LANZAMIENTO

Dostrescinco en una nueva etapa: la banda habla de cambios, procesos y reflexiones

Tras estrenar "Nuestra huella" junto a Emiliano Brancciari, el grupo conversó con El País sobre su transformación y sus proyectos

Taio, Bruno Cammá y Gabino Suanes son Dostrescinco. Foto: Mati Jara
Taio, Bruno Cammá y Gabino Suanes son Dostrescinco. Foto: Mati Jara

"Sé que no hay manual, que piloteamos esta nave mientras disimulamos una daga en la yugular. Especulamos como locos con miedo a fallar pero tranqui, las tormentas pasan”, dice el flamante lanzamiento de Dostrescinco, “Nuestra huella”, una colaboración con Emiliano Brancciari que se pregunta sobre el legado, sobre qué estamos haciendo para los que vendrán luego.

Su motivación concreta es esa, pero de alguna manera esta y las últimas canciones que lanzó la banda de rap —“En la vuelta”, “¿Qué me define?” y “Agradecido”— integran un mismo cuerpo que refleja cuestionamientos internos que aplican a todo el colectivo Dostrescinco.

El grupo, que pasa ya los 15 años de recorrido y es protagonista del último empuje fuerte del hip hop local, se tomó un descanso de los escenarios en 2019. De ahí en más vinieron la salida de dos integrantes (Marcos Hernández y Andrés Colombo aka DJ Miami), una pandemia y un nuevo tiempo para crear, pensar, comprender.

Ahora, los Dostrescinco son Bruno Cammá, Gabino Suanes y Taio (Santiago Bouzas), y están listos para otra vuelta.

“Hubo un final de proceso, una etapa de la banda llegó al final, y ahora se sigue con más experiencia y creo que con todo a favor, porque todo eso lo vamos a agarrar para construir mejor”, dice Taio a El País. Asegura que “todo lo que pasó mundialmente nos dio mucha tinta para escribir”.

Además del impacto del coronavirus, el sismo de Dostrescinco se dio cuando, en 2019, Tío Marcos se desvinculó entre acusaciones públicas de violencia de género. Según el trío refundador, para cuando se concretó su alejamiento, la salida “venía gestándose de hacía mucho tiempo” y eso tenía que ver con intereses personales y con el plano profesional.

Los raperos dicen que nunca se expresaron públicamente sobre lo ocurrido porque todavía están procesando lo que pasó. Dicen, también, que lo vivieron todo con dolor, angustia y que aparecieron miedos.

“Todo esto pasó y es supernecesario porque no se estaban visualizando las cosas como se tenían que visualizar”, dice Cammá extendiéndose ya a la movida Varones, que a lo largo de 2020 expuso en redes sociales situaciones de acoso y abuso en distintos ámbitos, sobre todo en el musical. “Pero cuando se te da la situación cerca, es redifícil de manejar. La única que encontramos es reflexionar, repasar tu vida, cómo has actuado en todas las situaciones”, continúa.

“Y pedir ayuda”, señala Taio. “Lo que mejor nos salió fue hablar, no quedarnos con las redes, comunicarse con todo el mundo y aprender. Aprendimos un montón. Porque si te quedás, es un bajón. A mí se me generaron miedos y ahí es cuando busqué apoyo, porque solo no iba a poder. En eso hubo un crecimiento muy lindo, para ver que hay otras formas de luchar y cómo podemos aportar, cuál es el papel que podemos tener como banda de hombres”.

El proceso interno, de reflexión, también se acompasa con el externo, que tiene una pata puesta en la reformulación del show: la banda no quiere recortar canciones ni rapear las barras de los que se fueron, y trabaja en la nueva propuesta que se basará en nueva música, sin renegar de lo ya hecho. No hay fecha todavía, pero Suanes avisa: “Cuando vuelva a tocar Dostrescinco vamo’ a romper todo”.

Este viernes a las 20.00, por lo pronto, hay una oportunidad de reencuentro con el show que darán Bruno Cammá y Gabino Suanes en Sala del Museo (Rambla y Maciel, entradas en Abitab). Allí mostrarán las canciones de un disco en conjunto, que tuvo sus primeros intentos de gestación hace 10 años y que en esta pandemia encontró el tiempo necesario para desarrollarse. Ya lanzaron los singles "Sabés como es" y “Espiral”, el álbum llegaría en junio y el recital, que abrirá Miranda Díaz, también tendrá temas de Dostrescinco, que es lo que siempre estuvo por delante.

“Estamos haciendo música”, resume Suanes, “y la transformación siempre es buena”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados