UN FESTIVAL CON MÁS DE CIEN ARTISTAS

Doce días para bailar y cantar al compás del tango

Hoy empieza una nueva edición de “Viva el Tango”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ricardo Olivera sube hoy a escena en el Solís. Foto: Darwin Borrelli

Hoy comienza una nueva edición del Festival Internacional Viva el Tango, que en esta 29ª edición rendirá tributo a Alfredo Zitarrosa y a Miguel Ángel Maidana, destacado cantante uruguayo fallecido el pasado julio. El calendario de actividades va hasta el domingo 16, con dos fechas principales, en el Teatro Solís y en Sala Zitarrosa. Las entradas están en Tickantel: para el Solís valen entre $ 450 y $ 240, y para la Zitarrosa, de $ 250 a $ 350.

Esta noche a las 20:30 en el Teatro Solís, en el marco del Día Uruguayo del Tango, estará Contramano Trío, de Argentina, con el reconocido cantante uruguayo Ricardo Olivera y los cantantes Leandro Ponte y Nelson Días Filipi, de Argentina. Participan también Nelson Pino y Olga Delgrossi, junto a la pareja de baile de Mariana Medina y Nazareno Listur. En la velada se harán entrega de los Premios Matos Rodríguez en los rubros música, canto, baile y difusión. "Es importante que alguien se acuerde que es el Día Uruguayo del Tango, porque tenemos días de cualquier otra cosa", afirmó a El País Juan Rubinstein, presidente de Joven Tango, que organiza el evento.

La otra gran fecha del festival será el viernes 14, cuando a las 20:30 en Sala Zitarrosa suban a escena Los Mareados y la Orquesta de Nelson Alberti "A lo DArienzo", con los cantantes Gerardo Terra y Víctor Salas, también con exhibición de baile. "En la Zitarrosa va a haber dos tipos diferentes de ritmos. La orquesta de Alberti es la típica clásica, y Los Mareados con un tango murga. Con eso contemplamos distintas preferencias del público, inclusive buscando atraer un público nuevo", agrega Rubinstein, explicando que habrá espectáculos gratis en los barrios, desde el Mercado Agrícola y el Comunal G, en Colón, hasta La Experimental, de Malvín.

No todos los espectáculos del festival serán con música en vivo. "Unos son con música en vivo y otros con pista. Poner una orquesta a veces tiene mucho costo. Ya en poner un trío el costo se dispara", señala el presidente de la institución organizadora, quien no oculta las dificultades económicas que están detrás del emprendimiento. "A veces tenemos que hacer canje y vender cosas en nuestra cantina para poder pagar a todos, incluyendo a los artistas que vienen de Buenos Aires. Son más de 100 los artistas que participan del festival", asegura.

Rubinstein considera que el tango está creciendo en Uruguay "porque la juventud se acerca a bailar. O sea que crece a partir del baile, no de los espectáculos. Los espectáculos no son muchos, y la gente a veces va, y a veces no".

En ese sentido, este gestor de la movida tanguera local no suele concretar grandes despliegues escénicos. "Espectáculos de tango de gran producción, como en Argentina, no veo. Quizá porque la gente no vaya, quizá por los costos. Acá hay buen nivel de tango, buenos cantantes, buenos espectáculos, pero no son con el esplendor que tienen en Argentina u otros lados, con luces y demás. Creo que además los teatros no están preparados para eso", puntualiza.

"Había orquestas muy importantes en Uruguay, y desaparecieron todas. En este momento queda la de Alberti, dentro de las numerosas, de 10, 11 músicos. Y tríos tampoco hay tantos, como en Buenos Aires, donde en San Telmo, todos los domingos hay 10 orquestas de jóvenes tocando allí. Acá no vemos eso", reflexiona.

Planes: una catedral y una ruta para tangueros

No le faltan proyectos a JovenTango, entre ellos convertir la actual sede del Mercado de la Abundancia, en San José y Aquiles Lanza, en una catedral del tango de proyección internacional, habilitando además el pequeño espacio escénico del subsuelo. También barajan la idea de armar una ruta del tango, por la cual se recorran los sitios emblemáticos del dos por cuatro oriental, como Fun Fun, La Casa de Becho (en la calle Nueva York), o Las Piedras, y también en torno a Julio Sosa.

"No sé si en el mundo hoy se diferencia el tango uruguayo del argentino, pero creo que con toda esta movida se está empezando a entender que es del Río de la Plata. Porque antes en el exterior se creía que era argentino. Ellos hicieron muy bien su papel, saliendo en el año 1970 y pico con lo que se llamó justamente la Agrupación Tango Argentino, y por eso quedó el nombre. Y el gobierno argentino lo enfocó como una atracción turística y una fuente de ingresos", remata Rubinstein.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados