MÚSICA

Dominar una ola propia a ritmo de rock y de pop

Una charla con Boomerang a propósito de un año especial.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Boomerang. Foto: Manuel Mendoza

Boomerang disfruta del buen momento y no se preocupa en pensar que las cosas buenas podrían haber llegado antes. Es al revés: las flores que llegan ahora son por un trabajo pensado que se ha aceitado en el último tiempo. A lo mejor si sus integrantes hubieran entendido antes aspectos de la mecánica de trabajo, la historia podría haber sido otra.

Pero lo entendieron ahora y de eso son conscientes Gonzalo Zipitría y Luis Angelero, cantante y guitarrista respectivamente de este grupo que por lejos atraviesa su mejor momento. Lo entendieron ahora y están disfrutando —siempre en su justa medida— de las consecuencias. Porque como el boomerang, todo lo que va vuelve.

"Estamos con una premisa muy buena que es hacer: tratar de generar y no estar esperando, algo que aprendimos con el tiempo", reconoce Zipitría en charla con El País, a poco de la salida del disco recopilatorio Boomerang 2003 - 2016. Y eso se ve en los detalles más pequeños: el arte de este nuevo trabajo, por ejemplo, es de Zipitría, que también estuvo a cargo con Angelero del videoclip "Todos saben bien", uno de los nuevos temas incluidos en el álbum.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

"Todo tiene que ver con una dinámica que adoptamos después de la salida de Engañamundos. Ahora la mayoría de nosotros estamos abocados a la banda y estamos tratando de que sea nuestra actividad central", explica el cantante.

Es que Engañamundos, el último disco de estudio que lanzaron, fue un quiebre para la proyección de Boomerang, que nació cuando la ola del rock uruguayo empezaba a crecer, la surfeó como pudo y hoy encontró cierta estabilidad.

Engañamundos renovó el sonido de la banda, consolidó a Zipitría y Angelero como dupla compositiva, los ayudó a encontrarse en el recorrido musical y eso repercutió en la audiencia. "Para un público que tenemos ahora somos nuevos", reconoce Angelero y eso, sumado a que los discos Premiere y Complicado no se consiguen, fue lo que los convenció de hacer el recopilatorio 2003 - 2016. "Este era el momento", opinan.

El momento también tiene que ver con que fueron teloneros de los Rolling Stones en Montevideo, participaron del Cosquín Rock en Argentina y también abrieron el show para Noel Gallagher, además de que han estado tocando en ferias, festivales y varios eventos. Toda esa producción se tradujo en una generosa visibilidad.

Fotos de una década.

Compartir velada con los Stones es un punto sin comparación en su historial. "Lo que más recuerdo es cuando estábamos adelante, viéndolos, con toda la gente agitando y nosotros muertos", recuerda Zipitría. "Mi padre, que nos hacía escuchar los Stones a mí y a mi hermana de chicos, estaba como loco, realmente emocionado. Fue una cosa muy importante".

Para Angelero, otro fanático, también fue un acontecimiento removedor. "Ya el show te chupó la energía y saludar a los tipos fue de la misma intensidad: no eran actores, eran unos pibes que estaban ahí", expresa.

El encuentro con Gustavo Iglesias, productor de Engañamundos y de un nuevo disco de estudio que planean editar entre marzo y abril del año que viene, es otra foto que ocupa un lugar importante en este álbum retrospectivo. "Aprendimos bastante de él, de los mitos del estudio", dice Angelero. "Y no es que no supiéramos producir: lo de hacer todo nosotros es otro método, el más moderno".

Si lo moderno es este do it yourself que entre otras cosas fue fundamental para el nacimiento del punk, para esta dupla también hay que ir cada vez más atrás en cuanto a géneros musicales, para hacer cosas más actuales. Están escuchando artistas del momento como Frank Ocean, Kendrick Lamar o Kanye West, por ejemplo, pero también están yendo al pasado de la mano de Style Council o Marvin Gaye, una referencia que encuentran en todo.

"Nos gusta la libertad que te da la música, nunca tuvimos un prejuicio de una canción en cuanto a géneros", dice Zipitría. "Los temas nuevos tienen la carga pop de Engañamundos, un camino de coquetear con el baile, pero manteniendo lo orgánico y lo humano", agrega, y Angelero asegura que toda esa influencia de lo que están escuchando, en algo se notará.

—Boomerang ha sido una banda criticada por la propuesta estética, por el pop. ¿Cómo se han llevado con eso?

G. Z.: Siempre buscamos ser criticados, porque cuando aparecimos había un rock bastante chato y queríamos romper con eso. Fue algo buscado.

L. A.: Lo bueno es generar algo. Lo peor es pasar desapercibido, entonces si gusta, buenísimo, y si molesta un poquito también está bueno.

G. Z.: Pero lo nuestro era, antes, claramente una provocación: generábamos amor u odio, no había medias tintas.

—¿Y sigue siendo así?

G. Z.: No, se desdibujó, y tampoco fuimos siempre de una manera. Nos fuimos reinventando y con todo ese proceso, la banda se legitimó.

Foto: Nicolás Pereyra
Foto: Nicolás Pereyra
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados