EN EL LUNA PARK

Emotivo adiós de Cami de Rombai

Camila Rajchman se despidió en un multitudinario show en el Luna Park junto a Márama.

Rombai y Márama en el Luna Park. Foto: Difusión
Rombai y Márama en el Luna Park. Foto: Difusión
Cábala. Rombai tuvo su primer show el 15 de febrero de 2015 en un boliche de Canelón Chico. Para su despedida en el Luna Park, Cami vistió el mismo mono que en aquel show: "Quise terminar como empecé". Foto: Difusión
Cábala. Rombai tuvo su primer show el 15 de febrero de 2015 en un boliche de Canelón Chico. Para su despedida en el Luna Park, Cami vistió el mismo mono que en aquel show: "Quise terminar como empecé". Foto: Difusión
Márama y Rombai en Ekl Luna Park. Foto: Difusión
Márama y Rombai en Ekl Luna Park. Foto: Difusión
Márama y Rombai en Ekl Luna Park. Foto: Difusión
Márama y Rombai en Ekl Luna Park. Foto: Difusión
Márama y Rombai en Ekl Luna Park. Foto: Difusión
Márama y Rombai en Ekl Luna Park. Foto: Difusión

"Hace tiempo que estoy esperando este día. Si pudiera parar el tiempo, paralizaría este momento para siempre. Los llevo en mi corazón. Esto es sólo el principio”. Con estas palabras finalmente se despidió Camila Rajchman de Rombai. Una de las principales caras de la “cumbia cheta” cerró una etapa y le dijo adiós a los escenarios. 

La despedida no fue en un show más. Tuvo lugar en el marco de un descomunal espectáculo de Rombai y Márama en el Luna Park frente a más de 8.000 personas. Luego las bandas agotaron otras tres funciones pero sin ella. El grupo liderado por Fer Vázquez estuvo a cargo de romper el hielo, y recorrió sus hits en distintas versiones. Tras una hora de recital y otra media de intervalo, le llegó el turno al encabezado por Agustín Casanova. En el correr de la noche, la "música de boliche" con la que se hicieron conocidos se mezcló con pop, hip hop, reguetón, electrónica, salsa, reggae y muchas baladas que causaron sensación entre las eufóricas y pequeñas seguidoras.

La hasta entonces "rubia de Rombai" cantó "Yo te propongo" (último hit que la tuvo como vocalista) junto a su compañero Fer Vázquez y se fundió en un emotivo abrazo con él en escena. Quebró en llanto mientras la multitud coreaba "no se va, Cami no se va". Ella devolvió el gesto al cantar justamente el tema "Adiós", y enseguida dejó el escenario con un conmovedor video inédito que recopilaba momentos junto a la banda. Finalizaba con el mensaje: "Esto es sólo el comienzo. Gracias por acompañarme. Los quiero mucho, Cami".

Fue una noche de emociones a flor de piel para la joven de 21 años. Segundos antes de salir a escena, repetía: "Que nadie me hable porque me pongo a llorar". Fer Vázquez intentaba contagiar tranquilidad a sus compañeros pero el esfuerzo era en vano. Los "cosquilleos" de los integrantes de Rombai y sus ganas de acudir al baño por los nervios dominaban la escena.

No era para menos. Tocar en el mítico estadio porteño no es cosa de todos los días para un músico uruguayo. Y menos si se tiene en cuenta que estos jóvenes son protagonistas de un fenómeno que no encuentra precedentes. No hay recuerdo de otra banda teen charrúa que haya logrado agotar cuatro Luna Park, y menos aún sin haber cumplido dos años de vida.

El fanatismo que despiertan los conjuntos se veía reflejado puertas afueras del estadio antes del show. Filas y filas de niños les rogaban a sus padres que les comprasen los artículos de merchandising que se exponían sobre varias cuadras a la redonda: gorras, llaveros y camisetas con frases de las canciones. "Muero por llamarte amante, no tener ningún tipo de límite al tocarte", decía una de ellas.

El público mayoritario era el mismo que el que se puede encontrar en un recital de Lali Espósito: niñas de 8 a 14 años con sus madres. No había lugar para los adolescentes con tragos de más que corrieron la bola de las pegadizas canciones hace dos veranos. Agustín Casanova lo tiene claro. Por eso, además de dirigirse a "mis amores" (como llama a sus fans), en varias oportunidades les habló a los "papás, mamás, tíos y abuelos que trajeron a sus chicos". Incluso les aconsejó "que los apoyaran en todo".

Lo familiar del show no fue impedimento para que Casanova hiciera honor a su apellido y coqueteara con el público. "Vinieron muchas chicas. Soy sincero, pienso enamorarlas a todas. Desde la primera hasta la última del Luna Park", les dijo. Tampoco faltó el conocido "bailecito sensual" que caracteriza al cantante y sus carismáticos compañeros Pablo Arnoletti y Marcos Ifran.

El broche de oro fue el emblemático "Noche Loca" bajo una lluvia de papelitos y los gritos desaforados del público. Se trata de la canción que comparten ambos conjuntos y que lanzaron hace casi un año. En el cierre reapareció Cami para cantar junto a ellos y despedirse definitivamente. "Muchísimas gracias Argentina. Este momento me lo llevo para siempre", cerró y gritó su último "Rombai, ¡de fiesta!".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)