulta muy difícil evaluar al Cuarteto, es imposible y paso de eso, porque es mi banda".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)