La previa

Ed Sheeran toca hoy en Montevideo, y hasta ahora no se lo ha visto

El británico llegó el lunes, no ha salido del hotel, y hoy actúa en el Estadio Centenario

Ed Sheeran. Foto: Christopher Polk / Difusión
Ed Sheeran. Foto: Christopher Polk / Difusión

Paul McCartney anduvo en bicicleta por la rambla y entró a hacer compras a una panadería. Los Rolling Stones tuvieron una cena que incluyó un espectáculo de tango y Mick Jagger, cómo olvidarlo, salió a cenar afuera y fue a aprender de candombe a la casa de Fernando “Lobo” Nuñez. Los Aerosmith le regalaron una guitarra al entonces presidente José Mujica, y al cantante Steven Tyler se lo vio rescatando una pintura de un contenedor de basura. Nick Cave paseó por la Peatonal Sarandí, y Roger Waters fue a dar una charla a la sede del Pit-CNT y estuvo en la Intendencia, donde lo declararon visitante ilustre de la ciudad. Y hace unos días, el actor Norman Reedus fue por más y se subió al escenario con la murga La Gran Muñeca.

Pero aunque llegó a Montevideo con más de 48 horas de antelación respecto a su show, el plan de Ed Sheeran fue radicalmente opuesto: el lunes no salió del hotel donde se hospeda, de vista privilegiada a la costa y, al parecer, el martes tampoco. O sabe camuflarse muy bien, o en realidad disfruta de las comodidades de su habitación y los días de descanso.

Ayer martes, un puñado de adolescentes montaron guardia afuera del hotel. Se resguardaron de un sol intenso con la poca sombra que había en la zona y esperaron, una hora y otra, hasta que la conversación y el entusiasmo inicial dieron paso a un gesto generalizado de cierta decepción. En la mañana les pareció que uno de los muchachos que se subió a un vehículo podía ser el cantante, pero desde la producción aseguraron a El País que para ese momento, el pelirrojo no había salido del lugar. Más allá de eso, no lo vieron ni siquiera a través de algún ventanal.

Ed Sheeran en Uruguay. Foto: Francisco Flores
Técnicos de Ed Sheeran charlan con las fanáticas. Foto: Francisco Flores

Un par de camionetas estuvieron a disposición del equipo que se repartió para dejar el lugar. La comitiva que acompaña al cantautor es pequeña, de requisitos simples y de perfil bajo.

Salvo a Sheeran, al resto de su equipo se los podía ver rondando el lugar, fumando algún cigarrillo o incluso llegando con cajas de pizza. Su guardia personal de seguridad, Kevin Myers, y varios de los técnicos que son parte de este tour, circularon con tranquilidad en las inmediaciones del hotel, e incluso charlaron con las fanáticas, a quienes les sugirieron amablemente que abandonaran la misión.

Ver esta publicación en Instagram

Travelling mouse.....still on the go!!

Una publicación compartida de Rob Starksfield (@starksfield) el

Para cuando El País se fue del hotel, se preguntaban si tal vez cantando a coro algunas de sus canciones, lo alentaban a bajar y saludarlas. No querían más que eso y, a decir verdad, todo estaba dado como para que Sheeran bajara y les regalara alguna foto. No se dio.

Que Sheeran esté con su propio séquito y casi sin contacto con la producción local, contribuye a mantener el hermetismo respecto a todos esos datos de color que suelen aparecer cuando llegan estrellas de esta magnitud, que tienen que ver con su itinerario o dieta.

El misterio, eso sí, es una buena estrategia para que su público llegue con mayor ansiedad al encuentro de esta noche. Hoy sobre las 21.00, Ed Sheeran tocará por primera vez en Montevideo, y unas 20.000 personas serán testigos de la visita del artista más taquillero del momento que, hasta ahora, es una presencia fantasmal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)