música - entrevista a don nadie

Don Nadie: "No tenemos compromisos con nadie"

La banda de rock uruguayo Don Nadie se presenta esta noche en Bluzz Live, para cerrar el ciclo de su elogiado discoEgoísta(Vivace Music, 2013) y comenzar la grabación de su quinto álbum. Previo al show, el cantante y compositor Sebastián Prada conversó con El País sobre el presente de la banda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Don Nadie

Don Nadie es una de ese puñado de bandas de rock uruguayo con condiciones para trascender, que quedan flotando en el limbo del extraño under nacional. Y lo llevan bastante bien, con casi 15 años de vida y cuatro discos grabados, y con un camino que logró separarse del sonido Vela Puerca o No Te Va Gustar.

Sebastián Prada reconoce, en diálogo con El País, que los tiene un poco cansados esa comparación, y que en el próximo disco que editarán trabajarán para alejarse de eso. Es cierto que su primer álbum, Contento (2005) es esencialmente reggae y suena a rock latino, pero ya para el último la distancia con esos ritmos es notoria.

Si hubiera que comparar, el sonido de Don Nadie se acerca, actualmente, al rock argentino. Pero con Egoísta, nominado a los Premios Graffiti en 2014 como Mejor Álbum de Rock y Pop Alternativo, la banda confirmó que no necesita que se la coteje con otra, porque personalidad tiene.


Si no puede ver el video, haga click aquí.

En una semana, Don Nadie se internará en el campo a grabar de manera independiente su próximo trabajo discográfico. Por eso esta noche cerrará el ciclo de Egoísta, compartiendo el escenario de Bluzz Live con la emergente La Royal Toketival. El show es a las 23 y las entradas cuestan 150 pesos.

Sumergidos en la constante búsqueda de sonido y proyectados a hacer un álbum semiacústico, Prada reconoce: "fuimos dejando el reggae de a poquito".

—¿Voluntariamente?
—Las canciones se fueron dando así, se fueron componiendo diferentes. La formación de la banda fue cambiando también. En el último disco, por ejemplo, los caños empezaron a sobrar un poco, y al final decidimos no tener más caños. Se fueron integrantes, y estamos más contentos porque antes siempre fuimos muchos y era muy difícil para tocar. Ahora somos cinco y armamos un paquete que está bueno, estamos cómodos y podemos ensayar. Y agarró una onda más rockera, pero en este disco nuevo hay de todo. Hay unas zambas, unas cosas más folclóricas. Hay menos guitarras eléctricas, yo voy a tocar unas acústicas...

—El disco anterior fue muy bien recibido, y considerado como el mejor disco de Don Nadie.
—Sí, creo que en calidad fue el mejor disco. Para nosotros la experiencia fue rara porque demoró mucho en salir y nos trancó un poco. Esa cosa de “saco un disco y rompo todo” no existió mucho. Pero en calidad, producción y sonido es el mejor disco. Fue un goce hacerlo, hubo mucha gente profesional laburando para el disco. Estás ahí y no podés creer. Mateo Moreno laburó lindo con nosotros. Tener una persona que te diga “termina acá” o “andá hasta acá” también te deja hacer lo que querés, porque no estás pensando en el tope.

—¿Cómo van a trabajar el próximo disco?
—Estamos devuelta haciéndolo nosotros. Hicimos esto siempre: el primer disco independiente, el segundo con sello y productor, tercero independiente, cuarto con sello y productor y ahora de nuevo. El ciclo se está dando así. Nos gusta mucho producir, a mí es lo que más me gusta hacer. De hecho, acabo de terminar la producción de una banda que se llama La Royal Toketival, y siempre me gustó armar canciones. Pasa que cuando uno está muy adentro de sus músicas es difícil ser objetivo.

—¿Pero podrías dejar de hacer tus canciones?
—No, eso no. De hecho me ofreció Agarrate Catalina para estar con ellos y les dije que no, porque quiero hacer mis canciones.

—¿No serían compatible esas experiencias?
Y no, porque quiero dedicarle tiempo. Me encanta la propuesta, pero quiero hacer mis canciones.

—¿Qué fue lo más importante de lo que aprendieron en el proceso anterior?
—Yo aprendí muchísimo de toda la parte de producción, y como banda fue la primera vez que hicimos un trabajo de componer canciones todos juntos en el ensayo y de producir el disco tocando. Dedicamos mucho tiempo, faltamos al laburo para dedicarle tiempo a esa instancia. Aprendimos mucho de comentarle al otro lo que gusta y no, que es lo que se tendría que hacer.

—¿Qué les da trabajar con otras personas y por su cuenta?
—Lo primero es la plata. Si tuviéramos plata haríamos las cosas de manera diferente, pero no hay plata. Eso empieza a desarrollar otras cosas. ¿Qué hacemos? ¿Dónde grabamos? ¿Cómo lo hacemos? Ahora nos vamos a ir al campo a grabarlo, y vamos a ver qué pasa.

—¿No lo han hecho nunca?
—No, es una cosa nueva que queremos probar. Ir para afuera, no hacer lo mismo de siempre. Obviamente, si estuviéramos en otra posición, estaría copado en esa. Pero como la situación es esta me cuelgo en eso. y al elegir hacerlo ahí vamos a agarrar canciones que sean más para ahí, va a haber cosas más chiquitas, temas más acústicos. Y no tenemos compromisos con nadie, entonces mejor. Tenemos libertad.

—Además han demostrado con discos anteriores que no les pesa cambiar.
—Y sí. Siempre vamos a seguir probando, nunca voy a poder quedarme haciendo lo mismo. Se trata de eso, de ir buscando la vuelta para motivarse con algo nuevo.

—En el disco anterior, por ejemplo, hay una cumbia.
—Hay una cumbia, sí, que era más cumbia cuando yo la hice. Pintó hacerla, es divertido. En el disco anterior había mucho espacio para hacer cosas, eran 14 temas. Ahora vamos a hacer uno chiquito, de seis. Y cuando está por salir el disco la parte de composición explota más porque hay un motivo y hay un lugar para sacarse las ganas.

—¿Por qué decidieron hacer un disco más chiquito?
—Sí, también queremos que sea un proceso más corto. En el anterior tuvimos la experiencia de que demore mucho todo y nos lastimó bastante a la banda, cambió mucho. Queremos que sea algo más rápido, más fresco. Está bueno que sea así, no estancarse.

—No les preocupa, entonces, la presión de lo bueno que fue el disco anterior.
—No, para nada. Creo que lo bueno, por más bueno que suene un disco, son las canciones. Hay ejemplos de canciones que están muy mal grabadas y fueron éxito, y te das cuenta que no importa cómo esté grabado. A la gente le gusta lo que dice y cómo te mueve. No me preocupa, y si es diferente está bueno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados