MÚSICA

Cuando la diversidad y la música se encuentran

La Fiesta Clandestina cierra el año en el Teatro de Verano.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Lo clandestino tiene que ver con juntar fondos", dice uno de los organizadores. Foto: Difusión

De un tiempo a esta parte, el concepto de fiesta como una alternativa al boliche típico o al toque en vivo de una banda puntual, empezó a tomar fuerza en la escena montevideana con diferentes abordajes. Están, por ejemplo, las Fiestas Láser donde la banda Hermanos Láser toca junto a otro grupo invitado, en una noche en la que los DJs hacen su gran aporte manteniendo el clima. O están las noches que coordina el colectivo Bestiario, con una dinámica similar y al margen de la Fiesta Bisiesta que ocurre, claro, una vez cada cuatro años; así como también varias que tienen a la música tropical como eje.

Desde hace dos años se sumó a la oferta la Fiesta Clandestina, un evento que empezó desde muy abajo en Argentina hace 10 años, pero que hoy se convirtió en una actividad masiva que de tan exitosa, extendió su pata hacia Uruguay.

Con la Sala del Museo como sede, este año se cerrará con ocho fiestas y todas con muy buena convocatoria de público (varias tuvieron entradas agotadas), cuenta Nicolás Ambrosio, uno de los organizadores, en conversación con El País.

"La Fiesta Clandestina arranca con la idea de juntar tribus y diferentes culturas a través de diferentes estilos musicales. Se fue haciendo masiva y a nosotros se nos ocurrió, por la identidad que traía la fiesta, traerla para acá", explica Ambrosio. "Y lo que buscamos es, a través de un clima de respeto e igualdad, que se conjuguen diferentes públicos".

En general, la audiencia que concurre a estas fiestas tiene entre 18 y 32 años, y se ve atraída por una propuesta musical que tiene que ver con el rock, el reggae, el ska y otros géneros, aunque no tanto con la cumbia.

El grupo peruano Los Mirlos y los argentinos de El Kuelgue, Miss Bolivia o La Bomba Del Tiempo pasaron este año por las versiones montevideanas de la fiesta, en las que también estuvieron las locales Abuela Coca, Contra Las Cuerdas, Cuatro Pesos De Propina, La Tabaré, Milongas Extremas, Cumbia Club y Chole, entre otros. El espectro es bastante amplio.

"Pero lo que nos interesa es que no es simplemente un show: es una fiesta donde ocurren shows", dice Ambrosio. "La importancia está en el global en sí e intentamos que no pare".

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Para cerrar el año, la organización se planteó sacar la fiesta de la Sala del Museo y llevarla al Teatro de Verano, un escenario que esta noche tomará otro color. Desde las 22.00 y hasta las 06.00 va hoy esta última Fiesta Clandestina del año, en la que habrá diferentes espacios integrados donde se potenciará además lo circense, un factor que siempre está presente en las ediciones pero que acá tiene cómo ser más efectivo.

"Los clowns va a hacer cosas mucho más fuertes porque vamos a poder armar la infraestructura necesaria para que sea algo mucho más visual", anticipa Ambrosio respecto al evento de esta noche, que por supuesto tendrá en el escenario central tres shows en vivo.

Milongas Extremas, Cuatro Pesos De Propina y Miss Bolivia serán los que le pondrán música a una noche que también tendrá, como casi todo el año, a Sonidero Mandinga musicalizando. Ambrosio opina que con este cierre, la fiesta tendrá el último empujón que necesita para terminar de instalarse.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

"Claro que toda fiesta tiene su límite", comenta, "y hay que decir que acá está todo en regla y legalizado. Lo clandestino tiene que ver con juntar diferencias, con esa necesidad de generar diversidad", afirma.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)